Por qué el bitcoin no tiene valor real (¡ah! y el oro tampoco)

El valor es subjetivo: ni el oro ni las criptomonedas tienen «Valor Real»

(Connor Mortell*) Uno de los principales obstáculos para la adopción del bitcoin es que, aunque la persona media puede estar al menos abierta a la idea de que el dinero fiduciario no es el ideal, todavía le cuesta ver la diferencia entre el dinero fiduciario y la criptomoneda. Y esta amalgama no sólo la tiene el adoptante medio, sino que incluye a muchos nombres brillantes de la casa, como Peter Schiff y Elon Musk. Esta confusión generalizada de la criptodivisa y la moneda fiduciaria proviene de dos malentendidos vitales: la falta de comprensión de lo que es exactamente la moneda fiduciaria y la falta de comprensión de la subjetividad del valor.

Si acudimos a La teoría del dinero y del crédito de Ludwig von Mises, descubriremos que es su definición de fiat la que falta al público.

Aquí Mises define la moneda fiduciaria, afirmando que podemos dar el nombre «de dinero fiduciario al dinero que comprende cosas con una calificación legal especial».

Es importante señalar que Mises no se limita a afirmar que es algo distinto al dinero mercancía y que no es dinero crédito. No es, como sugieren los comentarios anteriores, dinero sin valor real. Es dinero con una calificación legal especial. 

El Bitcoin y otras criptodivisas no tienen esa calificación. De hecho, las criptodivisas se enfrentan a la misma desventaja que las monedas de crédito, en el sentido de que su propia falta de calificación legal especial impide que se utilicen para ciertas actividades financieras obligatorias, como el pago de impuestos, por lo que las criptodivisas tienen que competir activamente con una demanda artificialmente elevada de monedas fiduciarias.

El bitcoin no recibe ninguna calificación legal especial, por lo que, según esta definición, no es una moneda fiduciaria.

Sin embargo, muchos plantean que el bitcoin y otras criptomonedas, al igual que las monedas fiduciarias que conocemos, no están respaldadas por nada de valor como el oro. Pero esto también es una distorsión del sentido austriaco del dinero o del valor. En la escuela austriaca no creemos en el valor objetivo, ni siquiera en el oro. El oro se ha convertido en una mercancía monetaria de gran éxito en la historia. Volviendo a La teoría del dinero y del crédito, aquí Mises explica su teorema de la regresión, que establece, entre otros puntos, que

Si el valor de cambio objetivo del dinero debe estar siempre vinculado a una relación de intercambio preexistente en el mercado entre el dinero y otros bienes económicos (ya que, de lo contrario, los individuos no estarían en condiciones de estimar el valor del dinero), se deduce que un objeto no puede ser utilizado como dinero a menos que, en el momento en que comienza su uso como dinero, ya posea un valor de cambio objetivo basado en algún otro uso.

A lo largo de los años, el oro ha cumplido este criterio en el sentido de que ha tenido un valor de uso del que podría derivarse el posterior valor monetario, ya sea como conductor, como producto para fabricar joyas o cualquier otro número de valores de uso que haya tenido a lo largo de los años.

Además, el oro cumple con los requisitos de Mises para las funciones secundarias del dinero en su capacidad para facilitar las transacciones de crédito, transmitir el valor a través del tiempo y el espacio, y operar como medio de pago. Economistas como Schiff han demostrado brillantemente que el oro como dinero austriaco viable es ampliamente aceptado, y esto no es en absoluto una afirmación incorrecta.

Sin embargo, donde este tipo de afirmaciones empiezan a ser erróneas es al afirmar que el oro tiene «valor real». La escuela austriaca niega la existencia del valor objetivo, como confirma Mises cuando dice: «La teoría moderna del valor tiene un punto de partida diferente. Concibe el valor como el significado atribuido a las unidades individuales de mercancías por un ser humano que desea consumir o disponer de otro modo de varias mercancías con la mejor ventaja

No nos corresponde a nosotros como economistas, sino a los empresarios y consumidores, determinar qué valores de uso proporcionan la mejor ventaja. El oro no es una excepción a la regla. Tampoco lo es la criptomoneda. En ambos casos, al menos en la actualidad, los individuos en el mercado valoran cada bien según las valoraciones cardinales de los individuos. Algunas personas valoran mucho el oro y las criptomonedas. Muchos no lo hacen. Considerar que el oro tiene un «valor real» es suscribir la idea de que una mercancía o moneda tiene un valor más allá del que le asignen los individuos en un momento dado. Pero el hecho de que el oro pueda utilizarse, por ejemplo, para fines industriales no significa que tenga «valor real» mientras que otros bienes y servicios más intangibles no tienen «valor real».

Se podría intentar argumentar que el bitcoin u otras criptodivisas son simplemente productos básicos que se comercializan como tales y se valoran de forma subjetiva y que están potencialmente en camino de alcanzar un estatus monetario. O puede que éste no sea el caso. Pero esto no ilustra de ninguna manera que el oro tenga un «valor real» mientras que las criptomonedas supuestamente no lo tienen. George Selgin ha argumentado que estas criptodivisas son en realidad un nuevo tipo de dinero en conjunto, al que se refiere como «dinero sintético de mercancías». Pero sea lo que sea lo que realmente es la criptodivisa, se puede afirmar con gran seguridad que, al no tener una calificación legal especial y al no existir el «valor real», el bitcoin y otras criptodivisas no son dinero fiduciario.

Fuente: Mises Institute y Fundación Bases

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
0 Comentario

Dejar una respuesta