29/05/24

«Si fracasa Milei, la generación «Scaloni» se haría cargo de la Argentina»

Nazareno Etchepare fue uno de los líderes de la «Revolución Callejera Juvenil» contra Cristina Kirchner, que anticipó la explosión libertaria que llevó a Milei a la presidencia. Hoy es un desencantado y, ya como dirigente político, dice que o Milei cambia radicalmente su gobierno o será devorado por la Comisión de Juicio Político que aún también maneja el kirchnerismo, así como otras áreas del gobierno. Tiene una mirada crítica, negativa y apocalíptica de la realidad y del gobierno libertario.

Visión Liberal: – ¿Cómo se entiende que vos, que te asumís como un liberal puro, estés tan en contra del gobierno de Milei, el primer presidente liberal de los 40 años de democracia?

Nazareno Etchepare: – Dos aclaraciones iniciales. La primera: el hoy presidente nunca fue liberal. Lo segundo, yo no soy tampoco lo que se llama un liberal principista.

VL: – Bien, ¿entonces?

NE: – Hoy sí estamos frente a un populista que acomoda su mensaje según sus necesidades y caprichos. Es fácil de probarlo teniendo en cuenta la cantidad de amigos y enemigos que se supo hacer en poco tiempo. Y también si analizamos las medidas que toma como Presidente.

VL: – Vamos a las medidas.

NE: – Milei no impulsó la reforma laboral más allá de la negociación con los gobernadores; no bajó ni elimino impuestos, pudiendo hacerlo, como por ejemplo con las retenciones al campo, siendo que a él le alcanza con la firma del secretario de Estado de esa área (en este caso Bioeconomía, Fernando Vilella) para hacerlo; hay un ataque permanente a la prensa: son varios los periodistas que han sido víctimas de esos ataques teniendo él la potestad e influencia propias de un presidente de la República. Y en general Milei no se dedica a trabajar en otras áreas: el gobierno no tiene gestión, está paralizado. Tiene a la mentira como un pilar, porque llegó al poder sin equipo y sin plan. Adoptó el plan de otro. El decreto 7023 que es el núcleo de su gobierno, se está probando con el paso de los días, es un buen plan de negocios para un grupo pequeño de empresarios. A los que después ataca, como sucede con las empresas dedicadas a la Salud, cuando fue el propio gobierno el que permitió la cartelización.

«Sobran medidas a las que puedo calificar de «caramelos de madera» para el resto de la población, pero en lo central es el Plan Caputo II o el segundo plan de Caputo, quien fue lo peor del macrismo».

VL: – Sin embargo las encuestas y la sensación (por lo menos hasta la marcha por la educación pública) es que Milei se ha consolidado contra todos los pronósticos y que una parte significativa de la ciudadanía piensa que hay que darle una chance. ¿Vos lo percibís así también?

NE: – Veo que somos una sociedad que está muy lastimada, hasta me atrevería a decir «rota» en algunos aspectos. Porque venimos cansados de muchos años de populismo y la cuarentena del año 2020/2021 terminó de liquidar a muchos desde lo emocional. Y eso impulsó una necesidad de cambio drástico, dramático. Las circunstancias fueron llevando a Milei a establecerse como esa persona que podía representar el cambio. Pero estamos confundiendo esperanza con confianza. La gente tiene esperanza en el cambio, pero nadie confía. A los hechos me remito: no hay empresas ni personas que inviertan en el país ni que tengan pensando hacerlo en el corto o mediano plazo.

¿Querés debatir con argumentos?⬇⬇

VL: – ¿Estas midiendo el tema inversión? ¿Sabes como está la inversión con respecto al 2021 o 2023?

NE: – Se prueba rápidamente con la situación del campo, en el cual el 65% como mínimo de la renta se la queda el Estado, con lo cual el campo necesita una baja de 10 puntos en las retenciones a la soja y el total de las retenciones al trigo y al maíz. Se prueba en la Construcción, donde en unos pocos meses del año creció en un 80% el costo, con una caída del 40 en el área. La industria automotriz, estamos hablando del peor año del sector en lo últimos 20 años. Una caída, en el caso de los alimentos -lácteos- del 50%. En general, si vamos a la información del Banco Central nos encontramos con que los productos frescos tuvieron una caída del 50 al 75%. Esto es histórico. La destrucción del poder de compra de los argentinos en los últimos meses ha sido demoledora y a eso se suma que no hay condición de generar riqueza, que serían las que posibilitarían salir de la hiper recesión, a la que el mismo FMI dice que estamos entrando.

