Mientras más se idolatra al Estado, más se deteriora la libertad de cada argentino

Atención, argentinos: rompimos todos los soportes a las libertades individuales

¿Qué tal si aplicáramos al concepto de libertades individuales las reglas del análisis técnico de los mercados financieros?

En pocas palabras, en este tipo de análisis observamos los gráficos buscando soportes y resistencias en los precios. Los soportes nos indican niveles en los que el precio ha caído a un punto tal en que aparecen oleadas de compradores (ergo, más demanda) que sostienen el precio del activo financiero en cuestión y lo hacen rebotar hacia arriba, mientras que las resistencias nos indican exactamente lo opuesto: un nivel de precio tal en el que aparecen oleadas de vendedores (más oferta) que obligan al precio a retroceder hacia abajo.

En tren de formular analogías, si las ideas de la libertad en Argentina fueran un commodity o una acción, ¿qué pasaría con sus soportes y sus resistencias?

Pues Argentina no compra estas ideas. Y no solo no las compra, sino que las vende de manera sistemática año a año. Países que a mí me gusta etiquetar como “El Primerísimo Mundo” tales como Suecia o Nueva Zelanda han sido históricamente netos compradores de las ideas liberales (habiendo realizado extraordinarias reformas promercado y prolibertad), y, si lo ponemos en términos de análisis financiero, fueron rompiendo resistencia tras resistencia. En Argentina acontece lo propio, pero en sentido inverso:  no parece haber límite para la baja, y vamos quebrando soporte tras soporte.  Tan poco valora la libertad el pueblo argentino que se desprende de ella sin escrúpulos, en una espiral descendiente que nos conducirá inevitablemente hacia el séptimo circulo del infierno de Dante si no hacemos algo al respecto.

La libertad en la Argentina cada vez cotiza menos.

El problema argentino es cultural, con mentalidades que elevan al Estado al nivel de los altares, y la libertad, degradada.  Ya lo vimos el año pasado donde un confinamiento cavernícola llevó a la ruina a medio país ente aplausos fervorosos y acatamientos ovejunos, mientras que los escasos defensores de la libertad fuimos estigmatizados y ridiculizados sin más.

Cualquiera que haya interactuado con un americano o con un europeo podrá percibir que el espíritu de la libertad está mucho más arraigado en el alma de los habitantes de estas tierras que lo que lo está en la del argentino promedio. Mientras tanto, en Argentina seguimos desde hace 40 años entrampados en debates que ya han sido superados hace largo tiempo por las sociedades más prósperas del mundo. Casi nadie debate ya sobre las ventajas del libre comercio, los incentivos que crea la desregulación, la importancia de mantener los impuestos bajos, o cuestiona siquiera que la inflación es un fenómeno monetario. Salvo en Argentina (y otro puñado de países cuyo grado de tiranía y nivel de deterioro económico no ameritan comparación).

De hecho, un estudio reciente realizado por el Pew Institute en 44 países determinó que Argentina es el país más anti mercado de toda la muestra. No hace falta hablar de los resultados. Están a la vista.

Nos hemos vuelto una sociedad de cobardes, permitiendo que los gobiernos nos roben nuestras libertades más esenciales y sin siquiera chistar. Permitimos que el Estado se vuelva tan gordo, tan enorme, tan voraz, que si Alberdi viviera lloraría por Argentina.

Hasta que no nos demos cuenta de que ésta es la situación que enfrentamos, no tendremos salvación. Pasamos de romper el soporte de no poder comprar divisas o importar con libertad a que ahora el Estado no permite a sus ciudadanos reingresar a su propio país, su casa, su familia, su trabajo. Y la indignación no supera el marco de las redes sociales, cuando debió movilizar cacerolazos y manifestaciones en todas las plazas. Otro soporte derribado, más grave que el anterior, y seguimos en picada.

¿Encontrarán acaso las próximas elecciones al fin un “soporte” susceptible de detener el proceso? Espero que sí. A todos aquellos que aman la libertad, los necesitamos. Al ataque.

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
0 Comentario

Dejar una respuesta