A Boric le persigue el fantasma del comunismo y a Chile, el infierno tributario

Boric y el Fantasma del Comunismo

Analizando el programa electoral del presidente elegido en Chile, Gabriel Boric, propone un sinfín de estatizaciones de empresas privadas, aumento de gasto público, aumento de impuestos, mayores regulaciones, eliminación del fondo privado de pensiones. Pero vayamos por partes, porque esto es meramente introductorio…

Nada más analizar el inicio del programa hay una clara tendencia hacia la ideología de género, como todo buen comunista, y su eco terrorismo en el siguiente apartado, criticando al capitalismo y demás sandeces.

Hay que aclarar que la ideología de género antepone siempre privilegios ante el hombre, y claramente viola el principio de igualdad y el principio de inocencia encerrando a cualquiera que es victimario por la supuesta violencia de género sin prueba alguna; una violación flagrante a la libertad.

Como también lo sería la famosa disparidad de sueldos entre hombres y mujeres, que se juntan peras y manzanas y de la nada se obtiene un resultado, sin haber pensado en factores tales como qué profesiones están destinadas tanto a hombres como mujeres, qué experiencia laboral poseen, qué nivel académico poseen, si trabajan las mismas horas, qué contrato tienen, quiénes hacen más horas extras y un sinfín de particularidades que con analizar algunos factores, el sofisma económico de la desigualdad de salarios entre hombres y mujeres se cae a pedazos por completo.

¿Si el caso sería que las mujeres cobrasen menos que los hombres por qué las empresas no están repletas de mujeres? ¿O acaso los malvados empresarios quieren pagar menos? Es más, todos los hombres deberían estar desempleados por el mero hecho que las mujeres cobrarían menos y los hombres ganan más supuestamente. Pero, sin embargo, saliendo de la utopía que quiere instalar el progresismo en la realidad el caso es totalmente diferente.

Adjunto algunos artículos referidos al tema de la brecha salarial

En el apartado siguiente pretende endurecer las políticas laborales, es decir pasar a un esquema de rigidez laboral de implementaciones de convenios colectivos, sindicatos, protección laboral, indemnizaciones que lo único que hacen es elevar el coste del contrato laboral y echando a buena parte de los empleados o al empleo en negro o condenándolos al desempleo. Lo que hace cualquier legislación laboral es encarecer el empleo e impedir que los de menos experiencia o más necesitados accedan al mercado laboral condenándolos a las subvenciones de por vida.

Adaptando el propio sistema laboral argentino, dinamitaría por completo el sistema laboral chileno porque tanto a nivel impositivo como el cepo que hay, es imposible despedir a alguien y mucho menos contratar a un empleado, ya que sin una salida nadie va a querer entrar. Sindicatos totalmente extorsionadores no solamente porque te retienen compulsivamente parte de tu salario como trabajador, sino que te impiden trabajar o simplemente deciden parar forzosamente la producción o incluso muchísimo peor, extorsionarte con sobornos o sobresueldos para que puedas seguir operando o te paran la empresa por un mero agente sindical. ES UN DELIRIO.

En el apartado de Previsión social quiere, básicamente, exterminar las jubilaciones privadas expropiándolas como hizo Cristina Kirchner en 2008 a las AFJP (Jubilaciones privadas en versión AFP argentinas).

Las va a expropiar y va a añadir a todos compulsivamente a este nuevo sistema de reparto, con lo cual por definición es una estafa, ya que no hay sistema de reparto en el mundo que no esté quebrado, con lo cual los no aportantes y los aportantes recibirán lo mismo, lo que significaría una merma para el que aportó toda su vida obligado por este sistema y recibirá lo mismo que alguien que no lo hizo o lo hizo parcialmente.

Más impuestos no solucionarían el sistema de reparto porque hay desequilibrios tanto a nivel de trabajador/jubilado como más esperanza de vida. Claramente más impuestos significa más mochila al trabajador y empresa de turno con lo que hundiría más la actividad económica y mientras más jubilados haya en el sistema de reparto comparado con la cantidad de trabajadores va a ser el ingreso del jubilado, ya que este sistema no garantiza nada, ni cuánto, ni de dónde saldrá ese dinero.

