¿Las islas están indefensas frente al aumento del nivel del mar?

Un temor repetido –y un asunto caliente en la política– en la conversación sobre el cambio climático es la difícil situación de las pequeñas naciones insulares. Cuando las cumbres climáticas de las Naciones Unidas se llevan a cabo, estas naciones, que consisten en islas y atolones apenas a unos pocos pies sobre el nivel del mar, son, como un reloj, víctimas de un océano que invade constantemente. 

Debido a que los aumentos del nivel del agua del mar se han acelerado en las últimas décadas y las islas de baja altitud son supuestamente las más vulnerables, esperaríamos que al menos algunas de ellas hayan perdido área de tierra en el mar. Incluso los corredores del mercado de valores anuncian fondos inmobiliarios utilizando la vieja broma de Twain, condimentada para una era moderna con afirmaciones de que debido a que la superficie terrestre se está reduciendo a medida que aumenta el nivel del mar, la tierra restante se volverá más valiosa. 

En 2019, el consejo editorial del Washington Post advirtió que el rápido derretimiento de los glaciares podría conducir a un aumento de seis pies y medio en el nivel del mar para el 2100: “Eso inundaría aproximadamente tanto territorio como el que contiene a toda Europa Occidental y dejaría a 187 millones de personas sin hogar”. 

En medio de la pandemia, la revista New York Times también sacó a relucir la extraordinaria afirmación de que la Gran Migración Climática ya había comenzado, estimando que 150 millones de personas serían “desplazadas de sus hogares solo por el aumento del nivel del mar para 2050”.

En un artículo sobre la capa de hielo de la Antártida a principios de este año, National Geographic concluyó que “dos pies [de aumento del nivel del mar] sumergirían gran parte de las Maldivas y otras pequeñas naciones insulares”. 

Historias como estas tienen mucho sentido: las islas de baja altitud en los océanos Pacífico e Índico son pequeñas y dispersas, con costas largas y poco profundas, y la mayoría de las viviendas se encuentra a solo unos pies sobre el nivel del mar. Con un aumento del nivel del mar de incluso unos pocos milímetros al año, las olas eventualmente inundarían el suelo en el que viven los habitantes de estas naciones en desarrollo. Sin tierras altas a las que retirarse, una avalancha de “refugiados climáticos” parece inevitable. 

Sin embargo, esa historia está incompleta. 

En primer lugar, sabemos que el nivel del mar está aumentando entre 3 y 3,6 milímetros por año, en lugar de la tasa descontrolada de 25 milímetros implícita en la cifra de 6,5 pies de arriba. Además, el artículo científico original que llegaba a 187 millones de refugiados asumía explícitamente que el resultado carecía de cualquier tipo de comportamiento adaptativo. Enterrado en una parte del documento que los consejos editoriales, los defensores del clima y los legisladores probablemente no leyeron, estaba la evaluación mucho más sobria:

Suponiendo que no haya adaptación o que falle, esta exposición se traduce en impactos catastróficos con decenas de millones o incluso más personas que se convierten en refugiados ambientales debido al aumento del nivel del mar. 

Por el contrario, una respuesta de protección sugiere que la mayoría de la población amenazada estaría protegida, y la principal consecuencia de un gran aumento del nivel del mar es una mayor inversión en infraestructura de protección. Este análisis muestra que es incorrecto suponer automáticamente un desplazamiento de la población a escala global debido a un gran aumento en el nivel del mar, y las poblaciones costeras pueden tener más opciones de las que generalmente se supone.

Los autores plantearon la hipótesis de que el resultado más probable del aumento gradual del nivel del mar no serían millones de refugiados indigentes y sin hogar, sino un aumento del gasto en infraestructura de protección

En las últimas décadas, la realidad ha pintado un panorama muy diferente de las afirmaciones desesperadas que se ven en los principales medios de comunicación y en las conferencias sobre el clima. Hablando globalmente, el mundo está reclamando más área de los océanos de lo que tragan las mareas crecientes. Como escribe Matt Ridley, miembro del consejo asesor de HumanProgress.org:

“Países como los Países Bajos y Vietnam demuestran que es posible ganar terreno al mar incluso en un mundo donde el nivel del mar está aumentando. La superficie terrestre del planeta en realidad está aumentando, no disminuyendo, gracias a la sedimentación y la recuperación” 

Desde 1980, el nivel global del mar ha aumentado unos 100 mm, pero las islas de baja altitud y los atolones de Tuvalu han aumentado de tamaño. Según un estudio de la Universidad de Auckland, cientos de islas en el Pacífico están acumulando suficientes sedimentos para aumentar la superficie terrestre incluso cuando el aumento del nivel del mar amenaza la región. El foco del estudio, Jeh Island, (una de las Islas Marshall, que se considera habitualmente como “en mayor riesgo de desaparecer debido al aumento del nivel del mar”) creció un 13% en los últimos 80 años. 

