Para combatir el coronavirus hay que ser más liberales

El coronavirus se contagia de dos maneras: o por contacto o por los medios de comunicación. La primera vía funciona como una gripe: de persona a persona y por el simple contacto de gotitas infectadas. La segunda es más grave. No se pasan los síntomas pero sí la sensación de que el mundo entró en pánico. El coronavirus es como una especie de tsunami gripal que acabará con la vida en la tierra, según los apocalípticos titulares de algunos diarios.

Después de todo, los números no avalan el pánico por el virus que viene de China: hay un solo caso reconocido de coronavirus en la Argentina y más de mil infectados de dengue en 14 provincias y dos muertos.

Natalia Motyl, de la fundación Libertad y Progreso, lo define: “Hay cierta paranoia social. No es una gran pandemia: los datos dicen que están estancándose la cantidad de enfermos. Inclusive en China hay cada vez menos infectados por día. Y hay gente que se está recuperando de la infección”.

Datos publicados en diario El País, España

“Todo lo que sucede en el mundo nos impacta. Por eso necesitamos ser un país sólido”. Natalia Motyl para Visión Liberal

El pánico, entonces, no viene por la cantidad de infectados o la velocidad en la que se propaga el virus, sino porque el coronavirus bajó las defensas de una de las economías más importantes del mundo globalizado: China. “Los países que mueven la aguja a nivel mundial son Estados Unidos, China y la India. En la eurozona, Alemania. O los gigantes asiáticos”, enumera Motyl. Lo que le pase a ellos impacta inmediatamente en nosotros.

Así como el coronavirus “salta” de país en país por efecto de vivir en un mundo interconectado, los golpes económicos que afectan a uno producen un eco inmediato en otros.

Fuente Libertad y Progreso

Motyl lo traduce en números: “La economía china crecerá a tasas del 3% cuando venía haciéndolo al 6. Ahora, con una de las crisis sanitarias más importantes de su historia, corremos serios riesgos. Por ejemplo, del total de nuestras exportaciones, el 10 por ciento va a China. Como a ellos les va mal, nos compran menos. Hay productos argentinos que no pudieron entrar”.

Y Argentina necesita ese caudal de divisas como barbijos para su bastante débil economía. “Por otro lado, si caen las bolsas en el mundo, si los inversores huyen a lugares mas seguros corremos el riesgo que los capitales huyan de la Argentina. Lo mismo sucedió el año pasado entre la guerra comercial entre China y Estados Unidos: a nosotros nos impactó sobremanera”, completa Motyl el diagnóstico.

Vacuna y liberalismo

Si a la delicada situación económica global le sumamos la relación con Brasil, que está buscando socios más “convenientes” en Bolivia y Paraguay antes que en Argentina, tenemos un futuro -por lo menos- complicado. Y aunque el coronavirus obligó a muchos viajeros a ponerse en “cuarentena”, Natalia Motyl recomienda lo contrario: salir al mundo. “tenemos que lograr establecer relaciones bilaterales con mercados nuevos, como la India. O México. Tenemos que salir al mundo a vender nuestros productos, no podemos darnos el lujo de no hacerlo”.

Finalmente, todos los caminos conducen a Roma y todas las soluciones, al liberalismo. Para el coronavirus y la economía, la receta es más o menos la misma.

No hay magia, hay libertad.

“Para no caer en el pánico y el caos mediático, hay que apelar al autocontrol. Generar conciencia de que debo estar alerta a los síntomas y consultar a un médico si he viajado y los tengo. Lavarse las manos”. Recomendaciones que valen para el coronavirus, el dengue y cualquier otra infección sea mundial o no.

Siempre hay que apostar a lo privado. No hay que minimizar pero tampoco darle una importancia que no tiene. Esto no depende de si hay un ministerio fuerte o no. La epidemia no se impide o propaga por la cantidad de empleados públicos que trabajen en Salud. Si depende de la difusión de medidas preventivas y apostar a las investigaciones privadas.

Si, la solución pasa por el liberalismo. ¿Podría Argentina conseguir la vacuna que termine con el coronavirus?

Tenemos gente capacitada para eso. Eso se genera en países que tengan baja de impuestos. Con la presión impositiva que tenemos es difícil que aca se produzca la vacuna porque no existe ningún incentivo para invertir en este sector“.

Uno de los laboratorios que están elaborando la vacuna se encuentra en EE.UU. Oh casualidad, los países que mas invierten en desarrollo es Estados Unidos: porque tiene incentivos fiscales y beneficios para que inviertan. Eso ayuda a que se generen nichos de investigación, marca Motyl.

Y remitir siempre a lo mismo: si no queremos que nos impacte lo que sucede en el resto del mundo, necesitamos ser un país sólido, que genere oportunidades y que pueda amortiguar lo que suceda en el resto. Con reformas, abriéndonos a los mercados, más libertad individual, derecho a la propiedad privada, baja de los impuestos y del gasto público, reforma educativa y laboral. Lograr una moneda sana”.

En fin,con más liberalismo.

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
0 Comentario

Dejar una respuesta