Cuatro enfoques falsos que entierran la verdad acerca de las usurpaciones

Enfoques falsos en torno a las usurpaciones

Las usurpaciones y tomas en Entre Ríos y Guernica (Provincia de Buenos Aires) comandadas por el militante kirchnerista y matón al servicio del Papa, Juan Grabois, mantuvieron en vilo al país. Lo que debería resultar una discusión absurda en el presente estadio de la humanidad, con avances capitalistas, derechos civiles y mercado globalizado, en Argentina se planteó como si no estuviera nada dicho y debiera barajarse y dar de nuevo.

Nada más y nada menos que la propiedad privada. El derecho de los dueños a disponer de lo suyo de acuerdo a sus preferencias y no a las arbitrariedades de terceros sin derechos legales (título) ni morales (reivindicaciones) sobre los bienes.

En un país que repite crisis simplemente porque repite estupideces, las tomas de “Casa Nueva”, la estancia de los Etchevehere, y los terrenos en Guernica, nos dejan cuatro enfoques
falsos que es preciso desarticular porque son nada más que estafas ideológicas destinadas a
permitir que los delitos sigan ocurriendo y se normalicen.

Enfoque falso 1: Poder fáctico según Grabois.
El criminal Grabois justificó su accionar en un discurso de épica comunista pidiendo enfrentar al “poder fáctico”. Este concepto, no inventado por él -las complejidades intelectuales no son lo suyo ni lo de su turba salvaje- alude a la influencia y lobby que promueven grupos y corporaciones sobre las instituciones y funcionario del estado, actuando al margen de la ley, o logrando privilegios y tratos especiales mediante ella.

En boca de Grabois, el poder fáctico indicaría un poder que no se identifica con el poder del estado. Como este último ya está en manos del kirchnerismo, Grabois siente que el discurso debe girar hacia otro poder a atacar para no quedarse sin enemigo en su construcción confrontativa.

Y a conveniencia asocia lo fáctico con las víctimas de sus delitos: propietarios del campo, productores, gente con dinero.

Curiosa manera de rellenar el contenido de un concepto, dado que, de aplicarse con algo de sensatez, el poder fáctico debería aludir a la influencia que ejercen sindicatos, piqueteros, barrabravas y matones -gente que desempeñan tareas similares a las de Grabois- o incluso a la influencia que la Iglesia dirigida por el colectivista Jorge Bergoglio mantiene sobre la política
nacional -a quien Grabois le rinde pleitesía-.

Los “dirigentes sociales” estilo Grabois no entran en su propia crítica. Y su mentor ideológico, aportante y amigo, el Papa Francisco, tampoco. El poder fáctico de Grabois se relaciona con el poder económico de la gente que trabaja, triunfa, y debe ser usurpada y expropiada para redistribuir sus tierras entre los clientes políticos.

Habría que preguntarle a Grabois, de paso, qué piensa del poder legal que tiene el presidente Alberto Fernández y del poder fáctico que ejerce la vicepresidente Cristina Fernández de Kirchner, ya que muchas veces pareciera que es esta segunda la que impone agenda de acuerdo a sus necesidades (lo cual no quita responsabilidad al presidente, que la sigue y comparte sus valores).

Volviendo al tema. Grabois quiere suprimir el poder económico de productores, generadores de riqueza y capitalistas, y transformarlo en poder político, el poder de la coerción, de la fuerza, de la redistribución de acuerdo a los antojos del líder que maneja el garrote.

Enfoque falso 2: Problema de ricos según Alberto Fernández


En una canallesca alocución, que no hace más que revelar su pusilanimidad como persona y su patética pose como presidente, Alberto Fernández relativizó lo sucedido e intentó desviar el foco de la verdadera naturaleza de los hechos.
Dolores Etchevehere, perjudicando de manera ilegal a su madre y hermanos, se alió con Grabois y permitió las usurpaciones de los militantes del llamado “Proyecto Artigas”. Unos inútiles que bajo la excusa de un proyecto agroecológico pretendieron quedarse con una finca ajena y vivir de arriba. Como denunciaron los hermanos Luis Miguel y Juan Diego Etchevehere, los inexpertos usurpadores, por negligencia e ignorancia, provocaron la muerte de un carnero y una oveja, y “pérdidas económicas en lechería, producción ganadera y el sistema agrícola”.

Además, por maldad y resentimiento, dañaron infraestructura, hurgaron entre objetos personales de la familia, y tiraron fotografías que evocan recuerdos. Semejante perversidad destapó el enfrentamiento de la madre y hermanos con la hermana “rebelde”. Un enfrentamiento que se enmarcó en una planificada toma de terrenos ajenos por delincuentes, propiciada por una desquiciada que no tenía derecho a ellos y quería provocar daños a sus familiares.
Metiéndose en la interna, en vez de abordar el tema con seriedad al estarse cometiendo flagrantes delitos por personas identificadas con su color político, y hablando para desenfocar la situación, en vez de aclararle a los argentinos que los derechos constitucionales se iban a defender, el diminuto presidente Alberto Fernández resumió la cuestión como “hermanos peleándose por una herencia”, agregó que “son cosas que pasan entre ricos”, y desligó responsabilidades políticas preguntándose “¿qué tiene que ver el gobierno con eso?”.

