China vigila al mundo a través de TikTok: ¿prohibir la app es la solución?

Para millones de personas en Estados Unidos y en todo el mundo, TikTok se ha convertido en la última moda. Crear tus propios videos y compartirlos con otros nunca ha sido tan fácil. Creadores de contenidos que hace unos meses eran completamente desconocidos se han convertido en superestrellas, y tanto ellos como sus fans están disfrutando cada minuto.

Pero no todos están contentos.

En una carta enviada el 24 de junio a los directores generales de Google y Apple, el comisario de la FCC Brendan Carr expresó su profunda preocupación por la plataforma e instó a las empresas a retirar la aplicación de sus tiendas.

TikTok no es lo que parece superficialmente“, escribió. “No es sólo una aplicación para compartir videos divertidos o memes. Esa es la piel de cordero. En el fondo, TikTok funciona como una sofisticada herramienta de vigilancia que cosecha grandes cantidades de datos personales y sensibles”.

Es un lenguaje fuerte, pero Carr cree que tiene pruebas que lo respaldan. Cita un “nuevo y alarmante informe” que afirma que los datos sensibles recogidos por TikTok están siendo accedidos por la empresa matriz de TikTokByteDance, la cual tiene su sede en Pekín.

Todo se ve en China”, dijo un funcionario de TikTok en una grabación filtrada.

Está claro que TikTok supone un riesgo inaceptable para la seguridad nacional debido a que su amplia recolección de datos se combina con el acceso aparentemente sin control de Pekín a esos datos sensibles“, continuó Carr.

Concluyó solicitando una carta de respuesta de ambas empresas explicando cómo pueden justificar el mantenimiento de TikTok en sus tiendas cuando, en su opinión, la plataforma ha violado claramente las propias políticas de las tiendas de aplicaciones de Google y Apple en relación con la privacidad de los datos.

En una parte de la carta, Carr hace una declaración digna de ser mencionada sobre el probable propósito de la recopilación de datos.

TikTok recoge todo, desde historiales de búsqueda y navegación hasta patrones de pulsación de teclas e identificadores biométricos, incluyendo las huellas faciales… La lista de datos personales y sensibles que recoge continúa. Sin embargo, esto no debería ser una sorpresa. Dentro de sus propias fronteras, [China] ha desarrollado algunas de las capacidades de vigilancia más invasivas y omnipresentes del mundo para mantener el control autoritario”.

La preocupación de Carr por las capacidades de vigilancia de China es loable, pero la idea de que el gobierno de EE.UU. realmente se preocupa por la privacidad de los datos es un poco demasiado. Claro, los Estados Unidos probablemente no son tan malos como China en esto, pero esto todavía se siente un poco como la olla llamando a la tetera negra. ¿Recuerdan a Snowden? ¿Realmente crees que el gobierno estadounidense dejó de recopilar datos ilegalmente después de que él expusiera sus prácticas de vigilancia en 2013?

Sí, yo tampoco.

Naturalmente, la carta de Carr ha reavivado el debate sobre si el gobierno estadounidense debería prohibir TikTok. El presidente Donald Trump trató de prohibir la plataforma con un par de órdenes ejecutivas en 2020, pero un grupo de creadores de contenido de TikTok consiguieron una orden judicial ese mismo año que impedía que la prohibición entrara en vigor.

La prohibición de Trump fue revocada por la administración de Biden en junio de 2021 y el gobierno ha estado llevando a cabo una revisión de seguridad nacional de la aplicación desde entonces.

Sin duda, la idea de que el Partido Comunista Chino (PCC) pueda acceder a los datos sin permiso es muy preocupante y es algo que deberíamos tomar en serio. Pero la cuestión no es si el PCCh está actuando moralmente (no lo está) o si representa una amenaza (lo hace). La cuestión es si los estadounidenses tienen derecho a utilizar la aplicación a pesar de los riesgos para la privacidad.

La respuesta aquí debería ser un rotundo sí.

Una prohibición de TikTok sería una flagrante violación de las libertades civiles. El gobierno no tiene por qué decirle a la gente qué aplicaciones pueden tener en sus teléfonos. Si los individuos quieren correr el riesgo de exponer sus datos al PCC, esa debería ser su elección.

El problema con el argumento de la “seguridad nacional” es que es increíblemente difícil cuantificar las amenazas de manera objetiva. ¿Qué es exactamente lo que está en juego? ¿Qué se pondrá en peligro si el PCC tiene acceso a estos datos? Simplemente no lo sabemos. Lo que sí sabemos es que la excusa de la “seguridad nacional” se esgrime mucho, y es una forma conveniente de apaciguar a las masas que, de otro modo, podrían protestar por la creciente violación de sus libertades.

Dicho esto, hay una razón más fundamental por la que apelar a la seguridad nacional para justificar la prohibición de TikTok no tiene sentido.

La seguridad nacional no es un fin en sí mismo. Es un medio para la seguridad personal. El objetivo de “defender la nación” es defender a los individuos dentro de la nación. Más concretamente, se trata de defender los derechos y libertades de los individuos dentro de la nación de los extranjeros que, de otro modo, violarían esos derechos.

El problema es que, en su afán por defender la llamada seguridad nacional, nuestros señores paternalistas parecen perfectamente dispuestos a comprometer la libertad personal de millones de estadounidenses, es decir, su derecho a acceder a las plataformas de su elección sin interferencias coercitivas.

¿Ves el problema?

El objetivo de la seguridad nacional es defender a las personas de las violaciones de su libertad. Por lo tanto, no tiene ningún sentido violar la libertad en nombre de su protección. Sin embargo, eso es exactamente lo que pretende hacer la prohibición de TikTok.

En resumen, al prohibir TikTok, nuestros gobernantes encarnarían el mismo autoritarismo del que dicen defendernos.

Y eso es más que irónico.

Fuente: Fee.org

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
0 Comentario

Dejar una respuesta