No hay vacuna que “cure” a AA, que pierde 28 dólares por segundo

Ahí va a levantar vuelo…  Buen viaje comandante… Ahí estamos, qué buena toma, ¿eh?… Ahí vamos todos… Lo vamos a levantar con nuestra mirada, podemos jugar a eso, todavía falta un poquito de velocidad… Ya estamos a pleno… El viaje a Moscú, el viaje por la vida, el viaje que todos soñamos como posible… Atención, ¡ya es el momento comandante! Ha despegado…

Cualquiera que, despertando de un coma de larga duración hubiera escuchado a Víctor Hugo pronunciar estas palabras, probablemente habría creído que Argentina se había transformado en una potencia tecnológica y, habiendo firmado algún acuerdo de partnership con Elon Musk. estaba mandando un cohete de vanguardia a colonizar Marte. Pero lamentablemente, no estamos yendo a colonizar Marte, ni hemos hecho ningún partnership con el querido Elon. No. La cita corresponde a la apasionada locución del inefable Víctor Hugo Morales en el momento del despegue de un avión de Aerolíneas Argentinas rumbo a Moscú, en búsqueda de las Sputnik V, aka “vacunas rusas”. Así es. El épico relato describe el despegue de un avión comercial, común y corriente. Faltaba la música de Vangelis como en la película “1492”

Increíble que en pleno siglo 21 presenciemos estas cosas en la Argentina, un país que supo ser primer mundo y ahora se conforma con ponerle a la tripulación de un avión unos barbijos con la leyenda “Operación Moscú” (como si fuéramos a invadirla).  Eso sí, cantando “Aurora” e inflando el pecho, porque la tripulación conduce una aeronave de nuestra “aerolínea de bandera”.

Pido un minuto de silencio para todos aquellos países que no tienen una aerolínea estatal y que por ende se extinguirán.

Eso sí, no tenemos manera de implementar cadenas de frio decentes y en cualquier momento terminaremos almacenando las vacunas en heladeritas de picnic. 

Pero entretanto, Aerolíneas Argentinas habrá perdido solamente en el año 2020 unos 900 millones de dólares. Algo así como 2.5 millones de dólares por día, 104.000 dólares por hora, 1733 dólares por minuto o 28 dólares por segundo. Así es: solamente durante este párrafo, la sociedad ha financiado a una aerolínea crónicamente deficitaria en 300 dólares. Mejor no hacer cuentas.

Y lo más inmoral de todo es que tal financiación, impuesta coactivamente a la población, es soportada por gente que probablemente nunca en su vida vaya a viajar siquiera en avión. Una humilde panadera de Humahuaca que compra la harina con IVA para hacer sus pastelitos, está financiando el déficit de la aerolínea estatal. Y la pobre ni siquiera tiene el consuelo de que tal vez le llegue la vacuna (que también por supuesto está pagando con sus impuestos) porque tal como escribió Ricardo Rojas en redes sociales en estos días, harían falta 22 viajes de estos, solamente para traer las vacunas necesarias para los empleados públicos”.  Y Colon solo hizo cuatro …

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
0 Comentario

Dejar una respuesta