La industria y el trabajo, instrumentos de transformación a todo vapor

La Industria y el Trabajo como Instrumentos de Transformación

EFEMÉRIDES: El 14 de junio de 1699, el inventor británico Thomas Savery presenta ante la Royal Society de Londres una máquina de vapor, un gran avance hacia la Revolución Industrial.

La Revolución Industrial fue un proceso de profundas transformaciones económicas, sociales, culturales y tecnológicas que tuvo su origen en Inglaterra a fines del Siglo XVIII.

Se la considera el hecho más importante de la Edad Contemporánea, y de la humanidad, comparable con la Revolución Neolítica y la invención de la escritura.

Las circunstancias históricas que dieron lugar al proceso fueron una serie de condiciones de carácter político, social y económico que los ingleses, a diferencia de otros países europeos lograron reunir.

En lo político, Inglaterra que había reemplazado su monarquía absoluta por una parlamentaria más liberal, permitía que mediante la Cámara de los Comunes, el pueblo pudiera tomar decisiones favorables a este, limitando así el poder monárquico.

En el resto de Europa, ocurría lo contrario, se seguía sosteniendo el antiguo régimen, que mantenía a la sociedad sumida en la pobreza y el descontento, aunque se empezaban a gestar revoluciones importantes para revertir esta situación, por ejemplo; la Revolución Francesa.

En el plano socioeconómico, dentro del territorio inglés se mantenía una sociedad estable con un sostenido crecimiento demográfico. Comenzaba a desarrollarse una serie de técnicas agrarias para favorecer a la producción, por ejemplo, se reemplazó el arado de madera por el de hierro, se mejoraron las prácticas de fertilización y de labranza, entre otros. Favoreciendo de este modo la alimentación y la expectativa de vida.

El aumento demográfico conllevó a una mayor demanda de productos manufacturados, que impulsó la creación de máquinas rudimentarias para acelerar la producción.

La oferta y demanda, impulsó a su vez al surgimiento de la clase social burguesa, que fue acumulando capital estabilizando la economía y la moneda local.

Lentamente estas transformaciones y las condiciones que facilitaron la acumulación del capital, la expansión del comercio, las innovaciones técnicas, la política favorable y la mentalidad empresarial, estaban gestando un cambio sin precedentes en la historia, multiplicando los aspectos mencionados y dando lugar al denominado “Despegue Económico”.

Este despegue en la economía viene acompañado de un periodo sostenido de expansión significativa para Inglaterra, produciendo transformaciones no solo tecnológicas sino sociales. Por ejemplo, con la creación de los barcos a vapor, las locomotoras, los motores, se agiliza el comercio interno y externo, el desplazamiento de personas y fundamentalmente el desarrollo de las industrias textil, agrícola y minera como la metalúrgica, siderúrgica  y carbónica.

Estos últimos, logran potenciar la producción de largas extensiones de vías férreas, vencer las barreras geográficas naturales a través de la construcción de puentes, aumentar el tamaño de embarcaciones, incrementar la producción agrícola y facilitar la instalación de fábricas de gran magnitud.

Los empleados de estas fábricas que abandonaban las zonas rurales y las tierras comunales producían el crecimiento de las ciudades, la Ley de Cercamiento condujo a crear un gran número de propiedades privadas, a mi parecer en buena hora porque como dice un dicho: “lo que es de todos, no es de nadie”.

La Revolución Industrial estaba en pleno auge, su impacto en Inglaterra había logrado mejorar considerablemente la condición social, sanitaria, económica, comunicativa y hasta ideológica.

El modelo de vida rural predominante se cambió por el urbano, en lo sanitario aumentó la natalidad, creció la expectativa de vida, se logra la acumulación de capital en masa y se mejora la comunicación local e internacional, surgen también importantes pensadores en pro y en contra del proceso, como por ejemplo Adam Smith y Karl Marx, dando lugar a corrientes ideológicas.

No se puede negar que su impacto en el devenir histórico, fue muy importante ya que rápidamente trascendió las fronteras inglesas para extenderse por todo Europa y Luego a Estados Unidos, y finalmente, prácticamente en todo el mundo.

En Argentina, por ejemplo, se instalan importantes compañías inglesas que desarrollaron las líneas férreas, alrededor de las cuales se fundaron ciudades. Mediante los barcos a vapor llegaron muchos de los primeros inmigrantes y quizás algunos de nuestros antepasados. El comercio exterior argentino también se vio favorecido mediante la exportación, y el transporte de productos como la madera, el carbón y la carne desde lugares remotos hacia los puertos.

En fin, la Revolución Industrial, es el hecho más importante de la Edad Contemporánea, cambió y mejoró considerablemente las vidas en todo el globo, modificó el paisaje natural y las relaciones sociales, su impacto sigue vigente hasta nuestros días porque marcó el surgimiento de las sociedades modernas de la actualidad. Una prueba cabal de que la industria y el trabajo, es la clave para la transformación de las naciones.

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
0 Comentario

Dejar una respuesta