14/06/24

Los gobernadores patagónicos deberían abrazar el libre comercio

LLa reforma constitucional del año 1994 comprendió acertadamente que integrarse al mundo no significa hacerlo solo a nivel país, sino también desde las provincias y la mejor manera es a través de las regiones. El Art 124 de la Constitución Nacional, de fuerte raigambre federal habilita a ‘’las provincias a crear regiones para el desarrollo económico y social y establecer órganos con facultades para el cumplimiento de sus fines y podrán también celebrar convenios internacionales en tanto no sean incompatibles con la política exterior de la Nación y no afecten las facultades delegadas al Gobierno federal o el crédito público de la Nación’’. Estableciendo además que ‘’ Corresponde a las provincias el dominio originario de los recursos naturales existentes en su territorio…”.

La potencial conformación de micro regiones aparece como la posibilidad de institucionalizar entre las provincias argentinas y, por ejemplo, en un futuro con las regiones chilenas, una poderosa herramienta de acción y una masa crítica que busque aumentar los vínculos, con el Asia Pacifico y el resto del mundo.  Para darle vida, si se me permite la expresión al Art 124, es necesario que la clase dirigencial, tenga una clara visión estratégica. Este tipo de pensamiento permite descubrir la potencialidad de una situación dada, utilizarla favorablemente y lograr posicionar con éxito el objetivo buscado. Ante un contexto global en crisis, entendemos este término como la imprevista irrupción de lo nuevo. Es sumamente trascendental que la clase dirigencial y los actores económicos vernáculos, acuerden y actúen en base a un pensamiento estratégico que contemple oportunidades, fortalezas y debilidades para los próximos 30 años. Tener la visión y capacidad para identificar las principales tendencias y, sobre éstas, diseñar las estrategias que permitan aprovechar mejor para las provincias o regiones, las oportunidades disponibles a nivel global

LEER MAS: La Hidrovía y el corredor Bioceánico: la integración al mundo empieza por las provincias

y MAS: ¿Cuántas veces te preguntaste si es posible cumplir tus sueños en la Argentina de hoy?

Como expresa el Dr. Marcelo Elizondo en su trabajo titulado ‘’ La nueva geopolítica en ciudades y regiones’’ una de las manifestaciones de la 4ta globalización, es que las ciudades y regiones globales comienzan a ser focos de atracción en sí mismas y a la vez comienzan a vincularse con el resto del mundo más que con sus propios países. Las compañías multinacionales localizan aglomeraciones especiales que ofrecen conocimiento y habilidades. Por ejemplo, en los EE. UU., de los 50 estados de la unión, solo 3 estados concentran 40% de las patentes y 30% de las principales publicaciones científicas consideradas para medir el grado de innovación.

En Alemania, 3 de los 16 estados concentran dos tercios de las patentes y la mitad de las publicaciones científicas. La posibilidad de convertirse en un polo de desarrollo virtuoso y anclado a la economía mundial implicara pensar en términos macrorregionales, como podría ser por citar un caso, el de un conglomerado competitivo de la ‘’macrorregión ‘’Vaca Muerta’.  Teniendo en cuenta lo expuesto y con relación a la reciente ‘’Cumbre de gobernadores patagónicos’’ llevada a cabo en la ciudad de Puerto Madryn, se puede observar la inexistencia de este tipo de visión. En primer lugar, el art 124 y el invocado ‘’Tratado de la región patagónica’’, deberían ser una herramienta para potenciar la inserción global de la región, pero lo que se suele oír  en algunas partes, son expresiones hibridas que rondan  las amenazas ‘’pseudo secesionistas’’ mezclada con una suerte de ‘’teoría de la dependencia patagónica’’ la cual busca explicar que el resto del país vive del saqueo de la Patagonia.

Si bien es cierto que muchas provincias patagónicas aportan más recursos de los que reciben, amerita recordar que en épocas de ‘’bonanza’’, han dedicado el grueso de los ingresos fiscales a la expansión de un insostenible gasto público, en lugar de promover la modernización de la infraestructura ferroviaria, de la red caminera y de la conectividad aerocomercial. La oportunidad de diversificar la economía para moderar la dependencia casi absoluta de los ingresos hidrocarburíferos o potenciar otros, tiene ejemplos a seguir, el caso Western Australia, Texas o Alberta regiones con recursos mineros y oil & gas han logrado este objetivo anclando sus instituciones económicas al mercado global. Se destaca como factor común de estos casos, el aumento del nivel de stock del capital en infraestructura, ya que esta posibilita la utilización eficiente de los recursos, aumentando la productividad y la competitividad de todos los agentes privados, factores decisivos para el acceso a los mercados internacionales.

Si bien existen variables macroeconómicas que dependen del gobierno nacional (inserción internacional, el libre acceso a divisas, marco regulatorio y fiscal estable, inflación) no exime a los representantes políticos locales a observar cuando estas son nocivas para el interés material provincial o de proponer reformas pro mercado en temas educativas, de infraestructura o económicas en las que si las provincias tienen competencia. Esto no ha prevalecido, ya que salvo excepciones la gran mayoría de los legisladores y dirigentes regionales apoyan políticas públicas que no estimulan la inversión, destruyen el ahorro y promueven sistemas impositivos confiscatorios. En buena parte de la sociedad existe la creencia de que la sola posesión de reservas de oil & gas, minería y recursos pesqueros es riqueza, y esta confusión entre recurso y riqueza hace que todo se limite a un problema de justa distribución del ingreso.

La geopolítica hidrocarburífera mundial y la demanda de alimentos posiciona a las provincias patagónicas ante el comercio energético y proteico global, y aumenta la necesidad de una salida por el Asia Pacifico y hacia la Unión Europea. Pero para potenciar estos recursos y convertirls en riqueza son necesarios grandes caudales de inversión extranjera directa.

La cumbre de gobernadores patagónicos podría haber sido una oportunidad para posicionarse a favor de un ‘’manifiesto liberal patagónico’’ preexistente al ‘’Pacto de Mayo’’.

El cual adhiera a las condiciones necesarias para ordenar la macroeconomía y así anclarse a una estrategia de inserción internacional pro mercado, la cual será beneficiosa para la región patagónica, lamentablemente haber sido entendida así.

A medida que crecen los acuerdos de libre comercio y complementación económica, también lo hacen los flujos de inversiones internacional entre los signatarios (ver cuadro). Entre el 2010-19 Argentina acumulo un stock de IED de U$S 67.170 millones, muy atrás de los U$S 267.820 millones de Chile. La oportunidad de participar en la transición energética es real pero aun lejana, según el instituto Oxford de Estudios Energéticos, el boom exportador de gas desde Vaca Muerta podría ocurrir a partir del 2030 siendo necesarios unos US$50.800 millones de inversión.

Compartir:

Más publicaciones