La pandemia, una oportunidad estratégica para virar de rumbo en Latinoamérica

El futuro pos-pandemia en Latinoamérica

En un momento clave donde la distribución de vacunas comenzó, tenemos finalmente la oportunidad de ver más allá de la pandemia en la que estamos inmersos. Esta pequeña rendija debe de servirnos para plantear futuros escenarios teniendo en tres elementos: salud, sociedad y política exterior.

En primer lugar, nuestro futuro como región depende de los resultados sanitarios que obtengamos durante los próximos meses. El virus existe, y por ende es necesaria una campaña de inmunización acelerada para poner a los principales motores de la economía  a operar a su máxima potencia. Ahora bien, esto se ve obstaculizado por factores como: retrasos en la entrega de vacunas, falta de fondos por parte de países para adquirirlas, y mecanismos poco articulados para garantizar una distribución equitativa y transparente del producto.

La situación sanitaria tiene una incidencia directa en el humor social y en el campo económico.

La falta de insumos para las campañas y la falta de transparencia desembocan en una reactivación tardía de la economía, perjudicándola, y erosionando la reputación de los gobiernos de la región por el tiempo perdido y escándalos como las vacunaciones de privilegio. Los efectos económicos adversos son aún mayores cuando hablamos de una de las regiones donde la informalidad, el desempleo y la pobreza están a la orden del día.

Si la situación sanitaria no es remediada, olvidémonos de la social.

Debe existir una conexión verdadera entre las necesidades de la sociedad y del gobierno, pues de ocurrir lo contrario estaremos bifurcando un camino que debe de permanecer en una dirección concreta. La falta de planificación, de apoyo económico y sobre todo de relación estrecha con la población, es fatal para mantener el orden y el control. En una situación restrictiva como lo es la pandemia, la falta de estos últimos elementos desemboca en una desobediencia civil que es totalmente perjudicial, pues impide crear políticas públicas conjuntas y efectivas para hacer frente a la pandemia.

Atender a la sanidad, y los asuntos sociales y económicos, depende de nuestra política exterior. Los países latinoamericanos, como tantos otros, carecen del capital y la tecnología necesaria para llevar a cabo grandes apuestas en materia científica sin contar con un fuerte apoyo desde un inicio. Nuestra dependencia del exterior tenderá a marcar nuestro trayecto durante los próximos años.

La polarización del escenario global y la politización de las vacunas han hecho de estas una herramienta de poder blando usada por las principales potencias. Lo hizo China con Paraguay en la afamada “diplomacia de vacunas”, incitando al país sudamericano a reconocer a Taiwán como territorio chino a cambio de cuantiosas dosis para su campaña de inmunización. Todo esto implicó esfuerzos divididos y retrasos en la formulación, producción y distribución de las vacunas.

La pandemia debe de ser tomada como una oportunidad estratégica para definir nuestro camino.

Nuestra región ya estaba en una mala situación desde antes de la pandemia, ahora está peor. Como tantos otros países nuestras deudas aumentaron para hacer frente a la crisis sanitaria, muchos gobiernos latinoamericanos están debilitándose a paso acelerado por el mal manejo de la situación, por la falta de transparencia y de prioridades, por el abuso por parte de las autoridades, desembocando en el descreimiento y la desobediencia.

Nuestro futuro depende de los resultados que saquemos de las variables planteadas, y esos resultados dependen de las cartas que usemos. Estas determinaran cuan integrada se volverá nuestra región, cuan dependiente de las potencias se mantendrá, cuan consolidados o estables se hallarán los gobiernos, o que bandos se formaran en nuestro suelo. Estos hacen de múltiples escenarios futuros posibles, desde una Latinoamérica dividida entre pro-China o pro-Estados Unidos, una región económicamente integrada con baja dependencia externa, hasta una donde los gobiernos han perdido, a grandes rasgos, la capacidad de atender los titánicos problemas socioeconómicos que se vienen arrastrando desde hace rato.

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
0 Comentario

Dejar una respuesta