Los derechos van por un lado y el Estado por otro: son asuntos separados

Los derechos van por un lado y el Estado por otro: son asuntos separados

Los derechos y el estado: asunto separado


La discusión de la viabilidad del anarquismo va tomando relevancia en la discusión política. Las preguntas usuales son ¿Cómo se generaría una estructura en tu mundo o como se resolveria ‘’x’’ problema?. Lo cierto es que a lo largo de la historia hasta la actualidad, los seres humanos a través de los órdenes espontáneos generados por libre interacción e intercambio, han logrado evolucionar a tal punto que la existencia del aparato estatal comienza a ser discutida (más por sus errores que por sus aciertos).

Aunque la discusión a mi parecer no debe ir en ‘’Estado sí o estado no’’ porque es una discusión absurda dado que la aceptación hacia el ente estatal parece ser casi absoluta 1 no debe ser esta nuestra propuesta a la hora del debate sino ‘’si yo no aceptó la existencia del estado ¿Por que no puedo desligarme de él?

O sea, si yo decido desligarme, asumiendo todas las consecuencias de mis actos ¿por qué no podría convivir en mi propia comunidad en un territorio independiente de los gobiernos?

El estado es el ente que garantiza la esclavitud del hombre por el hombre. Podemos decir que la evolución del sistema democrático a través del ‘’sufragio’’ no es más que una evolución de la esclavitud ya que un hombre no es menos esclavo porque se le permita
elegir un nuevo amor tras un período de tiempo2. Y si le agregamos la evolución de los gobiernos que han aprendido a manejar al estado como un aparato de coacción donec aliter, terminan de romper esas leyes naturales como las enmarca M.Bakunin: “entendemos a las leyes naturales como leyes no impuestas autoritariamente sino inmanente a las cosas, las relaciones y las situaciones cuyo desarrollo natural es expresado por esas leyes”3.
Pero cuando nos referimos a derechos, me atrevo a usar un término de la filósofa Ayn Rand donde concibe a los derechos como a la acción de obrar libremente. Significa que un hombre está libre de toda compulsión física, coerción o interferencia por parte de otros4
Entonces si tomamos la referencia de los derechos (negativos) como un acto y consecuencia de estar libre de coacción para obrar libremente, deberíamos preguntarnos el porqué las personas han aceptado que este ente externo, omnipotente e infalible les brinde aun con fallas todas sus necesidades. Los gobiernos entienden muy bien lo que hacen, conocen cada de las cosas de las que estamos hablando y obran con conciencia de las consecuencias que pueden llegar a provocar.

Existen muchos planes detrás de los derechos positivos como por ejemplo: La redistribución de los ingresos y la igualdad. Las minorías han ido ganando terreno en pos de conseguir una sociedad más justa y equitativa y los gobiernos toman noción de ello.

Les conceden subsidios, beneficios y toda clase de normas solamente para su propio beneficio colectivizado. Alguien que ya había visto este problema era Yale Brozen cuando nos referimos a la desigualdad es cuanto menos se esfuerce el estado en utilizar el poder para reducir la desigualdad en la redistribución del ingreso, más pronto disminuirá.

Y el mismo ejemplo podemos tomar con las leyes. Friedrich Von Hayek en derecho, legislación y libertad intentó demostrar que mediante la the rule of law una eficacia en la convivencia e igualdad ante la ley pero si los procesos evolutivos del derecho se embarcaron en llegar al derecho positivo, no podemos esperar a que aun tomando la propuesta de Hayek, las consecuencias serían las mismas o peores.

Y cuando nos referimos a derechos no solo debemos afrontarlos desde el pedido de las minorías sino también de los servicios que otorga el estado. En el liberalismo clásico o los minarquistas, con sus mejores intenciones, intentan demostrar que bajando el tamaño del estado alcanzan los recursos para satisfacer los servicios básicos a su población. Pero los minarquistas y los liberales no pueden responder el porqué debemos socializar determinados servicios (¿¿esenciales??).

El término servicios públicos carece de contenido y es poco potable ya que al no tener cálculo económico, desconocen cómo el estado puede comprobar la eficacia y calidad de los servicios. ¿Cuánto va a costar cada paciente? ¿Cuántos insumos necesitamos? ¿Cuántas patrullas deben circular o cuántos policías debe haber por territorio? ¿Qué tipo de educación debemos brindar? ¿Cuánto debe cobrar un profesor? Todas estas preguntas son tan importantes para defender hasta el mínimo de estado.
El anarquismo como corolario del mercado libre podría defenderse dejando que el ambiente privado se encargue bajo los vacíos que dejen sus competidores. Podemos definir que la viabilidad política y social del anarquismo encaja perfectamente con el ensayo de Hayek sobre ‘’La competencia como método de descubrimiento’’ dado que existiría un margen de información previa, los recursos se utilizan de forma eficiente garantizando la satisfacción de los servicios antes mencionados

Referencias

1 Tomando en cuenta todo el poderío estatal en la educación, no debemos hacernos los sorprendidos
de que la población tenga al menos una concepción del estado de manera positiva y que su
resentimiento solo pase por los llamados mal gobiernos.

2 Lysander Spooner

3 Mijail Bakunin- Escritos de filosofía política- El sistema anarquista- PP-8.

4 Ayn Rand- La virtud del egoísmo- Los derechos del hombre-PP-133.

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
0 Comentario

Dejar una respuesta