Hablando de etiquetas, ¿por qué no se aclara en los productos cuánto es precio y cuánto, impuestos?

La cuestión del etiquetado de los productos es en realidad mucho más compleja de lo que parece.
Además del tiempo u costos que implica su implementación, debemos saber que incluso una descripción aparentemente objetiva de ciertos productos puede desvalorizarlos o valorizarlos, cuando en realidad sus efectos dependen de la situación en la que sean ingeridos.

En primer lugar y obviamente, es un principio elemental que cuanta más información mejor.

En segundo lugar con seguridad que no es urgente. Es útil, importante, interesante pero urgente, en la situación de colapso absoluto en la que está cayendo la Argentina, no es.

En tercer lugar, aprobar esta ley no justifica que se viole una práctica inveterada del Congreso, que es el diálogo entre mayoría y minoría. Esa mala costumbre kirchnerista de ir “de prepo” no puede ser admitida.

En cuarto lugar hay otra cuestión más importante que es aclarar siempre y en todos los productos, cuanto es el precio y cuanto los impuestos.
Es vergonzoso que eso no ocurra en Argentina, que la factura no distinga qué parte son impuestos y que parte precio.

Es medular y educativo, porque de esa manera la gente entenderá cómo el Estado (ese supuesto Estado omnipresente en el que una mayoría quiere trabajar) nos cuesta mucho más de lo que nos da.

Por eso lo primero que tendría que haber es ley que obligue a discriminar en todas las facturas, impuestos de precio.
En muchos países eso ocurre y tiene efectos excelentes y costo cero.

En conclusión esto del “etiquetado de urgencia” es otro de los tantos fuegos de artificio que está usando el kirchnerismo, para distraer la atención del resultado de las PASO, del desastre de su política y de sus 14 años gobernando.

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
0 Comentario

Dejar una respuesta