Los tres errores irreparables del aislamiento social obligatorio

Hace algunos días Maureen Birmingham, representante de la Organización Mundial de la
Salud, elogió públicamente las medidas tomadas por el gobierno argentino de cara a la
pandemia de Covid-19 y además consideró que el país posee “buenas chances” de contener el
virus. Esto sucede en plena prórroga del período de aislamiento social obligatorio que empuja
al país a una recesión más dramática que la pandemia misma.

Maureen Birmingham, OMS

Ciertamente las medidas de prevención y contención que han tomado los países han sido
recibidas con entusiasmo por parte de la comunidad internacional y por las sociedades que
han obedecido el nuevo régimen de interacción social, sin embargo, el sesgo que está
generando la situación puede ser mortal para las economías en vías de desarrollo.

Error 1: La prevención unilateral

Todas las políticas actuales tomadas por Argentina se basan en un solo enfoque; el enfoque
sanitario. Las decisiones sólo están tomando estas variables, y se ha despreciado
completamente el enfoque económico y sociopolítico de la situación, por lo que las medidas
sustancialmente no están relacionadas a la salud, sino a una pequeña parte de la realidad que
la compone.

Coroavirus: El problema no solo es el costo económico del aplanamiento de la curva, sino que ese costo
 también pesa sobre la salud misma.

El problema no solo es el costo económico del aplanamiento de la curva, sino que ese costo
también pesa sobre la salud misma.

Los estudios del INDEC indican que más de la mitad de la economía funciona en el ámbito
informal. En este espacio no existe contrato laboral, prestaciones sociales ni coberturas
médicas, sino que se vive del día a día.
De la noche a la mañana se paraliza el día a día y además se pretende quitárselo a este sector
durante un mes y medio. Ciertamente tiene un fin noble y la intención es más que buena,
pero el fin puede llegar a devenir en una crisis humanitaria sumamente dramática.
Evaluemos por un momento el escenario post coronavirus.


En primer lugar, las empresas que funcionan con su plantilla en blanco verán serios problemas
para enfrentar su cadena de pagos; la reducción de personal será una opción, lo que implica
que tendremos aún más personas en el sector informal o desempleados.

Las personas no solo se verán sujetas inevitablemente a un sistema de salud público ya
saturado, sino que además tendrán dificultades salubres en un futuro cercano, ya que estarán
expuestas a labores de bajo nivel de seguridad como lo son los empleos informales.


En segundo lugar, aquel que ya vivía al día perdió su ingreso durante un mes y medio. En este
contexto muchos llegaran a perder la capacidad de financiar su techo, la comida de sus hijos
o las necesidades más básicas del hogar. Tomando en cuenta que este sector de la sociedad
ya estaba en una situación vulnerable, la nueva realidad los empujará a un punto de no
retorno debajo de la línea de pobreza.

Si a esto se le suma que el 40% de la población ya se encontraba bajo la línea de pobreza,
mientras que ahora se empuja a los sectores de ingresos medios bajos al mismo lugar, se está
generando un riesgo social inconmensurable.

Error 2: La ilusión de prevenir

Las palabras de Maureen Birmingham halagan al gobierno argentino, mientras que la
comunidad internacional ha felicitado a países como Alemania o la misma Argentina por tener
los niveles de restricción social más severos en el marco de la cuarentena.

El coronavirus impactará de lleno en la situación económica, ya precaria pre-coronavirus

Sin embargo, esa visión no es más que una ficción. Los gobiernos como el argentino, que no contaban con un Estado preparado para estas circunstancias, están tomando medidas que los conducen por caminos completamente insostenibles no solo en el plano financiero sino en el plano social.

Han pretendido otorgarles 100 USD a los grupos familiares en estado de vulnerabilidad, y con
eso abordar el impacto recesivo. Por otro lado, Gran Bretaña se prepara para pagar el 80% del
sueldo de los empleados despedidos a causa de la paralización de la actividad económica,
¿pretende el gobierno argentino tomar las mismas medidas que Reino Unido o Alemania sin
acercase al 10% de capacidad económica que tienen los países desarrollados?

Error 3: El mesías de cartón

Como si no fuera poco el virus y su impacto económico, la crisis consigue a Argentina con uno
de los presidentes más insípidos de su historia. Alberto Fernández llega a la Casa Rosada con
una interna anunciada y un liderazgo puesto en duda desde el inicio de su candidatura.
En este contexto, Fernández aprovecha la oportunidad para mostrarse ante la sociedad como
el piloto de tormenta, el férreo magistrado presto y dispuesto a poner las manos en el fuego
por el bienestar del pueblo y a conducir la crisis. Ciertamente este rol ha sido tomado con
cierta efectividad y hoy es la cara visible de la gestión, a pesar de que ese debería ser su
estado natural.

Alberto Fernandez, presidente de la Argentina


Fernández ahora se enfrenta al problema real, abordar esta crisis desde una perspectiva
realista, alejada de la gloria de sus anuncios y tweets pretorianos.

Sin embargo, para tomar
esta perspectiva realmente cercana a las capacidades argentinas hay que acudir a la sensatez
y tomar una posición que implica alejarse de las epopeyas.

Estar sano va más allá de no tener coronavirus

El pánico desenfrenado en el que se encuentra la sociedad nos hace creer erradamente que el
costo a nivel sanitario es el único que debe importar, como si no tener Covid-19 es lo único
que nos convierte en una sociedad sana.
No se critica la intención o el fin de las medidas, que son nobles en casi todos sus sentidos,
sino que se critica el nivel de desconexión que estas tienen con la realidad argentina. La
comunidad internacional debe procurar que cada país aplique políticas en base a la
sostenibilidad que pueden darles y no, en cambio, en base a un parámetro que es irreal para
los que se encuentran en vías de desarrollo.
Argentina está asumiendo un costo social que, como todos los que tomó en este siglo, no
podrá saldar francamente en el futuro.

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
0 Comentario

Dejar una respuesta