La lección que dejó Texas: petróleo, libertad económica y prosperidad

No caben dudas que el descubrimiento del  yacimiento no convencional Vaca Muerta, marcó un antes y después en la historia económica de la Provincia de Neuquén.  Puntualmente la provincia  se posiciona ante una oportunidad compuesta de dos desafíos estratégicos trascendentales. El primero hace referencia a diversificación de la “matriz productiva”, con el objetivo de morigerar la dependencia de los ingresos hidrocarburíferos. La gran mayoría del arco político local sostiene que es el Estado el que logrará tal cometido, consideran que la planificación del desarrollo económico se debe realizar a través de institutos autárquicos o consejos de planificación, direccionando en forma conjunta el proceso productivo. Esta fue la idea estratégica aplicada ante el boom de recursos provenientes por la explotación de yacimientos de antaño, lamentablemente la diversificación tan anhelada nunca llegó.

El otro desafío es la atracción de inversión extranjera directa, que conviertan los potenciales recursos naturales en riqueza y así poder lograr el primer objetivo. Marcamos potencial porque erróneamente existe la idea de que como consecuencia de que Neuquén tiene petróleo, gas y agua en abundancia somos una provincia rica, pero la riqueza no es tal, éstos son sólo recursos naturales.

En realidad, sólo el trabajo y el capital transforman los recursos naturales en riqueza. Y el capital, es decir las inversiones en gran magnitud, observan en gran medida la calidad institucional[i] es decir las reglas de juego a la hora de invertir. Si tomamos los casos de Texas y Neuquén, no es la similitud en la geología de los yacimientos de Permian y Vaca Muerta, lo que nos va a convertir en Texas, sino la reglas de juego en la que se desenvuelve la actividad empresarial.

Texas es uno de los grandes productores mundiales de petróleo y gas, pero este sector representa tan sólo el 13% de su Producto Bruto Geográfico, que asciende en su totalidad a unos u$s 1.630,1 billones, ubicándose en el segundo lugar entre los PBG más grandes de EE. UU. El estado de Texas en el 2018 mostró un ingreso per cápita de 59.674 dólares. Para tener una idea de la magnitud, el PBI argentino alcanzó en el 2018 la suma de u$s 443.250 mil millones y su ingreso per cápita fue de 9.730 dólares.

La economía de Texas se encuentra totalmente diversificada. Componen su PBG empresas dedicadas a: agricultura y ganadería, tecnologías y sector industrial, aeroespacial, de aviación y defensa; biotecnología y ciencias de la vida y tecnologías de la información e informática entre otras.

Hoy ocupa el segundo lugar en el informe de TechAmerica sobre empleos de tecnología en EE. UU y por 6to año consecutivo lidera el ranking nacional de exportaciones de bienes de alta tecnología.

El 16% de los puestos de trabajo en Texas se explica por la actividad exportadora de sus empresas, siendo el primer estado de los EE. UU, en cuanto a proporción de puestos de trabajo creados por la actividad exportadora del país. El 60% de todas las exportaciones de Texas se dirige países con los cuales EE. UU. tiene acuerdos de libre comercio. Las pymes son muy beneficiadas de estas instituciones de libertad económica. El informe titulado Texas Small Business Profile, 2019, indica que 39.482 compañías exportaron bienes desde Texas. De esas, unas 36.590, es decir el 92.7%, fueron pequeñas firmas, las cuales generaron el 39.3%  del total de las exportaciones. Texas exporto por un monto de U$S 315.9 mil millones.

¿Cómo logro Texas diversificar su economía con altas tasas de crecimiento?

El Fraser Institute de Canadá, ha elaborado dos informes en el que se establece la relación existente entre las instituciones de la libertad económica y diversificación económica y un segundo informe en la cual ejecutivos y gerentes de la industria petrolera mundial analizaron las regiones del mundo con mejor clima de negocios para la inversión en instalaciones de exploración y producción de petróleo y gas.

El primer informe titulado “Libertad económica de Norteamérica”[ii], en el cual se midió la relación entre libertad económica y prosperidad de las 92 regiones de América del Norte, llego a la conclusión de que cuando las políticas de las provincias y los estados regionales, contribuyen y apoyan medidas que potencien la capacidad de los individuos para actuar en la esfera económica sin restricciones innecesarias, se produce el desarrollo económico de estas. El respeto de la libertad de empresa y el derecho de propiedad incentivan la llegada de inversiones que se asignan más eficientemente a sectores menos desarrollados pero que brindan buenas oportunidades de rendimientos, y de esta forma se produce la diversificación económica cuando esto es sostenido en el tiempo. Texas es una de las regiones de EE. UU con mayor libertad económica desde hace décadas.

El otro informe presentado fue la encuesta global de competitividad titulada “Energy Sector Competitiveness”. Esta ubica entre las 10 primeras jurisdicciones a nivel global, a todas regiones de los Estados Unidos, siendo Texas la jurisdicción más atractiva para la inversión en petróleo y gas.

Esta elección fue realizada sobre 80 jurisdicciones que poseen el 53 % de las reservas mundiales probadas de petróleo y gas, y representan el 68 % de la producción mundial.  Este liderazgo se refleja en que Texas aporta a la nación el 40.5% de la producción de Petróleo y el 22 % de la producción de gas durante el 2018 y alberga el 42% de la industria petroquímica Norteamericana.  Sin dudas las  instituciones de Texas, amerita ser un caso de estudio para la Provincia de Neuquén.


[i] Las instituciones, que pueden ser formales o informales, son las reglas de juego que estructuran comportamientos por medio de los incentivos que generan. Las que prevalecen en Estados Unidos, Australia y Canadá orientan la acción de las personas hacia la creación de la riqueza, un empresariado, comportamientos competitivo y entienden el derecho de propiedad como una piedra angular del desarrollo.

[ii] Este índice subnacional, emplea 10 variables para los 92 gobiernos provinciales/estatales de Canadá, los Estados Unidos y México en tres áreas: 1. Gastos gubernamentales; 2. Impuestos; y 3. Libertad del mercado laboral. Cada área se nutre de sus respectivos subíndices.

>Articulo publicado en CCNews

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
1 Comentario

Dejar una respuesta