Y la isla de Jeh no parece ser una excepción: según uno de los autores del estudio, Paul Kench, la mayoría de las islas que se estudiaron ganaron área de tierra o se mantuvieron igual, con solo un décimo de estas experimentando una reducción.

Otra nación insular en riesgo por el aumento del nivel del mar es Maldivas, que en la década de 1990 comenzó a construir la isla de Hulhumalé, de 2 kilómetros cuadrados, extrayendo arena del lecho marino. Desde entonces, la isla ha duplicado su tamaño, convirtiéndose en la cuarta isla más grande de las Maldivas con 50.000 habitantes. Los cambios en las islas principales de Maldivas en los últimos 20 años son nada menos que asombrosos, con el ingenio humano recuperando la tierra del mar en lugar de ser inundados pasivamente por un lento aumento del nivel del mar. 

Una encuesta académica de islas de baja altitud en los océanos Pacífico e índico concluyó:

En las últimas décadas, las islas atolones no mostraron signos generalizados de desestabilización física frente al aumento del nivel del mar. Un nuevo análisis de los datos disponibles, que cubren 30 atolones del Océano Pacífico e Índico, incluidas 709 islas, revela que ningún atolón perdió área terrestre

Al igual que otros lugares de la Tierra que están al lado de un océano ingobernable, como los Países Bajos, “la recuperación de tierra se ha convertido en un simple hecho de la vida en Maldivas”, informó la serie The World of Tomorrow de la BBC. Los seres humanos no son observadores pasivos de un clima cambiante, sino participantes activos en el montaje de sus defensas, la configuración de su entorno y la domesticación de una naturaleza que no es naturalmente agradable. 

Por extraño que parezca, hemos estado aquí antes. La Associated Press publicó una historia en junio de 1989 en la que Noel Brown, del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, le dio a la humanidad una ventana de 10 años para resolver el problema de los gases de efecto invernadero.

Brown concluyó que “los refugiados ecológicos se convertirán en una gran preocupación”. No lo fueron, y la revista New York Times, en cambio, comenzó a escribir sobre otra migración climática inminente que tendría lugar dentro de 20 años (es decir, después de que se suponía que habría terminado). Contrariamente al comentario catastrofista de Brown, ninguna nación insular ha sido cubierta por el océano. 

A medida que el calentamiento derrita los casquetes polares, los niveles de los océanos aumentarán hasta un metro, lo suficiente como para cubrir las Maldivas y otras naciones insulares planas … Las regiones costeras se inundarán; una sexta parte de Bangladesh podría inundarse, desplazando a una cuarta parte de sus 90 millones de habitantes

Si las suposiciones teóricas y los resultados de un modelo indican un cambio devastador en una dirección, pero la realidad produce un cambio en la dirección opuesta, es necesario revisar una parte de esa teoría y la suposición del modelo. En cierto sentido estático, las islas bajas podrían ser las áreas más amenazadas por el cambio climático porque son vulnerables al aumento del nivel del mar. Pero eso también hace que las personas que viven en esas islas estén muy sintonizadas con la realidad y ansiosas por contrarrestar de manera práctica una amenaza tan predecible para sus vidas y hogares. 

Las soluciones, tanto naturales como hechas por el hombre, no tienen escasez de problemas. La recuperación de tierras puede perturbar los ecosistemas oceánicos y, aunque muchas islas de atolones están creciendo, el aumento del nivel del mar aún amenaza sus recursos de agua dulce y saneamiento. Pero estos problemas tienen solución y son mucho menos graves que los escenarios existenciales promovidos tan agresivamente. 

A pesar del aumento gradual del nivel del mar, las naciones insulares más bajas del planeta están creciendo: se están adaptando al aumento del nivel del mar y superando los cambios que les presenta su entorno natural.

Fuente: ElCato.org

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
0 Comentario

Dejar una respuesta