Para responderle al diminuto. La cuestión va más allá de hermanos peleándose por una herencia. Hay una hermana que cometió delitos intentando disponer de algo que no le correspondía, en alianza con un movimiento usurpador que se ha alzado sobre la Argentina con apoyo político local y desde el Vaticano. Si el tan mencionado poder fáctico, de propia
estirpe o importado del extranjero, que pone en jaque a las instituciones y derechos
constitucionales, no le interesa a Alberto Fernández, entonces nuevamente resulta palpable su
debilidad, pequeñez y complicidad. Además, fuera de Entre Ríos, ¿dónde está el conflicto de
hermanos en las tomas en Guernica?
En segundo lugar, piensa el presidente que puede zafar apelando un falso odio de clase hablando despectivamente de ricos que se pelean. Él, acostumbrado a vivir en lugares paquetes de Buenos Aires, cobrando todos los meses un salario muy por encima del promedio.
Y teniendo como vicepresidente a una millonaria de fortuna mal hecha, hotelera, “abogada exitosa”. ¿Desde qué lugar pretende tomar distancia de los ricos? Aparte, hay hermanos ricos
que no se pelean entre sí, y hermanos pobres que sí. ¿Ha visitado familias pobres del conurbano y ha comprobado que todos se llevan bien? ¿Cree que solo los ricos dejan herencias que despiertan disputas porque los pobres no tienen nada para repartir? Que prejuicioso y clasista presidente.

En tercer lugar, el gobierno tiene que ver. Porque apaña a Juan Grabois. Y porque el gobernador kirchnerista de Entre Ríos parecía estar del lado de los usurpadores. Además, no solamente su gobierno tiene que ver, sino el estado argentino. Porque la gente del Pro en su momento también le pasó plata a Grabois, quien recibía las expoliaciones al contribuyente gracias a Carolina Stanley, sensiblera funcionaria del apaciguador y temeroso Mauricio Macri.

Enfoque falso 3: Violencia de género contra Dolores Etchevehere según ideólogos Ya hay delirantes ideólogas de género sosteniendo que el problema es la discriminación en el campo del hombre hacia la mujer, que los hermanos Etchevehere desplazaron a la hermana aprovechándose de que era mujer, y que el patriarcado impone costumbres que reproducirán estas situaciones.
¿Se darán cuenta que la madre de los Etchevehere es propietaria? ¿Que Dolores Etchevehere vendió lo suyo, quiso y tuvo una vida con lujos, y con la plata familiar hubo que ayudarla por sus despilfarros? Sí lo saben, pero a los ideólogos de género no les interesan los hechos de la realidad ni la objetividad, sino las resignificaciones, las reinterpretaciones y el acomodamiento ideológico para que las cosas cuadren de acuerdo al capricho que quieran sostener.
Pero no se sostiene un enfoque de género por más cimientos torpes que le quieran construir, ya que en esto evidencian la misma habilidad que los militantes de Grabois para trabajar en el campo.
Lo que se pretende nuevamente es desviar el foco del problema, que son los usurpadores, la comisión de delitos y el ataque a la propiedad privada, por una cuestión de género. Y se quiere disminuir o negar los derechos de los hermanos Etchevehere por el simple hecho de ser hombres, y atribuir derechos y tratos especiales a la hermana Etchevehere por el simple hecho de ser mujer.


Enfoque falso 4: Problema habitacional según Sabina Frederic
La ministra de seguridad Sabina Frederic rechazó que las tomas en Entre Ríos y en Guernica sean “un tema de seguridad” y lo vinculó a un “déficit habitacional”, tirando la bola para otro lado (al ministerio de desarrollo territorial y hábitat, tal vez). Estamos hablando de usurpaciones. Delitos. Delincuentes organizados. Robos y daños a tierras y objetos personales. Y Frederic optó por desentenderse y reducir el tema a falta de viviendas. Imaginemos que se produzcan atentados terroristas y los atacantes clamen que no tienen agua. Frederic no atenderá el tema porque se trata de un déficit de cloacas y lo remitirá a la dirección nacional de agua potable y saneamiento.
Tampoco se condice lo dicho por Frederic con lo ocurrido posteriormente: sentencia judicial en contra de los usurpadores, detenciones por agresiones, topadoras para levantar asentamientos en Guernica, represión mediante fuerzas de seguridad. Frederic le dio la mirada ideológica, para que no asocien usurpadores a delincuentes, ya que estos son público al cual el kirchnerismo apunta en las elecciones (a pesar de decir como
ministra que estaba en contra de las usurpaciones), y prefirió hablar de viviendas. Pero
después, en Guernica el kirchnerismo reprimió.

A seguir atentos
Llegó el momento en que algunos se desmarcan y otros huyen.

Cuando hervía parte de la sociedad por el obrar delictivo de Grabois y empezaron los reveses judiciales, recién ahí la Conferencia Episcopal rechazó las usurpaciones por conducir a agitación social. Recordemos que la agitación social es dirigida por el Papa desde el Vaticano, y su institución religiosa se desmarca cuando el tema ya no le parece redituable, pero volverá a la carga cuando vuelva a serlo.
A su vez, los usurpadores de Grabois abandonaron la toma en vehículos particulares y deben estar siguiendo su vida en su casa de verdad. Muchos delincuentes que dañaron bienes ajenos en Entre Ríos y que atacaron durante el desalojo en Guernica deberían estar detenidos, pero en el país de la impunidad, del miedo a la ofensa al delincuente y de la absorción de castigos por parte de los buenos, pensar en justicia es pensar en algo que extrañamente puede acontecer con la frecuencia de la visita del cometa Haley. Hay algunos detenidos, sí, pero no
estaremos ni cerca de parecernos a un país con justicia.

Empezando por el hecho que Grabois anda suelto y financiado por el poder político y su poder fáctico.
Por ende, a seguir atentos, porque Grabois prometió más Guernicas. Entonces, según el propio agitador, esto recién está empezando. Francisco va a querer revancha, es muy resentido. Y las filas de Grabois van a querer delinquir, son muy salvajes

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
0 Comentario

Dejar una respuesta