La impopularidad presidencial es un problema de RR.PP y Joe Biden no es la excepción

Cuando en 1982 los Estados Unidos estaban sumidos en la peor recesión desde el final de la Segunda Guerra Mundial, los partidarios del presidente Ronald Reagan estaban seguros de tener la respuesta: sólo hay que dejar que Reagan sea Reagan. Mis amigos conservadores llevaban chapas con la leyenda «Que Reagan sea Reagan» para demostrar que el problema no era el hecho de que la economía, alimentada por una inflación masiva, estuviera en medio de una corrección muy necesaria e inevitable. No, era un problema de relaciones públicas.

El presidente Reagan, como ven, estaba siendo encadenado por un personal de la Casa Blanca preocupado por su imagen que temía dejar que los americanos vieran al verdadero Reagan, un hombre que tomaba las riendas y que tenía respuestas para la sufrida economía, pero que estaba siendo innecesariamente frenado por hombres de relaciones públicas sin carácter. Al final, sin embargo, el «verdadero Reagan» nunca salió a la luz, pero su presidencia se salvó gracias a una recuperación impulsada en parte por las grandes iniciativas de desregulación que habían surgido del predecesor de Reagan, Jimmy Carter.

De hecho, la presidencia de Carter tuvo su propio colapso en 1979, que el presidente y sus manipuladores insistieron en que se debía a una injustificada «crisis de confianza» de los americanos, que aparentemente no podían comprender la brillantez de la Casa Blanca de Carter. Aunque nadie imploró a la Casa Blanca que «dejara a Carter ser Carter» (lo que, en retrospectiva, fue una bendición), el tema era otra estrofa de la misma canción que las clases políticas imponen a los americanos: no saben lo grande que es realmente su presidente.

Avanzamos rápidamente hasta la presidencia de Joe Biden, que está sumida en una alta inflación, un aumento masivo de los precios del petróleo y el gas, y está consumiendo gran parte de su capital político en insistir en que los americanos adopten cada nueva iteración de la Revolución Sexual o se enfrenten a graves consecuencias laborales y personales. Pero nada de esto es culpa de Biden, según los círculos internos de la Casa Blanca. No, la culpa es de los responsables de la Casa Blanca que se niegan a proclamar las poderosas obras de Joe Biden.

.

Un reciente retrato de Politico de un Biden frustrado muestra a un presidente y a sus asesores de confianza enfurecidos por los números de las encuestas que muestran índices de aprobación más bajos que los de Donald Trump, cuyo estilo de gobierno le garantizaría bajos índices haga lo que haga:

En una crisis tras otra, la Casa Blanca se ha visto limitada o impotente en sus esfuerzos por combatir las fuerzas que la golpean. La moral dentro de 1600 Pennsylvania Ave. está cayendo en picado entre los crecientes temores de que los paralelismos con Jimmy Carter, otro Demócrata de primer mandato plagado de precios en alza y un marasmo de política exterior, se mantengan.

Lejos de ser un «reportaje», el retrato que hace Politico del Ala Oeste de Biden es el de un líder fuerte frenado por un personal recalcitrante que teme que, cuando se libere en público, el presidente diga algo realmente estúpido, cometiendo una o dos de esas meteduras de pata por las que es famoso.

Biden, más propenso a hablar entre bastidores de lo que se conoce popularmente, también estalló recientemente por no haber sido informado de la gravedad de la escasez de fórmula para bebé que ha afectado a algunas partes del país, según un empleado de la Casa Blanca y un Demócrata con conocimiento de la conversación. Expresó su frustración en una serie de llamadas telefónicas a sus aliados, sus quejas provocadas por la desgarradora cobertura de las noticias por cable de madres jóvenes que lloraban de miedo por no poder alimentar a sus hijos.

La presidencia de Joe Biden está sumida en una alta inflación, un aumento masivo de los precios del petróleo y el gas, y está consumiendo gran parte de su capital político”

William L. Anderson

Biden no quería que se le tachara de lento a la hora de actuar ante un problema que afectaba a la clase trabajadora, con la que se identifica estrechamente. Por eso, cuando sus ayudantes convocaron una reunión con los ejecutivos de la empresa de fórmula, el presidente —en contra del consejo de sus colaboradores— declaró públicamente que habían pasado semanas antes de que le llegaran los detalles de la escasez, a pesar de que la denuncia de un delator que provocó el cierre de una importante planta de producción se había emitido hacía meses. Algunos ayudantes temían que ese momento hiciera parecer a Biden fuera de onda, especialmente después de que los directores generales en la misma reunión dejaran claro que las advertencias sobre la escasez se conocían desde hacía tiempo.

