Seis datos de los impuestos que no conocías (pero que padeces a diario)

Seis lecciones históricas y económicas de los impuestos

(Por Lawrence Reed) Nerón obviamente amaba las altas tasas de impuestos. Una pasión que compartiría con muchos personajes de la historia. Afortunadamente, no todos los políticos como él quedan impunes. A veces la gente les hace saber que ya han tenido suficiente. Muchos siglos después de Nerón, el ministro de finanzas del rey Luis XIV, Jean-Baptiste Colbert, sabía que los gobiernos deben ser cuidadosos con sus recaudaciones. Él dijo famosamente, “el arte de la tributación consiste en desplumar la oca para obtener la mayor cantidad de plumas con la menor cantidad de siseos”.

La oposición a los impuestos opresivos o injustos ha provocado conflictos en todos los rincones del mundo, y todavía lo hace hoy en día. A la gente no le gusta que la desplumen demasiado. ¿Y por qué deberían pensar de otra manera? ¡Es su dinero! Cuanto menos tienen, más difícil les resulta pagar sus facturas, hacer crecer sus negocios o vivir sus sueños.

Como norteamericano, no quiero decirle a los brasileños cómo gravar, qué gravar o cuánto gravar. Esas decisiones son suyas. Puedo, sin embargo, ofrecer estas observaciones derivadas tanto de la historia como de la economía de los impuestos. Si ayudan a orientar su pensamiento hacia una mejor política, estaría muy complacido y así, supongo, lo estarían la mayoría de los brasileños.

De hecho, es una de las cosas que distingue al gobierno de todo lo demás. El gobierno (y aquellos a los que autoriza o faculta) es la única entidad que puede legalmente confiscar su dinero.

Puedes decir “no, gracias” a cualquiera que quiera hacer algo con tu dinero, pero no puedes decirle eso al gobierno sin temer por tu libertad o tu propiedad. Eso debería poner una carga especial de responsabilidad en el gobierno para gastar tu dinero sabiamente, pero el incentivo para que lo desperdicie o para que lo utilice como si fuera suyo suele ser más fuerte porque sus “clientes” no tienen otra opción que pagar sin importar lo que pase.

Las más obvias son los impuestos directos sobre la renta, las ventas, los productos, los servicios y la propiedad. Pero también nos gravan de otras formas menos obvias. A través de sus regulaciones (tanto las buenas como las malas), el gobierno fuerza el costo de hacer negocios.

¿Quién paga eso? A veces los consumidores. Otras veces, los accionistas pagan la cuenta. Los trabajadores pagan el precio también, a través de pequeños aumentos salariales o incluso perdiendo sus trabajos (que en efecto es un impuesto del 100%).

Los seres humanos son criaturas de incentivos y desincentivos. Generalmente, si fomentas algo, la gente hará más de ello; si desestimas algo, la gente hará menos de ello. Las personas que abogan por impuestos más altos sobre los cigarrillos suelen hacerlo porque quieren fumar menos, pero a menudo no logran establecer la conexión entre impuestos más altos sobre el trabajo y menos trabajo; o impuestos más altos sobre la inversión y menos inversión; o impuestos más altos sobre las empresas y menos empresas.

Cuanto más gasta el gobierno, más debe gravar, ahora o más tarde, de una forma u otra. Es importante recordar que el gobierno no tiene nada que dar a nadie excepto lo que primero toma de alguien. Si el gobierno es lo suficientemente grande para darte todo lo que quieres, también es lo suficientemente grande para quitarte todo lo que tienes.

Si su carga es pequeña y los ingresos se gastan eficientemente en cosas que benefician a todos (como la protección contra el robo y la violencia), una economía puede crecer. Winston Churchill lo expresó bien cuando dijo, “Una nación que se inflige un impuesto a la prosperidad económica es como un hombre parado en un balde, tratando de levantarse así mismo usando la manija”. Una de las razones del lento desempeño económico de Brasil en las últimas décadas es su relativamente alta carga fiscal.

Algunas personas favorecen más impuestos a otras personas porque creen erróneamente que ellos mismos no se verán afectados. Ese es raramente el caso. Si el ingreso o la riqueza de otra persona se grava con más impuestos, esa persona probablemente comprará menos productos y servicios; o hará menos inversiones que podrían hacer crecer un negocio; o asumirá menos riesgos como empresario creador de riqueza.

Los impuestos son un asunto serio. Aumentarlos o reducirlos tendrá importantes implicaciones en el comportamiento y la actividad económica. Pero lo más importante para todos los que valoramos la libertad, es que los impuestos cada vez más altos significan que nosotros como pueblo somos también cada vez menos libres de disfrutar de los frutos de nuestro trabajo. Ese es un hecho que es tan cierto en América como lo es en Azerbaiyán o Tailandia o incluso Brasil.

Fuente: La Fundación para la Educación Económica (FEE) Artículo publicado en Fundación Bases

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
0 Comentario

Dejar una respuesta