Si tomaran el timón del barco, ¿cómo harían para evitar el naufragio?

En un escenario hipotético en el que el gobierno quisiera de verdad transformar y superar la crisis económica, ¿Cuál es el mínimo que tendría que aplicar Argentina? ¿Qué barreras (cada vez más altas) hay que saltar? La pregunta la disparó Roberto Cachanosky en su habitual espacio de Radio Cultura, donde transmite su ciclo Informe Económico.

Los interlocutores –Aldo Abram, Nicolás Cachanosky y Miguel de Oromí- partieron de cinco primeras premisas:

  • Reforma del Estado (reducir empleados públicos)
  • Reforma impositiva (bajar impuestos es solo una condición, también incluye el derecho a la propiedad, por ejemplo)
  • Reforma laboral
  • Sistema monetario
  • Incorporar la Argentina al mundo

¿Por dónde empezamos?

Reforma del Estado para poder bajar los impuestos

Aldo Abram optó por “la reforma del Estado para poder bajar los impuestos (estamos por superar los 170 impuestos nacionales, provinciales y municipales). Es cierto que con eso no bastaría. Sin reforma laboral el costo será enorme”. Poniendo como ejemplo el caso de Portugal, donde los cambios del Estado no se acompañaron por una transformación en el sistema laboral, Abram completó: “para ser eficiente, una reforma del Estado hay que acompañarla con una reforma laboral, así no se pagan costos sociales altos”

Agregaría una reforma cívico- educativa

Nicolás Cachanosky comenzaría por la reforma educativa. Algo pasa en el sistema educativo que aceptamos que, si un gobierno gana las elecciones puede hacer lo que quiere. Hay una mentalidad anti mercado y proclive a gobiernos populistas.

Por ejemplo: el kirchnerismo falseaba las medidas de inflación -algo obvio- pero, ¿cómo puede ser que esa mnentira sea aceptada y el gobierno siga ganando elecciones? hay algo que falla en el sistema educativo -cívico argentino.

Para Nicolás Cachanosky, la educación es clave. El conductor del programa coincidió, aunque agregó que los resultados se verían a muy largo plazo.

Por último, Miguel de Oromí opinó que sea cual sea el principio que se elija, es menester que sea desde la decisión política.

La primera medida es una fuerte decisión política

“La reforma exige una decisión política. Si el presidente no tiene un plan de comunicación” no hay reformas posibles.

Este tema debe estar en el vértice. El jefe de gabinete y un mini equipo es fundamental para encarar una reforma. Los ministerios tienen su carta orgánica y sus objetivos, pero el ministro no se fija en cómo lo educe y racionaliza. Va agregando capas geológicas. Necesita un plan de conjunto y todo el mundo alineado”.

Escucha el debate completo

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
0 Comentario

Dejar una respuesta