¿Qué tenemos para festejar los estudiantes?

El deterioro en la formación del estudiante


El 21 de septiembre se celebra el día del estudiante, y será una fecha en la que todos festejaremos nuestro día pero que también me hace reflexionar profundamente sobre lo que implica ser “estudiante” y cómo cumple con ese rol la juventud.

Desafortunadamente observamos una relevante caída en el nivel de los estudiantes argentinos de acuerdo a las pruebas PISA. En gran medida esto se produjo a una mala planificación en cuanto al nivel de los contenidos a enseñar y al cambio de objetivos de algunas escuelas.

En la actualidad, lamentablemente, hay escuelas que funcionan para alimentar a los niños y esa es su principal función, por eso me refiero al cambio de objetivos.

Observar estudiantes que no comprenden un texto y no pueden resolver un simple cálculo matemático son alarmas que nos ponen en la mesa la triste realidad. Esto se produce debido a que muchos docentes deben garantizar que un cierto número de alumnos tengan que pasar de grado sin importar si adquirieron el nivel suficiente para hacerlo.

A su vez, no es sorprendente que en ocasiones se baje el nivel de exigencia académica para evitar el estancamiento de los estudiantes. En referencia al plano individual, lo que más me impacta es la liviandad con la que muchas personas opinan sobre un tema sin conocerlo o siguiendo un discurso repetitivo y totalmente incoherente en lo que a la historia y/o leyes respecta.

Este es un claro ejemplo de la falta de pensamiento crítico en nuestra sociedad. Pareciese en reiteradas ocasiones que el sentimentalismo valiese más que los datos o las leyes.

En el párrafo anterior señalé la falta de pensamiento crítico, que está ensamblada al debate, el cual muchas personas evitan y es un foco importante de nuestra problemática, ya que es imposible mejorar el nivel educativo sin entablar un intercambio de ideas que permita enriquecer a los estudiantes. El fanatismo y la despreciable cuota de objetividad producirán un mayor deterioro en la eduación.

Si bien observamos planes de estudios que no abarcan en su totalidad la pluralidad de ideas, tecnología obsoleta y en algunos casos un claro adoctrinamiento que en ocasiones viene camuflado con conceptos que no tienen ningun tipo de rigor académico o que fomentan la división entre buenos y malos, la tecnología nos permite investigar sobre la totalidad de temas con diversos autores.

Queda en cada estudiante decidir estudiar más sobre un tema porque considera que le dieron un contenido con escaso nivel o simplemente porque decide aprender más y ampliar su conocimiento.

Para culminar, considero necesario que hagamos un llamado a la reflexión y no tomemos por verdad absoluta todo lo que nos enseñan, para ello es indispensable la objetividad , que nos permite analizar seriamente los conceptos y teorías. Los que formamos parte de esta nueva generación tenemos la posibilidad de incrementar el rendimiento académico nacional con el solo hecho de indagar sobre cada concepto, que nos lleva al debate, el cual se traduce en un intercambio de ideas en el que se van a observar los puntos fuertes y débiles (a mejorar) de cada ideología.

Aprovecho la ocasión para enviar un saludo a los estudiantes y recordar que la interpretación y la coherencia son dos pilares esenciales para fortalecer el conocimiento

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
0 Comentario

Dejar una respuesta