Leer el Manifiesto Comunista de Marx en una Apple, la mejor prueba de que sus ideas fracasaron

Leí el «Manifiesto Comunista» por primera vez. Esto fue lo que aprendí sobre Karl Marx

(Por Daniel Kowalski*) La Apple Book Store tiene una gran cantidad de libros electrónicos clásicos que pueden descargarse gratuitamente con opciones que van desde los seis volúmenes de La decadencia y caída del Imperio Romano de Edward Gibbon hasta The Federalistas Papers. Un título que he descubierto recientemente en su biblioteca gratuita es «El Manifiesto Comunista». Descrito como un panfleto y no como un libro, con 67 páginas es una lectura rápida que carece de mucha sustancia.

A algunos historiadores les gusta hacer de abogado del diablo cuando se trata de Karl Marx -el autor de la obra- y de cómo se ejecutó el comunismo durante el siglo XX. Su argumento es que si Marx estuviera vivo cuando se formó la Unión Soviética, habría renegado de ella y afirmado que no era lo que él había previsto. He oído muchos argumentos y hechos que denuncian el comunismo y demuestran que es una ideología fracasada con consecuencias desastrosas cuando se pone en práctica, pero nunca había leído la fuente original de esta ideología, así que quizás los historiadores apologistas tenían algo de razón.

El Diccionario Oxford define un manifiesto como «una declaración pública de política y objetivos».

El Manifiesto Comunista es muy vago en este sentido. Los lectores ni siquiera reciben un resumen claro de la creencia del comunismo hasta la página 29, que es «la abolición de toda propiedad privada». No hay instrucciones sobre cómo debe organizarse y administrarse esto, simplemente debe ocurrir, aunque requiera la fuerza bruta. Y nadie debería atreverse a quejarse porque los capitalistas burgueses sólo reciben su merecido, y si eres parte del proletariado tus posesiones son escasas y las habrías perdido de todos modos porque el capitalismo acabará arruinándote.

En las 67 páginas del manifiesto, sólo dos están dedicadas a enumerar cuáles serían las políticas de los comunistas. Las políticas, enumeradas en 10 puntos, son la abolición de la propiedad de la tierra, fuertes impuestos hasta el punto de paralizar la riqueza individual, abolición del derecho de herencia, confiscación de la propiedad de todos los emigrantes y rebeldes (destruir a los que no estén de acuerdo contigo), bancos nacionalizados, centralización de todas las comunicaciones y transportes al Estado, que el Estado sea dueño de todos los medios de producción para la industria y la agricultura, establecimiento de ejércitos de trabajadores, abolición gradual de la distinción de ciudades y pueblos (reasentamiento forzoso), y educación gratuita.

Dos páginas es poco para definir lo que debe ser un sistema de gobierno, pero estas políticas se incorporaron en la Rusia soviética y en la República Popular China tras las exitosas revoluciones comunistas de ambos países. La Unión Soviética se convirtió en una superpotencia y luego se derrumbó por la ineficacia del comunismo; el Partido Comunista Chino sigue existiendo hoy en día porque sus líderes abandonaron en gran medida las políticas marxistas en favor de las reformas de mercado.

Pero el efecto más duradero de la puesta en práctica de la teoría comunista es un número de muertos de entre 55 y 95 millones de personas.

La sección 1 del Manifiesto Comunista se llama «Burgueses y Proletarios». La tesis principal de esta parte es que la civilización humana ha visto históricamente el conflicto de clases entre una clase dominante y todos los demás que están bajo su mando, ya sean los señores y los siervos en el feudalismo o los patricios y los plebeyos en el Imperio Romano. Marx define el conflicto de clases de su época como el de los burgueses (comerciantes, dueños de negocios, empresarios, capitalistas y la nueva clase media) y el del proletariado (aquellos que no poseen mucho y su única forma de ganar dinero es vender su trabajo). La única forma de acabar con este conflicto es una revolución que haga que todos formen parte de una única clase, el proletariado. Marx también reconoce a la aristocracia, una clase vista como enemiga de los burgueses que está alterando las viejas formas de la sociedad.

Según el Manifiesto, muchos miembros del proletariado de la época del siglo XIX descienden de artesanos que se ganaban la vida decentemente durante la Edad Media, pero ahora sus familias se ven obligadas a empobrecerse porque las fábricas modernas están creando lo que antes hacían a mayor escala y luego lo venden a un precio más barato. Lo que antes requería una mano de obra calificada, ahora se sustituye por alguien que puede manejar una simple máquina a un precio más bajo, mientras que las habilidades del antiguo artesano se vuelven obsoletas.

Para dar a Marx el beneficio de la duda, lo que lamentaba era un proceso que hoy se conoce como «destrucción creativa«, que no se reconoció formalmente hasta el siglo XX, cuando el economista Joseph Schumpeter acuñó el término para el proceso. A medida que los individuos de una economía crean nuevas innovaciones, los procesos de producción se vuelven más eficientes, lo que permite que los recursos recién liberados se apliquen a nuevas áreas, lo que a su vez genera crecimiento económico para toda la sociedad. Un buen ejemplo de esto es cómo la industria del automóvil a principios del siglo XX desplazó a la industria de los carros de caballos.

La mayor laguna en el pensamiento de Marx es que, mientras se lamenta de que el zapatero promedio ya no disfruta de su antiguo nivel de vida, las fábricas han hecho que los zapatos sean más asequibles para toda la sociedad. Gracias a la producción en masa, los zapatos que antes le costaban a algunas personas el salario de un año podían comprárselos con el salario de una semana; y ahora, en los tiempos modernos, con los beneficios del libre comercio y la especialización, un trabajador estadounidense típico puede conseguir un par de zapatos decentes por una o dos horas de trabajo.

La innovación es una fuerza ampliamente positiva en la economía. Mientras que algunas personas pierden en el proceso porque sus habilidades se vuelven obsoletas, nuevos puestos de trabajo con nuevas habilidades y oportunidades surgen en su lugar y el nivel de vida general aumenta con ello. Negar esta verdad y negarse a considerar lo que se puede ganar en el futuro porque algo se perdió en el pasado es el signo revelador de lo que Henry Hazlitt definió como un mal economista.

Como economista, a Marx le faltó visión para ver el futuro y en qué lo convertiría la revolución industrial. Justo antes de la caída de la Unión Soviética, el 20% de su población vivía en la pobreza a pesar de más de 70 años de comunismo. Tras la caída de la Unión Soviética, lo que se conocía como el Segundo Mundo (países aliados de Moscú) se derrumbó y muchos gobiernos abrazaron el libre mercado. En 1990, el 36% de la población mundial vivía en condiciones de extrema pobreza, en 2015 esa cifra se redujo al 12%. El comunismo y los gobiernos centralizados de arriba-abajo no fueron los responsables de esa reducción, sino el capitalismo.

Marx murió hace casi 150 años. En los años transcurridos desde su muerte, hemos visto que sus críticas al capitalismo han sido desmentidas a medida que la clase media ha crecido y el nivel de vida ha aumentado en todo el mundo. Por otra parte, las limitadas ideas de Marx han fracasado una y otra vez.

Pero, por alguna razón, muchos intelectuales modernos lo consideran un genio incomprendido, a pesar de todas las pruebas que demuestran lo contrario.

Fuente: La Fundación para la Educación Económica

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
0 Comentario

Dejar una respuesta