Mártir, ni mesías, ni gurú: Julián Assange solo persiguió la libertad de pensar

El caso Assange: la persecución a la libertad de prensa

Sebastián Videla y Marcos Graef (*)

Julian Paul Assange, un nombre quizás desconocido para muchos amantes de la Libertad en Latinoamérica. Considerado por varios (noción que ambos redactores adherimos) un mártir de la libertad de prensa actual, el cual ha sufrido desde la creación de su ONG y página web WikiLeaks, una de las persecuciones políticas más grandes de la década, esto a raíz de que Assange consiguió exponer a uno de los países más liberticidas en ridículo con sus filtraciones.

La Persecución Assange

Julian Assange fundó el 4 de octubre de 2006 seguramente la obra de su vida, WikiLeaks. Como afirma su eslogan “We open governments” (abrimos gobiernos), es la encargada de publicar información filtrada sobre gobiernos o entes internacionales de gran alcance, los cuales presenten un comportamiento poco ortodoxo y ético.

Sin ir más lejos, esta ONG es la impulsora de una de las filtraciones de datos más grandes de la historia sobre el gobierno de Estados Unidos en el año 2010, filtración la cual expuso las matanzas de inocentes cometidas por el gobierno estadounidense en las guerras de Irak y Afganistán, así también la exposición de documentos del Departamento de Estado en el llamado “Cablegate”.

A finales del año 2010, aparecieron dos causas de violación que marcarían un antes y un después en la vida de Assange.  Esto conllevó a la Interpol a emitir una orden de captura que culminó con la detención de Assange en Londres, tras él haberse entregado voluntariamente. Pasado un mes, Julian consiguió salir bajo fianza tras el pago de la misma (además de que la fiscalía no presentó pruebas contundentes para mantenerlo encerrado), aunque para el año 2012, el gobierno del Reino Unido dictaminó la extradición de Assange a Suecia, hecho por el cual lo llevó a buscar asilo político en la embajada del Ecuador en Londres, incumpliendo así su fianza.

Las causas por violación que perseguían a Assange, fueron archivadas en el año 2017 (por falta de pruebas), pero este se mantuvo en la embajada del Ecuador hasta el año 2019 (año en el cual se le fue retirado el asilo) ya que Estados Unidos busca extraditarlo por violar la Ley de Espionaje que rige en el país estadounidense.

Assange fue arrestado por las autoridades británicas en abril de 2019 y fue sentenciado a 50 semanas de prisión por incumplimiento de su fianza. En estos momentos, Estados Unidos busca por todos los medios poder extraditarlo para sentenciarlo a cadena perpetua o pena de muerte ya que lo consideran un “terrorista” al filtrar información que el gobierno norteamericano oculto a su población por años.

Julian Assange y el legado de Libertad

Todo el caso Assange está marcado por la búsqueda de libertad y la lucha contra un tiránico Estado, que desde su fundación es un territorio que disfrazó el liberticidio debajo de “prosperidad económica” y que engaña a propios y extraños con dulces cantos de sirenas que embelesan una realidad marcada por el control estatal en todo nivel de vida y relación social como ha demostrado el también perseguido Snowden, luego de dar a luz información acerca del sistema de espionaje estatal que se oculta detrás de todas las tecnologías a la cual el gobierno americano posee acceso. Son estos héroes los que representan el verdadero espíritu combativo que tuvieron los libertarios del pasado, que no se entregaron a las magnánimas garras del Estado y lucharon por la libertad de prensa y la libertad de expresión.

Assange sufrió la planificación de la CIA de intentar asesinarlo, pero jamás se rindió en su lucha inclaudicable de hacer entender a los individuos cuál era, y es, la verdadera naturaleza del Estado bajo el cual viven y cómo este usa el miedo y la violencia para someter la libertad. Assange simboliza todo aquello que quienes pelearon por nosotros en un pasado, quisieran que hoy seamos; valientes, renegados, incapaces de entregar la libertad, además, representa a la perfección la frase “el precio de la libertad, es su eterna vigilancia”. Estamos destinados a llegar a las últimas consecuencias, destinados a no claudicar ante las arremetidas del Estado moderno, más presente en la vida que nunca, aunque no seamos conscientes de ello.

Pero que esto no nos nuble la vista, Assange si bien es un mártir, y uno muy importante debido a su labor de develar todo tipo de secretos estatales, no es el único, Snowden, Manning, McAfee, y aunque solo este último se pronunció abiertamente a favor de la idea libertaria, son todos héroes, que no buscaron más que la idea de que las personas tuvieran acceso a aquello que por derecho es suyo, la información y el entendimiento de qué hacía el Estado americano con el dinero que compulsivamente les arrebata mediante impuestos, WikiLeaks está a la altura del periódico Liberty donde escribían aquellos anarquistas del s. XIX en Estados Unidos, un espacio donde la libertad de prensa está garantizada y sirve para hacerle frente a los despiadados monstruos que abundan en el Estado.

No son mesías que buscaron un reconocimiento por la tarea realizada, fueron y son humanitarios que lo único que buscaron fue proteger la libertad de prensa, la idea de que todos y cada uno de nosotros tenemos el derecho de acceder a información que en última instancia nos concierne, no buscaron reconocimiento, porque sabían que aunque no lo quisieran, este llegaría tarde o temprano, para bien o para mal, por oponerse al Leviatán. Recordémosles como lo que son, héroes públicos que entregaron su paz en pos de lo que creían correcto, que la información sea libre en un mundo cada vez menos libre.

sebastian videla

https://visionliberal.com.ar/author/sebastian-videla/

https://visionliberal.com.ar/author/marcos-graef/

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
0 Comentario

Dejar una respuesta