Krause, Cachanosky y Ocampo desarman la trampa del COVID19

Entrampados en el Coronavirus, el análisis de Ocampo, Krause y Cachanosky de la pandemia y el populismo sanitario

Coronavirus, Elon Musk, salud o economía, el país en ruinas post CoVID19. Los temas que agitan a los argentinos y al mundo se plantearon en un debate protagonizado por Martín Krause, Nicolás Cachanosky y Emilio Ocampo.

Los tres dialogaron en un ping pong de preguntas y respuestas dirigido por Ezequiel Torres y Mercedes Colombres, en la primera entrega de UCEMA Talks, ciclo de charlas organizado por UCEMA y apoyado por el Alumni Club de Chicago Argentina y el Alumni UCEMA.

El trío de All Stars del liberalismo mantuvieron caliente el debate. Economía y política pos pandemia, los desafíos que implican el avance del Estado en la economía, el retroceso de las libertades individuales en pos de la salud comunitaria, la llegada de tecnologías de seguimiento a ciudadanos en muchos países y los fenómenos que están sucediendo de la mano de la pandemia y que desafían los modelos establecidos fueron los ejes.

Algunas conclusiones que dejaron:

“Las que más rápido puedan recuperarse de esta crisis serán las economías más libres”. (Martin Krause)

“Argentina es el país que más lento va a crear nuevos empleos por culpa la cantidad de regulaciones, se necesita flexibilización.

“Muchas crisis pasadas fueron ocasionadas por políticas de Estado que no tenían como objetivo la caída de la economía. En este caso tampoco es el objetivo, pero se sabe que va a ocurrir”.

“Esta el Estado para ver qué puede desarrollar, y por el otro están los Elon Musk, emprendedores que sacan cosas nuevas permanentemente. Los dos avanzan, pero le tengo más fe a los segundos porque están en un entorno más competitivo y creativo que los gobiernos“, fueron algunos de los conceptos disparados por este trio intelectual galáctico y unico por una pasión en común: el análisis del populismo”.

Argentina es el país que más lento va a crear nuevos empleos por culpa la cantidad de regulaciones, sostuvo Nicolás Cachanosky

¿Es esta crisis comparables a algo ocurrido en nuestra historia?, fue la pregunta disparadora del evento.

Cachanosky explicó que todavía no se sabe si se asemeja a otras crisis porque hay muchas variables que se mueven al mismo tiempo y, al estar en medio de la tormenta, todavía no sabemos si unas se mueven más rápido que las otras.

Por su parte Ocampo señaló que es muy inédito que tengamos un problema de salud mezclado con problema económico, por lo que las únicas comparaciones posibles son con otras pandemias, como la gripe española y su impacto económico, o con crisis de contracción económica como la Gran Depresión o 2001. También señaló dos cuestiones que considera fundamentales para saber qué nos depara el futuro, el hallazgo rápido de una vacuna y el posible rebrote en el otoño del hemisferio norte

(Los países libres) “usan la tecnología para controlar la pandemia, no las personas” (Emilio Ocampo)

Por su lado, Krause estableció las diferencias entre la situación actual y otras crisis. En primer lugar, el grado de rapidez con el cual se generó esta crisis de carácter global es mucho mayor a la velocidad de pandemias pasadas. Mientras que la peste negra tardó años en llegar a Europa, hoy sucedió de forma instantánea. En segundo lugar, a diferencia de una guerra no hay destrucción física. Las fábricas y la gente están, es cuestión de ver cuando vuelven a funcionar. Y por último, muchas crisis pasadas fueron ocasionadas por políticas de Estado que no tenían como objetivo la caída de la economía. En este caso tampoco es el objetivo, pero se sabe que va a ocurrir.

Consultados acerca de la destrucción del empleo pos crisis. Krause senaló que muchos empleos se perderán para siempre, y que será un fenómeno interesante de analizar el reacomodo del mercado laboral. Con optimismo, remarca que hay una gran variedad de alternativas. Además se mostró de acuerdo con el aporte de Cachanosky que expuso que “Argentina es el país que más lento va a crear nuevos empleos por culpa la cantidad de regulaciones, se necesita flexibilización. Las que más rápido puedan recuperarse de esta crisis serán las economías más libres”.

Ocampo por su parte afirmó que nuestro problema es la excepcionalidad argentina, creemos que podemos hacer las cosas de manera única y distinta al resto del mundo. Nunca nos funcionó, nos llevó al borde de la crisis antes de la pandemia y es lo que puede llegar a atrasarnos en el avance tecnológico. Para Ocampo, en el mundo va a aparecer una división entre países con más tecnología y países atrasados. Hay que ver si somos capaces de adaptarnos.

Seguidamente, los moderadores hicieron referencia al planteo de Yuval Noah Harari, historiador israelí, sobre el avance de la tecnología y el control estatal. Ocampo respondió que le resulta curioso el hecho de que varios países asiáticos poseen la misma capacidad de China para controlar a sus ciudadanos a través de la tecnología y sin embargo no lo hacen. “Tienen otra filosofía. Hoy usan la tecnología para controlar la pandemia, no a las personas.

Por otro lado, el avance del estado sobre las libertades en todo el mundo debería cesar luego de la pandemia, pero esto será más fácil en países con instituciones fuertes y argentina no es el caso”. Krause respondió que la tecnología es como un arma de doble filo, porque nos pueden controlar más pero también puede ser favorable para la libertad. “Todos están compitiendo. Por un lado el Estado para ver que puede desarrollar, y por el otro están los Elon Musk, emprendedores que sacan cosas nuevas permanentemente. Los dos avanzan, pero le tengo más fe a los segundos porque están en un entorno más competitivo y creativo que los gobiernos”.

Consultados sobre la vigencia del modelo de las democracias liberales pos pandemia, todos concordaron que la pandemia va a contribuir a los populismos nacionalistas ya existentes. Resulta preocupante lo que pueda suceder en Europa, y el accionar de Trump con China como gran enemigo. En cuanto a la posibilidad de algún tipo de confrontación con China, Cachanosky dijo que depende de si Trump decide ir más allá del discurso y tomar acciones puntuales. Ocampo recalca que las tendencias anti-globalización van a continuar, y con ello podremos ver más proteccionismo y fortalecimiento del populismo. Krause concordó en que la globalización va a caer, pero postula que las empresas van a buscar adaptarse rápidamente, y una de las acciones que ya están tomando es acortar las cadenas de valor, tener la producción más cerca y diversificar sus proveedores. El problema actual es que todos dependen de China como proveedor, y quizás este acomodo llevará a darle continuidad a la globalización.

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
0 Comentario

Dejar una respuesta