Nicaragua cada vez más lejos de la libertad: el durísimo llamado de atención de Relial

Ayer, 7 de noviembre, Nicaragua “eligió” presidente. “Ganó” el mismo candidato que triunfó en las últimas siete elecciones consecutivas desde hace 35 años. Y, vaya novedad, también “venció” -como las otras oportunidades- con más del 75% de los votos. ¿Por qué nadie se sorprende por este resultado? Porque son falsos. Una pantomima, una puesta en escena, un “plan” ya pergeñado mucho antes de que los ciudadanos acudan a las urnas

Porque Nicaragua es el país donde los resultados de las elecciones se conocen antes de que sucedan. Ninguna palabra tiene significado real en el país gobernado (¿regido?) por Daniel Ortega. No fueron elecciones, ni fueron democráticas, ni se eligió representantes ni hubo competencia.

Nadie ganó porque perdió la democracia y se derrotó la libertad. Ningún atributo de la política democrática se aplica para un país que encarceló, acosó, intimidó y coercionó a opositores, precandidatos, líderes, empresarios y defensores de los DD.HH.

Los países libres están el alerta rojo frente al atropello sistemático del gobierno nicaragüense. De hecho, ayer mismo la Red Liberal de América Latina encendió todas las luces de alarma y advirtió al mundo libre que, durante el proceso electoral, el régimen de Ortega:

  • Encarceló a los siete principales aspirantes presidenciales de la oposición, manteniendo a la fecha más de 150 presos políticos, entre ellos Félix Maradiaga, miembro pleno de RELIAL. 
  • Disolvió tres partidos opositores, entre ellos Ciudadanos por la Libertad, partido que encabezaba la única alianza opositora oficialmente inscrita, y también miembro pleno de RELIAL.
  •  Aprobó leyes represivas criminalizando la disidencia política, la libre expresión, el ejercicio del periodismo y la cooperación internacional a la sociedad civil.
  •  No permitió la observación electoral internacional ni el ingreso al país de periodistas extranjeros.

Relial, la red liberal más importante de América Latina, declaró que “el proceso electoral en Nicaragua es absolutamente incompatible con los estándares internacionales para la realización de elecciones libres, transparentes, incluyentes y competitivas” y denunció:

  • Que las elecciones del 7 de noviembre en Nicaragua carecen de legitimidad democrática y sus resultados no son expresión de la voluntad popular;
  • Expresa su solidaridad con los nicaragüenses en sus justas demandas de libertad y democracia;
  • Hace un urgente llamado a la comunidad internacional a rechazar los resultados de estas elecciones viciadas y a exigir al régimen que cese todas las formas de represión, libere a los presos políticos, implemente reformas electorales para garantizar elecciones libres y realice en el más breve plazo nuevas elecciones presidenciales y legislativas donde los ciudadanos puedan elegir libremente.

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
2 Comentarios

Dejar una respuesta