No hay Plan Marshall que salve a la Argentina si no se hacen reformas

La II guerra mundial: El Plan Marshall y los populismos

El pasado 8 de mayo se conmemoro el 75 aniversario de la finalización de la II Guerra Mundial en Europa, sin dudas el acontecimiento histórico, político y económico más importante del Siglo XX. Las lecciones de este acontecimiento en esta parte del mundo, han oscilado entre un nulo estudio de las mismas y otras que incluyen simplificaciones absurdas, como es el caso de los fundamentos que posibilitaron la reconstrucción europea. La idea de que el espectacular crecimiento de la Europa de post guerra se debió únicamente a la ayuda del Plan Marshall es una de las más constantes.

Recordemos que el Plan Marshall consistió en una ayuda económica en forma de préstamos y concesiones de Estados Unidos a 18 países de Europa.

Exactamente entre 1947 y 1952 se canalizaron en ayuda unos 13.000 millones de dólares, siendo Gran Bretaña, Francia y Alemania Federal los más beneficiados.

Algunos datos del inventario con que se encontraban los gobernantes de posguerra eran realmente sombríos, por ejemplo, en Francia se destruyeron o dañaron severamente 2 millones de casas; en Holanda, el número alcanzó a 500.000; en Italia 2 millones, en Gran Bretaña 4 millones y en Alemania 10 millones.

Por toda Europa el sistema ferroviario estaba en ruinas. En Francia, 4.000 km de vías estaban intransitables; en Alemania 12.000 km. Y en todos los países había unas pocas locomotoras en uso: sólo 50% en Alemania, 40% en Bélgica, 25% en Holanda y menos del 20% en Francia. El estado de situación del sistema eléctrico era calamitoso, ya que la producción de electricidad de Italia era solamente el 65% del nivel de 1941. La producción industrial en Alemania era solo el 5% del nivel de pre-guerra; en Italia, Bélgica, Francia, Holanda llegaba al 25%.

Firemen at work in bomb-damaged street in London, after Saturday night raid, ca. 1941. New Times Paris Bureau Collection. (USIA)\rExact Date Shot Unknown\rNARA FILE #: 306-NT-901C-11\rWAR & CONFLICT BOOK #: 1007

El cuarto de siglo posterior a la Segunda Guerra Mundial fue testigo del más largo período de crecimiento ininterrumpido en los países industriales del mundo y los índices de crecimiento fueron los más altos de la historia.

La tasa de crecimiento medio de los países receptores de la ayuda entre 1950-1973 fueron dispares: el Reino Unido solamente creció a un promedio 2,2% en, mientras que Alemania Federal e Italia lo hacían con un crecimiento medio del 6% y 5,5% respectivamente.

Estas tasas de crecimiento fueron posibles no solo por la ayuda del Plan Marshall, sino que incidieron fuertemente las reformas tendientes a aumentar los niveles de ahorro e inversión. Estas reformas consistieron en liberar al sector privado de las trabas y regulaciones que existían sobre aquel, políticas fiscales responsables orientadas a reducir el tamaño del Estado y los impuestos y políticas monetarias para eliminar la inflación. Podemos mencionar los planes de liberalización de la economía implementados en Alemania por Ludwig Erhard, en Francia por Jacques Rueff y en Italia por Luigi Einaudi.

Volviendo a Latinoamérica, desde la Alianza para el Progreso impulsada por el Presidente J.F Kennedy en 1961, que aspiro fallidamente a la transferencia para América latina de 20.000 millones de dólares, la idea de un Plan Marshall vernáculo ha sido un reclamo constante. 

En la Cumbre de las Américas en Monterrey del 2004, el ex presidente Kirchner solicitaba a los Estados Unidos de Norteamérica la elaboración una ayuda económica en términos similares. Lo irónico es que este reclamo, coincidió con el “superciclo de las commodities” que irrumpió entre el 2002 y 2013 y permitió que la Argentina y Venezuela detentaran más recursos que los que recibieron los países de Europa destinatarios del plan, incluso Cuba se benefició de esta bonanza.

Nicolás Cachanosky realizo un cálculo de actualización del Plan Marshall, la cual como mencionamos implicó una ayuda financiera de unos 13 mil millones de dólares, esto equivaldría según el cálculo mencionado a entre 112 y 120 mil millones en valores actuales. Si se toma la recaudación total impuestos a las exportaciones durante el kirchnerismo (2002-2015) la misma asciende a 215.000 millones de dólares. En conclusión, la Argentina en esos años se consumió el equivalente a casi 2 Plan Marshall. Hoy somos un país sin infraestructura, endeudado y con una pobreza que no baja desde hace décadas del 30%.

En Venezuela el ex dictador Hugo Chávez durante el periodo 1999- 2006, en un periodo mucho menor, recibió gracias al petróleo y el endeudamiento entre 175.000 y 225.000 millones de dólares. Tan solo los ingresos fiscales provenientes del crudo (1999-2006) superaron los recibidos por todos los gobiernos anteriores juntos. Chávez durante el periodo mencionado recibió 99.242 millones de dólares. Si sumamos la totalidad de los ingresos fiscales de las presidencias de Jaime Lusirchi (1984-1988), Carlos A. Pérez (1989-1993) y Rafael Caldera (1994-1998) la suma asciende a 91.109 millones de dólares. La consultora EcoLatina destaco que entre 1999 y 2016, Venezuela recibió por ingresos petroleros unos US$960.589 millones.  Es decir, casi 9 Plan Marshall. Sumergida en una pobreza extrema, violencia e hiperinflación descontrolada, la ONU estima en 6,5 millones el número de migrantes venezolanos a causa de esta realidad, niveles similares a la guerra civil Siria.

En el año 2013, Rusia estimó la deuda de Cuba con la ex Unión Soviética en aproximadamente US$35.000 millones. Además, en el periodo 2000 -2017, Cuba recibió de Venezuela en petróleo y dólares unos US$ 40.000 millones. Es decir que la Ex URSS y Venezuela aportaron a la isla caribeña unos US$75000 millones, unos 2,5 veces más que los US$ 30.160 millones a valores de hoy, que recibió Gran Bretaña, el mayor receptor del Plan Marshall. Hoy Cuba muestra una tasa de pobreza de 90%, un sueldo mínimo de US$9 e importa el 80% de sus alimentos.

En conclusión, estos casos evidenciaron que la ayuda monetaria (Plan Marshall) por sí sola no hubiera alcanzado sino se la acompañaba con reformas pro mercado. Aún tenemos enormes lecciones que aprender, de aquel transcendental hecho histórico.

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
2 Comentarios

Dejar una respuesta