En la secundaria, el problema no es cómo se aprende sino cómo se enseña

¿Cómo mitigar la crisis del sistema educativo?

A menudo encontramos alumnos con un gran desinterés por la situación actual del país y su apasionante historia. Dicha situación es una clara alarma de que algo no esta funcionando de la mejor manera y es evidente que uno de los problemas es el sistema educativo que rige en la República Argentina. A continuación, haré hincapié en el nivel secundario, ya que desde mi punto de vista es la primera instancia que impulsa la futura formación profesional  de jóvenes brillantes que muchas veces no detectan tempranamente su verdadero talento.

En 2018, Argentina estuvo entre los nueve peores países del mundo en el examen PISA

Desafortunadamente, las pruebas PISA mostraron un gran deterioro en el rendimiento de los estudiantes argentinos, el cual se encuentra entre los peores del mundo. Personalmente, localizo dos maneras de empezar a revertir esta situación: captar interés de los alumnos y modificar la modalidad de enseñanza.

En lo que respecta a la primera, podríamos obervarla como un terreno fértil lleno de recursos naturales. Aunque claro está que sin una modificación en la modalidad de enseñanza, es decir, una buena base institucional, resulta prácticamente imposible obtener  resultados satisfactorios. La relación entre ambas, puede comprenderse mejor con la siguiente situación que suele ocurrir y es un claro ejemplo de un magro modo que peca de carecer de variantes y es utilizado por algunos docentes:

Abrir un libro de historia, enviar un trabajo lleno de preguntas que no estimulan el razonamiento, sino que van enfocadas a que el alumno transcriba la información tal como está en el libro. Esto se vuelve tedioso e impacta en el desinterés de muchos por la materia. Por otra parte, cabe destacar que en diversas ocasiones, los chicos aprueban un examen estudiando de memoria, sin entender realmente lo que leyeron y esto desemboca en desconocer ciertos conceptos  básicos y tener ideas monótonas sin dar lugar a la reflexión (fundamental para cuestionar).

Para evitar esta desagradable situación, resulta evidente tener que incentivar a los estudiantes y esto se logra generando pensamiento crítico, para lo cual es importante la pluralidad de ideas (ausente en una gran cantidad de veces). Una catapulta esencial para mejorar el nivel eduacativo es el debate, pues los estudiantes al comparar distintas visiones y refutar ciertas posturas, entran en un juego en dónde prima el razonamiento. Este último es vital para tener una mejor visión de la realidad y otorga espacio al  ingenio de las personas.

Otro punto a trabajar es el muy bajo nivel en matemática, lo que preocupa ya que es indispensable su uso en las nuevas tecnologías. Para la mayoría de los puestos de trabajos en el futuro será indispensable tener concocimiento sobre programación, sin dudas la creatividad es oro en el sistema capitalista y una muy buena forma de trabajar las ideas es con las ciencias duras, que además sirven por ejemplo, para verificar que una operación matemática fue resuelta correctamente en un programa como Octave.

Para culminar, me temo que se  debe reflexionar si se continua con el mismo modelo que no prepara a la nueva generación que dentro de unos años será la que tome el timón de este país o si se realizan las modificaciones necesarias y con ellas se prepara  a una juventud que con una buena base estará en condiciones de aportar al desarrollo de la República Argentina, para que se encamine a ser el país por el  que nuestros próceres -destaco a Domingo Faustino Sarmiento, debido a su gran aporte en cuanto a la educación- soñaron y lucharon.  

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
0 Comentario

Dejar una respuesta