La minería, la coparticipación y el riesgo de convertir a Chubut en un nuevo feudo

Respecto al régimen de coparticipación federal

Además de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la provincia de Buenos Aires, Santa Fe, Mendoza, Córdoba, Neuquén, y no sé qué otra más, Chubut es otro distrito que aporta más de lo que recibe sistemáticamente desde 1987, aunque de todos modos en los últimos 5 años ha incurrido en déficits fiscales crónicos por la toma de un crédito en 600 M de USD en 2016 luego de la caída del precio internacional del petróleo y la consecuente reducción de los ingresos por regalías provenientes de la cesión de derechos a la explotación del hidrocarburo.

La irresponsable administración que comenzó en 2003 y luego de varios gobiernos que implementaron políticas populistas, generaron un crecimiento del aparato estatal insostenible. La masa asalariada creció un 160% entre 2003 y 2019, cuatro veces más que el +40% de crecimiento del empleo privado. El inevitable ajuste a la política ha generado una crisis socioeconómica que se vio reflejada en violentas protestas que llegaron a manifestarse en la forma de piquetes y acampes en las inmediaciones del edificio de la Legislatura, órgano que en 2019 supuso un gasto en pesos argentinos -al tipo de cambio promedio de aquél año- levemente superior al gasto de la Asamblea General de la Comunidad Autónoma de Madrid, que representa a 11 veces más población que la de Chubut.

Ahora la política está decidida a generar el consenso social para la aprobación de la minería metalífera a cielo abierto en algunas zonas de la provincia. Pero el proyecto de ley de zonificación prevé la adhesión de cada municipio para la consecución de los beneficios financieros que atraería la actividad, y el más que probable efecto del crecimiento de la masa asalariada del sector público en aquellas ciudades y localidades.

Tengamos en cuenta en el orden de magnitudes, que el negocio minero en Chubut significaría que esta provincia bendecida con recursos naturales, que exporta camarones, aluminio e hidrocarburos, erigiéndose como la 4ta en el ranking nacional de exportaciones, pasaría a convertirse circunstancialmente -atada a la duración de cada proyecto de explotación-, en la 3ra a nivel nacional igualando a la provincia de Córdoba.

Desde el movimiento que integro sostenemos que antes de discutir si minería SÍ o NO, se deberían dar en el escenario nacional las siguientes reformas:

💢 del Sistema Monetario para eliminar la inflación e incentivar el ahorro/inversión;
🔂 del Tributario para bajar los impuestos al salario e incorporar la posibilidad de eliminación o renuncia autónoma de cada provincia al sistema de Coparticipación Federal, sin necesidad de reformar la Constitución;
💱 la Reforma Laboral y Previsional para facilitar la contratación y el despido, la mentada flexibilización laboral que nunca se pudo aprobar;
⚡ Así como la progresiva apertura comercial, que permitirían situar a la Argentina como una economía emergente de rápido crecimiento y abierta al mundo.

De lo contrario, el negocio de la minería metalífera en mi provincia sólo serviría para seguir sosteniendo regímenes feudales como el formoseño, santiagueño, chaqueño, entre otros… mientras la provincia patagónica sufre de un déficit crónico de infraestructura: puertos que no pueden atender y procesar localmente la abundante pesca, un aeropuerto viejo y pequeño en Esquel, telecomunicaciones insuficientes, desmanejo del recurso hídrico para los aprovechamientos eléctricos y de regadío, localidades aisladas sin cobertura sanitaria y educativa de calidad, además de un sistema vial inseguro y mal mantenido con pasos internacionales con la vecina República de Chile que no se han pavimentado.

Gentileza Club de la Libertad

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
0 Comentario

Dejar una respuesta