¿Son útiles las matemáticas para los economistas?

Las matemáticas en la economía

Los argumentos que se han dado en favor de la superioridad del uso de la matemática frente al uso de la prosa para el análisis económico son variados, pero se pueden resumir en que el uso de la matemática hace que el economista sea más riguroso en el planteo de los supuestos y en el razonamiento deductivo.

Grandes economistas se han opuesto al uso de la prosa como L. R. Klein, W. J. Baumol y Joel Franklin

  • “Las contribuciones no matemáticas al análisis económico tienden a ser muchas veces toscas, desalineadas y vagas y la claridad del pensamiento es lo que caracteriza a la economía matemática” (L. R. Klein, 1954).
  • “Una de las ventajas de los métodos matemáticos es que su uso requiere la enumeración explícita de todas las premisas empleadas en el análisis. Las reglas de juego nos impiden insertar supuestos en medio de la argumentación o emplear una premisa que no haya sido enunciada y quizá no haya sido reconocida por nosotros al utilizarla. Hay que admitir que aquí radica una debilidad importante del análisis literario, en el cual es con frecuencia fiel deslizar nuevos supuestos cuando resulten convenientes, para llegar con su ayuda a cualesquiera conclusiones que se desee” (W. J. Baumol, 1977)
  • “El economista entrenado en matemática expone sus conceptos, en promedio, más claramente que el economista no matemático” (Joel Franklin, 1983)

El uso de matemática, requiere, para facilitar las reglas de inferencia, el uso de símbolos, generalmente letras, que representan variables y constantes. Pero las letras sueltas, en general, carecen de significado; por ejemplo, se puede escribir:

C T = C V + C F

Cuyo significado es menos claro que escribir: “El costo total es igual al costo variable más el costo fijo”. Una vez que se conoce el significado de:

C T, C V, y C F

Ambas formas de escribir esta proposición son equivalentes. Sin embargo, para que las dos formas tengan igual capacidad de transmitir a otras personas lo que se quiere decir los símbolos

C T, C V, y C F

Deben ser comprendidos por la misma cantidad de personas que comprenden el significado de los símbolos costo total, costo variable y costo fijo.

Los economistas austriacos, utilizando prosa, han llegado a una formulación y conclusión distintas de los neoclásicos. En rigor el consumidor no maximiza su bienestar cuando la utilidad marginal de la última unidad monetaria gastada es igual a la utilidad marginal del último bien comprado, sino cuando compra inclusive hasta la última unidad cuya utilidad marginal decreciente exceda la utilidad marginal creciente del bien entregado a cambio (por ejemplo, dinero).

La diferencia resulta clara cuando el planteo del problema se hace a partir de un ordenamiento de las utilidades y no de una medición; como las escalas valorativas (subjetivas al individuo). Según Mises:

“Tanto los economistas lógicos como los matemáticos afirman que en ˙última instancia la acción humana apunta al establecimiento de un estado de equilibrio y que lo alcanzaría si cesaran todos los futuros cambios de las condiciones. Pero el economista lógico sabe mucho más que eso. …la muestra cómo las actividades de los empresarios, los promotores y especuladores, ansiosos de lucrar con las discrepancias en la estructura de precios, tienden a erradicar tales discrepancias y a borrar las fuentes de ganancias y pérdidas empresariales. Este proceso termina finalmente en el establecimiento de una economía de uniforme giro. …La introducción de parámetros temporales en las ecuaciones no es una solución. Esto está muy lejos de paliar los defectos fundamentales del método matemático. La afirmación de que todo cambio requiere tiempo y de que el cambio está siempre en la secuencia temporal es simplemente una manera de expresar el hecho de que mientras haya rigidez y ausencia de cambio no hay tiempo. La principal deficiencia de la economía matemática no se encuentra en el hecho de que ignora la secuencia temporal, sino en el de que ignora el funcionamiento del proceso de mercado” (Mises Ludwig Von, 1949)

Al analizar el proceso de Mercado estamos analizando la acción humana y sus implicancias lógicas y esto no es traducible a ecuaciones matemáticas, sino que debe necesariamente ser explicado en palabras, o sea en símbolos con significado. La conducta humana no está· determinada por ningún factor externo. Obviamente los factores externos influyen en la conducta de los hombres, pero no en forma mecánica o determinista. Por lo tanto, la acción humana no está en función matemática de nada, como tampoco lo están las consecuencias lógicas de dichas acciones.

Son muy pocos los economistas que se detienen un minuto a pensar qué es lo que están haciendo; el uso de matemática es un dato que casi no se cuestiona. Sin embargo, como todo error técnico, está condenado a desaparecer con el tiempo.

Referencias Bibliográficas:

  1. L. R. Klein, “The Contributions of Mathematics in Economics” The Review of Economics and Statistics, vol. XXXVI, 1954, p. 360.
  2. W. J. Baumol, “Los modelos económicos y las matemáticas” S. R. Krupp (ed.), La estructura de la ciencia económica. Ensayos sobre metodología, Aguilar, 1977, p. 117.
  3. Joel Franklin, “the Mathematical Method in Economies” Five Lectures on Economic Problems, Macmillan, 1950, p. 40.
  4. Mises Ludwig Von, 1949, “La Acción Humana” Cuarta edición, Unión editorial, pp. 355-356.

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
0 Comentario

Dejar una respuesta