Las contradicciones y la desidia de la OMS para manejar lo que es de otros

La desidia en el manejo de lo ajeno



Muchas quiebras, toneladas de pobreza y complicaciones económicas y psicológicas después, la Organización Mundial de la Salud (OMS) a través de sus principales representantes sale a aclarar posiciones con las cuales al parecer muchos hemos vivido engañados.

Su jefe Tedros Adhanom Ghebreyesus afirma que la pandemia por COVID-19 puede ser superada con rapidez si los países emplean herramientas pertinentes. Hasta hace poco pensábamos que si por la OSM fuera, la pandemia seguiría y las herramientas probadas desde el inicio continuarían como las mejores opciones.

El responsable europeo frente al coronavirus, David Nabarro, comunica que en la OSM no se aboga por las cuarentenas como el principal medio de control del virus. Hasta hace poco, creíamos que el organismo defendía a capa y espada la estrategia del aislamiento mediante cuarentenas.


Institucionalmente la OSM pretenderá mantenerse incólume y coherente, pero lo cierto es que ha asesorado a los países que encerraron a su población durante largos períodos, y sus recomendaciones apuntaban a estrictas medidas para evitar la circulación del virus (que desembocaban en evitar la circulación de personas).


¿Cómo alguien puede cambiar repentinamente, decir que no dijo lo que dijo, dar recomendaciones contradictorias, y aparentar conocimiento y entereza? Pues, jugando al juego de los burócratas: el dominio de lo ajeno, y no hacerse cargo. Los burócratas están acostumbrados a regular la vida, libertad y propiedad de terceros, y son estos últimos quienes sufren los resultados de las ansias de control de gobiernos locales y organismos internacionales. A su vez, usualmente los burócratas gozar de impunidad, no deben hacerse cargo de las catástrofes que ocasionan porque su malabarismo se hace con objetos y vidas que no son de su pertenencia ni la corporación burocrática suele pretender juzgarlos seriamente.

La desidia en el manejo de lo ajeno se ve plasmada aquí. Entre expertos y asesores internacionales que recomiendan y diseñan estrategias, y gobiernos nacionales y provinciales que buscan su aval e implementan mecanismos acordes, nos han encerrado, nos han fundido, nos han empobrecido, nos han querido trastornar, según ellos nos han querido “cuidar”, y frente a reiterados resultados espeluznantes, ahora unos dicen que no recomiendan el encierro y otros piensan en paulatinamente levantarlo. Total, para ellos no es su billetera la que se vacía, ni su salud mental la que corre peligro por el encierro, ni su vida la que ha estado encarcelada sin poder de decisión. La desidia en el manejo de lo ajeno, sello distintivo de los burócratas. Una vez más haciendo estragos, esta vez a nivel planetario, en contexto de pandemia, y con muchas excusas para “cuidar” mientras se miente, se improvisa, se da marcha atrás, pero siempre con poder sobre lo ajeno.

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
0 Comentario

Dejar una respuesta