Los frescos de Lorenzetti que “vigilaban” al gobierno desde el Salón de los Nueve

Está un poco arruinada, es cierto. Pero ¿quién es esta figura de mirada estrábica y apariencia diabólica, con colmillos y cuernos, y a cuya derecha una especie de animal monstruoso porta una amenazadora daga? ¿Y qué significa esa figura de mujer, maniatada a sus pies? 

Pues es la Alegoría del Mal Gobierno que el pintor Ambroggio Lorenzetti pintó hace casi 700 años, a mediados del siglo XIV, como parte de la decoración de la llamada Sala de la Paz, o “de los Nueve” en el Palazzo Publico de Siena, por entonces una próspera República, a modo de guía iconográfica para los nueve miembros “rotativos” que conformaban su gobierno. 

Lorenzetti desarrolló su programa iconográfico en tres de las paredes de la sala (la cuarta está ocupada por la ventana) y en una de ellas ubicó este fresco, a modo de representación simbólica del mal gobierno y sus efectos. Sobre el tirano entronizado tres figuras representan sus vicios: la avaricia, la soberbia, la vanagloria, mientras que a ambos lados lo escoltan personajes que aluden a la crueldad, la traición, el furor, el engaño, la división, la guerra …  Y lo peor de todo, a sus pies, esa mujer, maniatada entre dos círculos amarillos, es la Justicia, y los círculos son ni más ni menos que los platillos de su balanza rota.

 

Los efectos del mal gobierno aparecen seguidamente como inmediata consecuencia. En la parte que describe la ciudad, casas destruidas, paredes agujereadas y ventanas rotas, y en la que describe el campo, dos ejércitos se enfrentan en campos incendiados. Una feroz síntesis visual de la decadencia y la destrucción. 

Frente a esta imagen, Lorenzetti presenta también, en las otras dos paredes, otro modelo posible. El del buen gobierno. Sobre la puerta de entrada ya no hay entronizado un tirano, sino una alegoría de la Justicia. Y la otra gran figura, el Buen Gobierno, aparece flanqueada por virtudes, entre las que de nuevo aparece la justicia, y una “Paz” vestida de blanco plácidamente reclinada sobre una antigua armadura, parcialmente oculta bajo un almohadón. 

Entre ambos símbolos, los ciudadanos, de pie, están representados de un modo cuidadosamente personalizado. No conforman una masa de colores y rostros uniformes. Son individuos, de rasgos y atuendos marcadamente diferentes.  

Los efectos de este buen gobierno son un paradigma de la paz y la prosperidad.

En la sección urbana el comercio florece. Si nos detenemos a observar hay negocios de medias y zapatos, de fiambres y carnes, obreros trabajando en el tejado de una construcción, y por una ventana hasta podemos espiar una clase con el profesor y sus alumnos al tiempo que un grupo de mujeres baila en plena calle una ronda feliz.  

C:\Users\Alba\Documents\Documents\FNF\Vision Liberal\14 Los efectos del mal gobierno\Lorenzetti_Ambrogio_1337.jpg

A la derecha, en el campo, las plantaciones reflejan en simultáneo los tiempos de siembras y cosechas, los campesinos se dirigen al mercado con sus burros cargados y animales para la venta. Y una hermosa mujer desnuda (extrañísimo elemento en el contexto del arte gótico) apenas cubierta con un púdico velo, sobrevuela la imagen como símbolo de la seguridad. 

Pero parafraseando a Bastiat, no sólo es importante lo que se ve, sino también lo que no se ve. Porque no vemos a un buen gobierno recaudando impuestos, haciendo obras públicas, imponiendo decretos, o repartiendo dádivas. El buen gobierno “no aparece” en escena. Desde su “alegoría” de la pared de al lado, se ha limitado a crear las condiciones para que todo esto suceda.

Así pues, en definitiva, esta “atracción turística” del Ayuntamiento sienés no es sólo el primer fresco de temática secular a gran escala de finales del gótico italiano sino que es, además, toda una lección de política que sin dudas trasciende a sus destinatarios originales, los nueve miembros rotativos del Consejo de la República de Siena.  Tal vez sería hora de reproducir estos frescos en unos cuantos Ayuntamientos …

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
0 Comentario

Dejar una respuesta