VL: – ¿Cómo analizás el comportamiento del Fondo con el gobierno de Milei?

NE: – Han sido muy amables este tiempo con Javier Milei, pero parece que ahora se lo tienen que decir directamente. Con lo cual, no hay condiciones de crecimiento y de este estancamiento no hay posibilidades de salir. Si tomamos el caso del blanqueo de capitales, creo que el gobierno de Milei va a transitar como el de Alberto Fernández. Solo a un narco o un político corrupto se le puede ocurrir blanquear dinero en este momento. Tampoco existe tal cosa como que la gente saque los dólares de abajo del colchón. Los que tenían que sacarlo ya lo hicieron para sostener empresas antes que quiebren o para pagar las cuentas a fin de mes. El resto del dinero, la clase media no la tiene en el colchón. La tiene en Uruguay, en EEUU, en otros bancos de países limítrofes a resguardo del Estado. Porque hoy es más peligroso el Estado que un ladrón que entra a tu casa.

VL: – ¿No es mucho decir, con estos niveles de inseguridad?

NE: – La verdad es que no hay política de seguridad. Es dramático que el gobierno se haya metido a hacer propaganda al estilo Bukele, en una supuesta lucha contra el narcotráfico que es evidente que no existe. Y que nos haya costado muertos como respuesta de los narcotraficantes hacia un gobierno que les demostró toda su debilidad. Y es el mismo gobierno débil que fue con los tapones de punta contra la protesta social en un país que está absolutamente quebrado, y donde tendríamos que tener prudencia frente a esta situación tan dramática en lo social, económico. Nuestro país tendría que haber utilizado otras herramientas y el que «no la vio» fue Milei.

VL: – Tu diagnóstico es lapidario. Y al mismo tiempo desesperanzador…

NE: – Milei (debemos decirlo) no está preparado para el cargo. Y el mundo se lo hizo saber. Tiene una agenda internacional paupérrima. Es más: lo que estoy viendo que pasa con los empresarios locales y también con los gobiernos de las grandes potencias, es que están todos apurados por meter el acuerdo o el contrato «por las dudas». Te doy un ejemplo: en el sector de la medicina o bienes raíces, están apurando para que el gobierno haga concesiones a través de decretos, porque no saben si estará cuatro años, dos años o una semana. ¿Querés más ejemplos?

VL: – A ver…

NE: – ¿Nadie se pregunta porqué Estados Unidos tenía ese apuro por firmar acuerdo en la Hidrovía? o ¿Por qué tuvo que ir el Presidente a la una de la mañana a Ushuaia a anunciar la creación del Polo Logístico Antártico? Se improvisó todo, sobre la hora, a las apuradas.

Otras lecturas:

VL: – ¿Puede ser que el gobierno de Joe Biden esté pasándole una factura por el famoso abrazo con Donald Trump?

NE: – No. los EEUU no están interesados en la Argentina, ni en el gobierno ni en la oposición. Somos absolutamente irrelevantes más allá de la agenda de seguridad nacional, que si es importante para EE.UU. porque no sabemos si estamos frente a una escalada global de violencia en la cual ellos tienen que garantizarse que la Hidrovía, el transporte de alimentos, el mar continental, y los pesqueros chinos estén vinculados con la base de Ushuaia. Y la base de China en Neuquén que es militar. Saquémonos de la cabeza que la base china es civil. Esa antena pertenece al Ejército del Aire de China, y por lo tanto es militar y las funciones que tiene son propiamente militares; como la guía de misiles balísticos; la exo minería o -lo que más preocupa a EE.UU., la detección de satélites no declarados, que obviamente son los militares. La base china de Neuquén, en un eventual conflicto de escala global, puede servir para guiar misiles atómicos de China y también de sus aliados. Estamos metidos en un juego peligroso que heredamos, por supuesto, del cristinismo, lo ratificó el macrismo, y que ahora Milei no sabe manejar, porque evidentemente no tiene la capacidad ni una Cancillería a la altura suficiente para hacerlo. Lamentablemente, las oportunidades buenas no las saben manejar.

VL: – ¿Por ejemplo, cuáles?

