Desarmando el manual de zonceras que deformó la historia argentina

Frases hechas que se transformaron en dogmas y que se repiten hasta perder todo el significado. Ese fue el eje que eligió Roberto Cachanosky para hablar de la Argentina que fue, la que es y la que pudo ser. El primer programa de julio de Informe Económico sentó en la misma mesa (virtual, obvio) a Alfredo Irigoin, Ricardo López Gottig y Alejandro Gómez.

El primero de ellos inició una serie de tuit bajo la leyenda “perlas de la argentina pastoril”, una forma de desenmascarar las frases históricas sin rigor científico, aquellas que deformaron la historia. La matriz donde se fraguó el populismo que hace hincapie en que la Argentina era básicamente pastoril hasta que en la década del ’30 o ’40 aparecieron las políticas públicas “salvadoras”. Ricardo López Gottig aportó también como dato representativo que en la década del 20 los salarios de los argentinos estaban entre los más altos del mundo

“El fracaso de la Argentina es extraordinario, en el sentido que es único”, define Irigoin. El debate es preguntarnos qué nos pasó”, concluye. Para Roberto Cachanosky, la historia debería dividirse en “antes de Caseros y después de Caseros”.

Alejandro Gómez parafraseó a Armando Ribas, quien decía: “si la riqueza de la Argentina depende de la Pampa Húmeda, parece que en la década del ’30 dejó de llover”. Y agregó: “Si tomamos los años de 1916 a 1930, que son años de extraordinario crecimiento, cómo no se les ocurre a los radicales hacer referencia a eso. Quedaron entrampados en el discurso peronista que vino después”, señaló.

Los prejuicios que se forjaron en el discurso populista fueron perpetúandose en el tiempo y en la historia. Transforman una imagen, como un espejo deformante, que alteró los hechos.

Interesante diálogo que podes escuchar completo acá

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
0 Comentario

Dejar una respuesta