Emocracia: la subjetiva dictadura de los “políticamente correctos”

El avance de los oprimidos

La sociedad argentina está pasando por una crisis intelectual muy importante en estos últimos años. La cultura de la Cancelación esta dominando la opinión pública y más allá de esto, no nos damos cuenta del peligro que estamos atravesando. Sin darnos cuenta, estamos cayendo ante una cultura basada en el victimismo, la culpa y la venganza. Los siguientes términos (basados en la ética marxista) como: conciencia de clase, empatía (me gustaría aclarar porqué utilizo esta palabra más adelante), discurso de odio e insultos que utilizan para desprestigiar a aquellos que no estén de acuerdo con su relato. Esto tiene nombre y apellido y se llama corrección política

a man with a lump in my language symbol of censorship dyslexia difficulty in expressing

Por corrección política entiendo que:  es una práctica que busca censurar, desprestigiar, destruir y perseguir personas, grupos e instituciones que no se ajusten a un discurso ideológico que presenta a la civilización occidental como opresiva  y que discrimina de forma sistemática a las minorías.

Esta Emocracia (dictadura de los sentimientos donde solo cuenta la realidad subjetiva de estas minorías) clasifica en tribus/comunas en función de la forma física, clase social y género en busca de dividir a la población sin reconocer antes al individuo que está al frente.  Ya vimos a partidos políticos de izquierda militar (sí, en Argentina) luchas como: Black Lives Matter, feminismo, separación de Iglesia y Estado, etc.

Estas ideas antiliberales han llevado al Estado (con mucha ayuda de la opinión pública) a darles privilegios como: subsidios, dominio de la educación estatal y ventajas judiciales. Quiero insertar aquí una cita de Ayn Rand: “la crisis mundial actual es una crisis moral; y nada, excepto una revolución moral puede solucionarla” (Capitalismo, el ideal desconocido). La crisis es totalmente moral; estos sujetos se adueñaron de la moral y buscan hacer un todo a nada.

El avance de los oprimidos, resentidos, irresponsables de baja autoestima que buscan quitarse la mochila de la realidad y hacer que el mundo se adapte a ellos y llevarse todo por delante para buscar su venganza. Sí, suena exagerado pero sino miren los medios de comunicación, miren a sus amigos que tienen miedo de criticar/opinar sobre las acciones revolucionarias que toman estos grupos que buscan justicia. La palabra empatía está siendo banalizada de tal manera que puede servir para justificar asesinatos, robos y corrupción porque son actos de una justicia histórica que debe ser devuelta a los oprimidos.

Podríamos decir que Karl Marx sigue conquistando los corazones de aquellas personas que no pueden encontrar su lugar en el mundo, donde de ser necesario, logra esquivar el debate e imponer su dogma de una manera simpática que disfraza todo el autoritarismo que hay por detrás.

Nietzsche da en el blanco acerca de estas personas que buscan en la colectividad un pequeño mimo al alma: “cuando un hombre se vuelve altruista, quiere decir que está perdiendo. En vez de decir ingenuamente: ‘’yo ya no sirvo para nada’’ dice la mentira moral por la boca del decadente ‘’nada vale nada’’- la vida no vale nada-” (El ocaso de los ídolos).

Sabemos que la realidad siempre sale perdiendo con las utopías que ofrecen grandes oradores y filósofos que perduraron en el tiempo para acobijar a esas personas que en su mente se sienten pequeñas en este mundo tan grande. Por eso, los que defendemos las ideas de la libertad tenemos que estar listos y preparados para enfrentar estas otras ideas tóxicas e invasivas que tarde o temprano dominarán la opinión pública, si no hacemos nada tendremos menos debate, menos libertad y estaremos invadidos por aquellos que estarán felices en su dictadura.

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
2 Comentarios

Dejar una respuesta