El avance ante la justicia, el feudalismo y la Argentina que cruje

La Argentina cruje. Agobiada por los atropellos a la justicia, los avances ante la Corte, el feudalismo que emana de algunas provincias enquistadas en el poder agobian las instituciones y las hace tambalear. Roberto Cachanosky, en su espacio Informe Económico que transmite todos los jueves por Radio Cultura.

En su última emisión, junto a Ricardo Rojas, Constanza Mazzina y Alejandro Gómez debatieron acaloradamente sobre qué poder tiene el kirchnerismo para avanzar sobre la justicia. Cuál es el objetivo de la reforma judicial que impulsa el gobierno. Y terminaron definiendo la famosa “grieta”, esa cicatriz política que define a la Argentina.

El jurista Ricardo Rojas enfatizó sobre los riesgos del kirchnerismo de avanzar sobre la justicia:” Cuando Cristina terminó su gobierno anterior intentó llevar por delante el poder judicial y no lo pudo hacer. Ella tiene una cuestión personal contra el poder judicial y desde el primer momento, el gobierno retomó ese ataque”.

Sobre los riesgos de lograrlo, Rojas recordó que “en la dictadura de la región hay dos puntos para tomar el poder: la reforma de la Constitución y la anulación del poder judicial, última defensa de las personas frente al avance del Estado. Este gobierno va directamente sobre eso”.

Coincidió Mazzina quien vislumbra en este ataque a las instituciones una definición de poder tal cual lo concibe el peronismo. Y se pregunta:

“Más allá de debilitar la República, me pregunto qué está buscando el kirchnerismo? ¿Cuál es el objetivo último: perpetuarse en el poder o conseguir la impunidad? El plan de Cristina avanza sobre las instituciones.

El “transfuguismo”, el panquequismo y otros vuelcos de la política contribuirán o no a concretar ese avance: “nosotros salimos con las banderas y ellos con las piedras, así es difícil”, sintetiza para definir su pesimismo sobre las instituciones.

“El peronismo en general ha hecho todo lo posible por destruir el Estado de derecho en nuestro país”, concluyó.

El historiador Alejandro Gómez aportó contexto histórico a este avance sobre el poder judicial: “

“El liberalismo lo que hizo fue poner límites al poder absoluto a través de la división de poderes. Lo contrario a lo que se está haciendo hoy, que se intenta aniquilar el poder independiente”.

Y advierte un riesgo asumido frente a la anulación del poder judicial: “La vuelta atrás al ataque de la justicia debe ser violenta. Es crucial para prestar atención porque a la mayoría de nosotros nos interesa vivir mejor, esquivar la inflación pero mientras esto pasa ellos avanzan con estas cuestiones. Y como le dan marco de “institucionalidad” (así, entre comillas) confunden, porque en realidad son todos amigos y primos entre ellos”.

Escucha el programa completo

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
0 Comentario

Dejar una respuesta