NE: – Milei podría aprovechar en política internacional las pequeñas puertas que se le abren. No las está aprovechando. Por ejemplo; tuvo que firmar (porque se agotaban los tiempos) el contrato por los 24 aviones F16, que es literalmente un regalo de los EE.UU. a la Argentina. Porque se trata del avión de superioridad aérea mas volado del planeta, y hay listas largas para entrenamiento. Y a nosotros nos daban la posibilidad de tener acceso a varios entrenadores para hacer que la Argentina fuera el que preparara pilotos de otras fuerzas aéreas. Eso no lo vio evidentemente nuestro gobierno, porque con esta cuestión de que «no hay plata», maneja la lógica del país como si se tratara de un maxi kiosko. Gasto menos luz, compro menos caramelos… Y manejar un país es más complejo que un maxi kiosko.

VL: – ¿Crees que «no hay plata»?

NE: – La plata está muy mal administrada por parte del gobierno; por un lado. Y por el otro, la plata o los dólares sobran en el mundo.

Lo que pasa es que no tenemos un buen gobierno y tanto éste de Milei como los anteriores no están, ni estuvieron, en condiciones de que Argentina sea receptiva a esos dólares.

VL: – ¿En qué fallamos?

NE: – En visión estratégica. Si hubiéramos tenido una visión un poco mas amplia que meter un ajustazo violento, que se hace poco sostenible en el tiempo, y concentrarnos en dos pilares -uno económico y otro geopolítico- el resultado sería muy distinto. La escala de nuestra economía es la de un pequeño comercio, somos el 0.3% del comercio mundial contra el 3% que éramos hace 50 años. Entendido desde esa lógica, podríamos haber tenido accesos a créditos que nos sirvieran de espalda para bajar sustancialmente los impuestos.

VL: – ¿El shock debería venir de una baja sustancial de impuestos, como hizo Reagan en los Estados Unidos en los años ´80?

NE: – Argentina si no baja un 50% los impuestos, para ser mínimamente competitiva con Brasil, no tiene ningún sentido. No se pueden ir bajando de a poquito los impuestos, porque tenemos una mecha demasiado corta en lo social para ir encarando esta cuestión progresiva en «te recorto jubilaciones y sueldos pero no te bajo los impuestos, eso lo hago en cuotas». Hay que hacer una baja sustancial de impuestos, ir a una optimización del gasto, y generar las condiciones laborales necesarias para transferir del Estado al sector privado -de la manera menos dramática y cruenta- a gente que no debiera estar en el Estado.

VL: – El planteo parece lógico, el tema es: ¿Cómo se hace?

NE: – Hay que recordar que Argentina tiene al 20% de su fuerza laboral registrada en tareas públicas vinculadas al Estado, cuando el promedio latinoamericano es del 9%. Hay mucha gente que tiene que pasar de trabajar de un sector al otro, pero tampoco podes despedirla. No podes sumar mas gente en la 9 de Julio o estás buscando que explote una bomba social.

VL: – Hoy ya hay muchísimos abogados que se preparan para recibir a esa gente que le va a hacer juicio al Estado.

NE: – Claro. A esa gente que vos querés que pasen del Estado al sector privado, lo que tenés que decirle es que le va a resultar mucho más rentable trabajar en el sector privado porque van a tener buenos sueldos a seguir con un sueldo pobre en el Estado. Tenes que seducirlos, no echarlos del sistema. Hasta hoy lo único que están logrando es mayor conflictividad.

Milei es un populista (de derecha) que se parece a Cristina o a Alberto

VL: – ¿Con qué presidente argentino compararías a Milei?

NE: – Milei es un populista (de derecha) que se parece a Cristina o a Alberto. Pero ojo, Cristina tiene más muñeca que política. Él (Milei) se considera un animal de las redes y Cristina con un tuit lo hizo bailar un tango durante toda la noche.

VL: – Cada vez con más fuerza se habla de un acuerdo – por debajo de la alfombra- entre Milei y Cristina Kirchner. ¿Lo crees posible?

NE: – Hay algunos límites que Milei no va a poder pasar si no tiene algún tipo de acuerdo. Esto que digo no es información, es sólo mi impresión. Pero, el gobierno no puede candidatear a la Corte Suprema a Ariel Lijo si no hay algún tipo de guiño hacia el kirchnerismo. Por otro lado, las listas de diputados a nivel nacional y provincial estuvieron armadas con aval de Massa y eso es público. Si revisas el Gobierno te das con que tiene a Scioli (Daniel), a Guillermo Franco -funcionario de Alberto Fernández-, a Lavagna en el IINDEC, a todo el kirchnerismo en la Aduana. Por donde mirás hay mas kirchneristas en el gobierno que gente del macrismo. Por eso a Milei hay que dejar de escucharlo, bajarle el volumen y mirar qué hace. Con eso alcanza. Lo definís por sus actos, no por sus discursos.

