¿El capitalismo y la cuestión ambiental son tan irreconciliables como dicen? ¿O será lo opuesto?

La urgencia de la cuestión ambiental: el avance del estado sobre las libertades y el cuidado del ambiente desde lo privado.

Uno de los desafíos de cualquier organización en la actualidad, es la que nos refiere a realizar un tratamiento y posición frente a la cuestión ambiental.

La perspectiva ambiental y el Cambio Climático, han sido desde el Informe Bruntdland hasta esta parte, una entidad de difícil tratamiento, desde su instalación como tema por parte de las organizaciones internacionales y sobre todo de las organizaciones en defensa de los derechos de la Biosfera, a la hora de analizar el desarrollo económico de los estados

El revisionismo de las relaciones humanas (sobre todo las productivas) con la naturaleza y desde la Revolución Industrial, ha creado una ecuación directamente proporcional de a “mayor progreso, mayor destrucción de la naturaleza”.

Casi como un mantra, las ideologías asociadas a la izquierda, propulsaron el argumento y la maquinaria de instalación de estas ideas, desde los ámbitos académicos, hasta la organización más popular. Los espacios académicos en sus distintas especialidades, marcaron el rumbo internacional y nacional, montado en el discurso de la voracidad del capitalismo, y de sus postulados liberales que alentaron el desarrollo económico de las naciones.

Nadando en el concepto de la sustentabilidad, el progreso tecnológico como punta de lanza del capitalismo, ha generado un punto de contradicciones, pues la mayor parte de él, (de aplicación en beneficio de la humanidad), se sustenta invariablemente sobre la explotación de los recursos naturales. A ello se suma el discurso de la condición jurídica de los RN y sus condiciones de explotación.

Por otro lado una parte de las nuevas posiciones, la Ecología Política en crecimiento, se niega al desarrollo en el sentido capitalista mientras que otra parte propone una transformación de la política ambiental.

¿Cuál es la posición del liberalismo frente a la cuestión ambiental, partiendo del concepto de libertad y desarrollo?

Si revisamos las posiciones de referentes liberales como Murray Rothbard, distingue refiriéndose a la contaminación,  que la política de la libertad, debe entenderse “en cuanto al agravio que incluye la acción privada sobre otra propiedad[i]”,  es decir entendiendo a la cuestión ambiental como el emergente que afecta a la propiedad privada.

Analizando a Juan Ramón Rallo[ii], la propuesta (en este caso sobre el problema es el Cambio Climático), detecta varias cuestiones centradas sobre el avance del estado sobre el control de las variables del cambio climático ( regulación del uso de productos para desincentivar emisores de CO2), lo que implica una imposición de regulaciones que condiciona la libre elección, además de desarrollar instrumentos económicos que engrosan el gasto público para incentivar el desarrollo de tecnologías limpias, cuando si se aplicaran políticas de eliminación de gravámenes sobre desarrollos I+D, podrían favorecer el desarrollo de tecnologías que suplanten paulatinamente a las que producen dióxido de carbono. Pero sobre todo preserven, los principios liberales.

Terry Anderson y Donald Leal[iii], destacan la posibilidad de entender que la ecología y el capitalismo pueden convivir porque sus pilares son la naturaleza humana que por ser un ser social, propiciara el bienestar y el conocimiento interdisciplinar pudiendo evaluar los RN, las técnicas, los medios, y las alternativas para la sustentabilidad. En la misma línea de Rallo, sostienen que la estatización de los recursos naturales como en el caso del petróleo en muchos estados, no ha mejorado la capacidad energética, pero sobre todo no recurren a la falta de inversiones ante los desastres tecnológicos, y por el contrario los emprendimientos privados o mixtos de grandes empresas si han intervenido en el ámbito de la cooperación.

Parafraseando las ideas que impulsa el ambientalismo de mercado, podemos pensar en un posicionamiento conjunto donde el libre mercado, los derechos de propiedad privada y las responsabilidades, permitan la conservación, sostenimiento, reparación/ mitigación de los conflictos.

Existen numerosos ejemplos en que administraciones privadas sobre concesión de espacios públicos, han devenido en conservación, mejoramiento e inclusive restauraciones de las condiciones naturales.

Para el caso de Argentina, la sucesión de leyes que se incluyeron a partir de la reforma de 1994, hasta la ley 27592 de formación publica de las cuestiones ambientales, ponen en el tapete la urgencia de acordar una perspectiva filosófica que conjugue los principios del liberalismo y los desafíos, que sobre todo en materia energética se avizoran para el futuro de nuestro país.



[i] Murray Rothbard. Ley, derechos de propiedad y contaminación del aire. 4/22/2006 LINK

[ii][ii][ii] Juan Ramon Rallo. https://blogs.elconfidencial.com/economia/laissez-faire/2019-12-06/propuestas-liberales-contra-cambio-climatico_2367688/

[iii] Ecologia de Mercado.  Terry L, Anderson- Donald R. Leal. Union Editorial. 1993

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
0 Comentario

Dejar una respuesta