María Montessori, la mujer que demostró que los mejores maestros de los niños son ellos mismos

María Montessori, la mujer que le devolvió el protagonismo a la infancia


María Montessori, nacida en Italia en 1870 fue una educadora, médica, psiquiatra, psicóloga,
científica y filósofa.

Se graduó de la carrera de medicina en 1896 convirtiéndose en la primera mujer médica en
Italia
. Recibió siempre el apoyo de su madre para desarrollarse profesionalmente ya que su
padre no veía con buenos ojos que una mujer no siguiera con los mandatos establecidos para
la época.


Montessori no solo revolucionó los preceptos sociales en su vida íntima personal sino que revolucionó los parámetros educativos poniendo al niño como verdadero protagonista del proceso educativo.

Para lograr esta revolución, ella utilizó el método científico bajo la premisa de que los niños son sus propios maestros y se pueden desarrollar plenamente en un ambiente y con los estímulos adecuados ofrecidos libremente. Se basa en el respeto a la vida infantil y a la libertad de los niños, donde la propia autoeducación es fundamental.


Primeramente trabajó con niños/as que tenían trastornos mentales donde vio la necesidad de ayudarlos/as fuera del marco estrictamente médico o terapéutico. Es en este momento donde empieza a darle mucha importancia a los materiales/elementos.

Más adelante, decide hacerse cargo del cuidado de sesenta niños/as de barrios marginales fundando la Casa Dei Bambini en donde desarrolló “El Método Montessori”.


Montessori quería dar a cada persona la oportunidad de poder desplegar sus propias capacidades, por sí misma y con los otros.


La pedagogía que lleva su nombre aporta conocimientos sobre los aspectos psicológicos, emocionales y afectivos, ofreciendo datos concretos sobre qué necesidades deben cubrirse en cada etapa de desarrollo y sobre qué debe manifestarse en el niño y el adolescente como ser humano para poder afirmar que se está produciendo un crecimiento sano.

La Italia fascista de 1933 hizo que María tuviera que exiliarse ya que estos ideales innovadores iban en sentido opuesto con el sistema totalitario. Estuvo residiendo en varios países hasta que finalmente fallece en Holanda en 1952 habiendo dejado un Método reconocido mundialmente pero que aún hoy sigue incomodando a algunos gobiernos.

En Argentina hay algunas escuelas con cierta “inspiración Montessori” pero no existe ninguna escuela en donde realmente esté garantizado que se aplica el método ya que, para poder avalarlo, se requiere certificación de la AMI (Asociación Montessori Internacional) y, al día de hoy, ningún establecimiento del país cuenta con esa certificación.

Por otra parte, para que una institución sea reconocida oficialmente en Argentina debe seguir los lineamientos del Ministerio de Educación que tiene una estructura que no se adapta a la propuesta descripta por Montessori. Igualmente, a pesar de estas limitaciones, cada docente desde su lugar puede tomar la responsabilidad y el compromiso de informarse y capacitarse para intentar aplicar, tanto como le sea posible, esta pedagogía que demostró ser tan beneficiosa.

Para finalizar, una frase de esta gran mujer que nos dejó un valioso legado:

“La primera tarea es agitar la vida, pero dejarla libre para que se desarrolle."

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
0 Comentario

Dejar una respuesta