VL: – Pero cuando dio su discurso en Davos, en febrero, el potencial parecía muy alto.

NE: – Davos fue la última oportunidad que tuvo de tener inversiones. Después de Davos su gobierno quedó condenado. Hoy estamos transitando un largo final que puede durar 4 años o 2, pero ya el Moisés de las Pampas nos metió en un desierto del cual no vamos a poder salir.

VL: – ¿No se abre el Mar Rojo?

NE: – No. Solamente tiene dos salidas: una renovación total del gobierno, donde no puede quedar un solo ministro. Y el tiene que cambiar de actitud.

VL: – Pero eso parece imposible. Ni Milei, ni su hermana Karina ni Santiago Caputo cambiarían de idea de manera tan radical.

NE: – Bueno, van a ser esas tres personas las que tendrán que ponerse de acuerdo en cómo seguir. O si quieren seguir. Un dato: desde que volvió la democracia, la Comisión de Juicio Político en el Congreso nunca fue relevante, y ahora se están peleando por ver quien la preside.

VL: – ¿Vos ves un escenario como el que terminó con Dilma Ruseff en Brasil?

NE: – La situación económica va a llegar a un nivel muy complejo y hoy el peronismo tiene los votos para hacerlo. ¿Lo van a hacer de una? No. Pero no descarto un escenario en el cual la sociedad, viendo que no hay soluciones diga: «bueno, que la política haga algo». Seamos claros en esto, y te lo dice alguien que impulsaba movilizaciones en la calle en 2014/2015: si hubiera sido por mi, Cristina Kirchner no terminaba el gobierno íbamos por el juicio político. Lo mismo con Alberto Fernández. Pero en ninguno de los dos casos había votos para echarlos. Del otro lado, que son muchos mas fuertes en cuanto a las decisiones, si tienen los votos para hacerlo. Fue el propio Milei el que les dio la herramienta. Pensaba que era un chiste llenar la lista de massistas y kirchneristas.

VL: – Sos muy apocalíptico en tu pronóstico.

NE: – Todo dependerá del clima social. No se puede hacer una proyección sobre otra herramienta que no sea lo social. Cuando la gente no tenga para comer, las cosas se van a agitar. Hoy tenemos el 60% de pobres, en dos meses estaremos en el 70%, y ahí se va a empezar a mover. Todo dependerá de cuánto tiempo vayan ganando en función de las medidas que pongan en marcha para que esto no reviente. Pero hay un punto que no lo podés sostener mas. A las pruebas me remito: Alberto Fernández terminó su presidencia mucho antes (un año); el resto fue la presidencia de Sergio Massa; solo que Massa tuvo un rédito que Milei no tiene. Milei ya no tiene como estirar.

VL: – En ese escenario terminal, ¿qué sucedería?

NE: – Está todo dado para que sea el tiempo de una nueva generación. La gente, cuando votó a Milei, votó por lo nuevo. Si se equivocó, no van a volver para atrás. Van a ir por más. La gente va a pedir más de lo nuevo. Cuando las críticas hacia Milei salen de los de siempre, él está blindado. Cuando vienen del lado de los que pertenecemos a la nueva generación, le entran todas las balas.

VL: – ¿Estás conversando con los de tu generación?.

NE: – Si, con todos. Con peronistas, radicales, liberales, con todos. En líneas generales, coincidimos en el rumbo que necesita el país. Inclusive los mas radicalizados y los que antaño podrían estar en una vereda opuesta, tenemos una cierta sintonía de que hay cosas que tienen que cambiar.

VL: – ¿Serían los sub 40?

NE: – No, de 40 para arriba. 40/50 porque los mas jóvenes tiene que formarse un poquito mas.

VL: – ¿Serian los de la generación Scaloni?

NE: – Tal cual. Si fracasa Milei la generación Scaloni se haría cargo de la Argentina. A Scaloni se lo compara con Milei y no tiene nada que ver. Scaloni está formado, es el único técnico de la Argentina y no se del continente formado en la Escuela Internacional de Técnicos. Se formó adecuadamente, no es un marciano. No comparemos a alguien que le dan un Honoris Causa de la Escuela Benegas Lynch, con un tipo que hizo todos los deberes.

Compartir:

Más publicaciones