Reformas judiciales o los atropellos que sufrió la república en nombre de la ley

REFORMAS JUDICIALES ¿estabilidad o conveniencia?

La ley, la justicia, palabras que hoy se han desvirtuado por quienes la nombran en vano, palabras que estremecen en medio del disturbio moderno, de la impunidad, que quedan chicas en comparación con lo que alguna vez fueron. Hoy, son sinónimo de abstraídas de la realidad, de resoluciones poco justas (vaya contradicción). Un sinfín de principios arrastrados con la marea a una bocanada de partidos políticos, conflictos de intereses, análisis técnicos que descuidan a la víctima.

Un resabio queda de ese proyecto de Nación, creada en medio del caos, en medio de una de las más graves guerras que tuvo nuestro país. Unitarios y federales lucharon por el modelo de país que querían para Argentina ¿Eran más buenos que nuestros dirigentes actuales?  Claramente no, pero pesaban más las ideas de la libertad que cualquier sed de gloria.

La sociedad argentina tenía ideales arraigados que nunca había experimentado, que nunca había vivido pero que anhelaba. Esos eran la libertad, la propiedad privada, las garantías individuales, la igualdad ante la ley, libertad de trabajar y ejercer industria licita. Pesaba mucho mas eso.

¿Cómo protegerlos? ¿Cómo darles el valor y decoro que merecen? Instituirlos en la Constitución nacional y protegerlos en ultima instancia por la Corte Suprema de Justicia de la Nación parecía buena idea. Un órgano que como en toda republica debe mantenerse abstraído del incentivo político que mueve y entrelaza los hilos del Ejecutivo y del Legislativo. La justicia es ese ultimo bastión, o al menos, debería.

Recordemos que la ley, y que mas importante, la CN, son formas de cuidarnos del poder represivo del Estado que con su magnitud es necesario darle un freno por y para los ciudadanos.

Hoy, hablando de la reforma judicial (y el posible aumento de miembros de la corte) recordaba las reformas y los atropellos que hemos atravesado a lo largo del tiempo, que han servido en su mayoría para señalar amigos, para corromper un poco más las instituciones.

  En primer lugar, podría mencionar como comienzo de este recorrido (ya gastado) el primer golpe cívico militar de 1930 en donde la Corte siguió funcionando pero con una doctrina peculiar pues respondía al poder de turno indiscriminadamente, sumisa y ciega. Estaba pero no estaba, lo único que se salvó fueron sus puestos. Sin embargo, la justicia callaba.

En segundo lugar, encontramos otro punto de inflexión en 1943, con otro golpe de Estado con Perón de vicepresidente, Secretario de previsión y Ministro de guerra al mismo tiempo. Una vez Perón en el poder elegido constitucionalmente, se propone un juicio político a la corte.

Excusa perfecta para nombrar conocidos del oficialismo.

Así continua, el nombramiento de miembros por los gobiernos de factos una y otra vez, pero esto no es solo algo propio de las dictaduras, sino que los gobernantes legítimos continuaron ensuciando y acomodando cual fichas de un juego de ajedrez a la Corte a fin de sus intereses. Frondizi, Cámpora, Menem (con el cambio de 5 miembros a 9 , los cuales claramente resolvían acordes al menemismo ), Duhalde (con su intento de juicio político a la corte), Kirchner ( que facilita el juicio político a personas en particular y no a toda la corte, lo cual entre sus mayores criticas se encuentra el hecho de que es mucho mas sencillo ir contra un Juez en específico), Cristina Fernández , quien reduce la corte a 5 miembros, casi podría decirse que la Corte estos últimos años, lo que menos tuvo fue ESTABILIDAD.

Cabe preguntarnos ¿Que hace grande a una Nación a nivel jurídico? La respuesta les sorprenderá diametralmente puesto que los países con mayor seguridad jurídica, estabilidad institucional dan una carta de presentación segura, limpia para todo aquel que desee establecerse en él.

Mientras jugamos al fanatismo político, a la desidia, estas cosas pasan frente a nosotros, nos derrumban y no somos conscientes de lo que está en juego. Somos meros peones, en una partida que tiene como ganador a unos pocos. Y como perdedor al país.

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
3 Comentarios

Dejar una respuesta