El sistema de ahorro individual es un sistema que se basa en el propio ahorro y no depende de ningún otro facto; es una cuenta de ahorro individual que se ahorra mes a mes y se genera cierta capitalización, cierta renta para que en un futuro ese dinero esté disponible a la hora de su jubilación. Este sistema no les gusta a los políticos porque no puede existir un socialismo con los ahorros de la gente para financiar cualquier delirio político, tampoco se puede excusar a aumentar los impuestos por tales motivos para financiar el agujero fiscal que tiene la seguridad social entre otras cosas.

Siguiendo en materia económica, el aumento del gasto público, la incorporación de salud universal y gratuita y educación, lo que me sorprende es que no tenga ningún numero sobre cómo se financiará ya que se requiere de estatizar parte de la educación y del sector de medicina prepaga. Se requerirá un aumento del gasto público acompañado con unos exorbitantes impuestos para financiar un delirio gigantesco como este.

Solo dice que se les extraerá compulsivamente a los trabajadores un 7% y se aumentara a un 9% del pib la salud. En otras palabras, demagogia pura. Sacarle compulsivamente al trabajador que quiera o no formar parte de la salud publica tendrá que financiarla igual.

En materia educativa, destruir el sistema de vouchers basado en la demanda y avanzar hacia un sistema de gratuidad de educación, eliminando a la banca y a la deuda por estudiar. En otras palabras, se financiará con más impuestos que no sabemos de dónde van a salir.

Una renta universal que fomenta no solo él no trabajar, sino quién financiará al Estado en una renta universal, porque no se trabajaría si todos podemos vivir del Estado; si las empresas ven una exponencial suba de impuestos si se quedaran en ese país, los trabajadores que quieran seguir trabajando aceptarán la suba de impuestos para costear a los que viven de renta universal.

Dicho de otro modo, no solo se caería el propio sistema por su propio peso, sino que el Estado no recaudaría nada, por no haber productividad ni sector privado que quiera generar algo a costas de los que no quieren. Es como encender un auto sin tener un motor, una idea bastante ridícula…

Añado un paper de Miguel Anxo Bastos hablando en profundidad sobre la renta basica.

Por último y como frutilla del postre, no podía faltar la política fiscal, las estatizaciones de empresas privadas y aumento de impuestos.

Por un lado, está claro que la transición energética conllevará no solo a expropiaciones en la parte del sector energético haciéndolo totalmente ineficiente y degradando su calidad y por sobre todo generará una desinversión en este sector, lo mismo ocurrirá con las mineras ya que las mismas serán estatizadas o híper reguladas para que no puedan trabajar por el supuesto cambio climático o demás sandeces eco terroristas.

En materia de política fiscal no podía faltar los aumentos de impuestos: los impuestos a los superricos, impuestos a la renta y la desintegración del sistema tributario llevándolo a un esquema progresivo; es decir el que gane más o tenga más pagará más, se pondrá fin a las exenciones impositivas, se añadirá impuestos al carbono, a las actividades contaminantes, vehículos motorizados, etc. Se perseguirá sin descanso alguno como hace el AFIP en la Argentina se hará lo mismo en Chile se presionará para que se paguen todos los impuestos debido al infierno tributario que convertirá Boric en Chile.

De más esta decir que esto convertirá en Chile en un infierno tributario como lo es hoy Argentina donde en Argentina la presión fiscal 2020(29,4%) según https://www.argentina.gob.ar/economia/ingresospublicos/recaudaciontributaria y en Chile la presión fiscal (20,9%) según datos macro. En términos de esfuerzo fiscal para que Chile (con 20,9% de presión fiscal es lo mismo que 27% de esfuerzo fiscal) ahora bien para que iguale a Argentina (Con presión fiscal de 29,4% y un esfuerzo fiscal de 61,91%), Chile necesitaría (hacer un esfuerzo fiscal de 61% con 38% de presión fiscal) en termino de presión fiscal debería aumentar a 17,1% y de esfuerzo fiscal un 34%, para igualarse con Argentina y Boric es el gran candidato para elevar la presión fiscal por las nubes.

La Argentina para parecerse al Chile actual necesitaría un 14% o 15% de presión fiscal y de esfuerzo fiscal 24,67% o 26,75%.

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
0 Comentario

Dejar una respuesta