¿Qué suma la reforma judicial? más corrupción, más burocracia, más impunidad

Como si fuera poco, la Argentina padece un embate más a su ya delicada vida institucional. Al COVID, el aislamiento eterno y la economía vapuleada sumaron un nuevo frente de tormenta: la reforma judicial. Ricardo Rojas, Alejandro Corbacho y Bernabé García Hamilton analizaron este tema en el programa “Informe Económico” que Roberto Cachanosky conduce tradicionalmente todos los jueves en Radio Cultura.

La nueva organización de la justicia, para el exjuez Ricardo Rojas tiene una manera “bastante pilla” de ser presentada. Aunque sean cuestiones técnicas, el proyecto genera suspicacias. En principio, establecer que las nuevas causas no sean tratadas por los 23 nuevos jueces federales y no serán sorteados entre los anteriores. Es decir, las causas federales (que involucran delitos de corrupción, por ejemplo) serán investigadas por los nueves jueces elegidos por esta administración. Peligro.

“Dejaron de lado un mecanismo aprobado por ley para empezar de nuevo, incrementando el gasto -además-. Esto implica gastar plata que no hay.

Crea 99 nuevos juzgados federales y se mete con el ministerio público. “Creas una estructura enorme para un procedimiento que tiene una forma totalmente distinta, donde los jueces de instrucción no investigan, no llevan causas, con lo cual uno piensa si se realmente se tomaron el trabajo qué cantidad de jueces harán falta o están nombrando gente innecesariamente”, reflexiona Ricardo Rojas.

Alejandro Corbacho aporta su mirada política al respecto. “Resulta que el gran problema que tiene la Argentina es el poder judicial -reflexiona. Nuestro presidente dijo que no iba a garantizar impunidad y cerrar la brecha y no hace nada de eso”.

“Si controlo el poder ejecutivo, controlo el senado y tengo quorum en Diputados, puedo hacer pasar esta reforma del poder judicial y terminamos en la famosa definición del vamos por todo“, concluye Corbacho.

“Esta reforma necesita consenso, una llamada al pluralismo es justamente un centro de gravedad del sistema político. Pero el gobierno actual y quienes lo apoyan tienen una visión de modelo como Venezuela o Bolivia de Evo, donde el tribunal constitucional fue colonizado para aprobar y avalar cualquier cosa”.

Otro aspecto aporta Bernabé García Hamilton piensa que descentralizar y nombrar jueces en otras ciudades sí ayudaría a mejorar la justicia. “Se requiere usar la cabeza, no una reforma”, plantea.

ESCUCHA EL DEBATE COMPLETO A CONTINUACIÓN

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
1 Comentario

Dejar una respuesta