En otras palabras, Biden el compasivo, el tipo que se hace cargo y que transportó por aire toneladas de fórmula para bebé desde Suiza, sabía desde el primer día de la crisis que su propio gobierno había cerrado una importante planta de producción debido a lo que resultó ser una afirmación infundada de que el capitalismo estaba envenenando a los bebés americanos. Sin embargo, la Casa Blanca y los principales medios de comunicación promovieron activamente al Biden responsable como el verdadero Joe, el tipo de la cesta del almuerzo que hace las cosas.

De hecho, durante muchos años, los medios de comunicación —apoyados por la maquinaria de RRPP de Biden— han presentado a Biden como el tipo de la «clase trabajadora», el descendiente de los mineros del carbón, un hombre que podía identificarse con los suyos: los obreros americanos. Sin embargo, como el propio Biden admitió (supongo que se podría llamar metedura de pata), la imagen que presentó es falsa.

Tal vez el momento más revelador de esta farsa sea la próxima reunión de Biden con el príncipe heredero saudí para rogarle a su país que produzca más petróleo crudo, el mismo hombre al que Biden ha excoriado públicamente por su presunto papel en el secuestro y asesinato bajo tortura de un periodista. La ironía no podría ser mayor. Desde el primer día de su presidencia, Biden ha dejado claro que pretende reducir el papel de la industria del petróleo y el gas en este país y, en última instancia, dejar a estos productores de energía fuera del negocio.

Su adopción pública del New Deal Verde, que no es más que un plan lleno de eslóganes para imponer una planificación centralizada masiva en la economía americana, lo ha puesto en camino de empobrecer a millones de americanos, forzando el aumento de los precios de los combustibles y sin darles nada a cambio.

Al avisar a la industria del petróleo y del gas de que sus días de producción están contados, Biden ha reducido el capital en esas industrias hasta casi cero en algunos casos. No se ha retractado de su retórica anticombustible, y su política de poner fin a todos los derechos de perforación en tierras de propiedad federal envía una clara señal a las empresas de petróleo y gas: queremos que se queden sin negocio. Nos guste o no, estas acciones tienen consecuencias, y el aumento de los precios del combustible es una de ellas.

Por otra parte, alabó los altos precios de la gasolina, alegando que ayudarían en la transición a una economía totalmente eléctrica, a pesar del duro hecho de que la realidad técnica y económica contradice su feliz retórica del New Deal Verde. Así, Biden se humillará para rogar al príncipe heredero saudí que haga lo que condena en EEUU: producir más petróleo.

Nada de eso parece importar al círculo íntimo de Biden, que piensa que lo único que hace falta es que Biden salga a la palestra electoral y afirme que sus políticas han reducido los daños causados por Vladimir Putin y los Republicanos y el Demócrata Joe Manchin, que se negaron a aprobar la legislación Build Back Better de Biden.

Los miembros del círculo íntimo de Biden, entre ellos la primera dama Jill Biden y la hermana del presidente, Valerie Biden Owens, se han quejado de que el personal del Ala Oeste ha manejado a Biden con guantes de seda, sin ponerlo más en la carretera o permitirle mostrar más su carácter genuino y afable, aunque propenso a las meteduras de pata.

Una persona cercana al presidente pidió más momentos de «dejar que Biden sea Biden», y el propio presidente se quejó de que no tiene suficiente interacción con los votantes. La Casa Blanca ha señalado tanto la seguridad como la preocupación del Covid para restringir los viajes del presidente de 79 años”

Sin duda, a pesar de que la economía se está hundiendo en un marasmo de inflación, altos precios de los combustibles y gran escasez, lo único que hace falta es que el presidente desate la retórica de campaña y le eche la culpa a Putin, a Donald Trump, a los Republicanos, a Manchin, a Emmanuel Goldstein y a quien sea. Eso lo resolverá todo. Sólo hay que preguntarle a Biden.

Fuente: Mises.org

William L. Anderson, el autor de esta nota, es profesor emérito de economía en la Universidad Estatal de Frostburg en Frostburg, Maryland.

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
0 Comentario

Dejar una respuesta