Cómo desarticular ideas abstractas que arman prejuicios sólidos

Las consecuencias de las ideas en una cultura



Los absurdos no refutados de hoy son los lemas aceptados de mañana” supo decir Ayn Rand (1), quien gozaba de una agudeza excepcional para entender las consecuencias que tenían las ideas en el seno de una cultura.

Nuestro hoy es el mañana del ayer. Y para entender el posicionamiento de ciertas nociones que giran alrededor en el presente, se hace necesario el rastreo de su origen y desarrollo conceptual.


Si en nuestros días hay ideas plenamente aceptadas por más inconcebibles que nos parezcan, eso quiere decir que detrás hay una historia de nacimiento y acomodamiento por sus promotores sin oposición o, como mucho, una débil resistencia.


Tomemos como ejemplo el caso de Alemania. La dictadura nazi que manchó de sangre el siglo XX con horrores como la Shoá, el genocidio contra los judíos, no surgió por generación espontánea.

La judeofobia basal que impulsaba a los nacionalsocialistas llevaba siglos de germinación y crecimiento, gritando las voces destacadas que alimentaban el fuego del odio, y avanzando con nula argumentación en contrario.

Martín Lutero (1483-1546), máximo exponente religioso de la reforma protestante, afirmó: “Es necesario vengarse de los judíos y matarlos”.(2)

Su posición representaba una judeofobia teológica cristiana.
Johann Fichte (1762-1814), prominente autor del sistema educativo prusiano, sostuvo: “En cuanto a darles [a los judíos] derechos civiles, no veo otra solución, sino que sus cabezas deberían ser cortadas en una noche, y reemplazadas por otras en las que no haya una sola idea judía”. (3)

Argumentos compatibles con una judeofobia educativa y jurídica.


Richard Wagner (1813-1883), famoso compositor, aprovechó el incendio de un teatro en Viena que provocó la muerte de judíos para lanzar: “Todos los judíos deberían acabar quemados en la obra de Nathan”.(4) Una muestra de representantes de judeofobia en las artes.

Adolf Hitler (1889-1945), führer de la Alemania nazi, pronosticó que la guerra significaría “la aniquilación de la raza judía en Europa”.(5) La suya era una judeofobia política y racial.

Como se ve, la judeofobia fue alimentada por personas de público reconocimiento y amplio seguimiento en los ámbitos de la religión, la educación, las artes, la ciencia y la política. El desenlace genocida no consistió en una sorpresa ni en un desvío accidental, sino en el lógico efecto al que llevaron las premisas sostenidas durante tanto tiempo.

Al aprender de la historia y la evolución y derivaciones del pensamiento en individuos, pueblos y culturas, queda en evidencia que es menester prestar atención a los eslóganes que se enarbolan en el tiempo presente y por negligencia, desinterés, subestimación o inhabilidad en la refutación quedan latentes y a la espera de ser profundizados por practicantes en el mañana.

La cultura de hoy está siendo permeada por consignas a favor del establecimiento de gobiernos eternos, censura a la libertad de expresión, asesinato de opositores políticos y manifestantes pacíficos, reivindicación de la delincuencia callejera, aliento a la toma de tierras ajenas, y desestimación de la corrupción del bando propio.

Por ende, aceptar el desafío de responder y difundir mejores ideas que tengan que ver con la defensa de los derechos individuales, el establecimiento de la justicia y el rechazo al poder ilimitado es una tarea impostergable, que muchos intelectuales ya la tienen asumida, pero a la que tantas otras personas talentosas podría invitarse para aportar. No hacer nada hoy llevará a las lamentaciones por lo comúnmente aceptado en el mañana.

Las ideas abstractas no pasan desapercibidas en el recuento de votos de los resultados en la realidad. Es un terreno demasiado importante como para no disputarlo, y las consecuencias demasiado sensibles como para dejarlas por inacción en manos ajenas.

Referencias

1 – 101 citas de Ayn Rand
2 – Citado en: Hicks, Stephen R.C.; Nietzsche y los nazis. Una visión personal, Barbarroja Ediciones, 2016
3 – Ibídem
4 – La controversia por Wagner. Por Julián Schvindlerman
5 – Adolph Hitler on his Plans to Exterminate the Jews

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
0 Comentario

Dejar una respuesta