21/07/24

Porqué la Argentina, tras la firma del Pacto de Mayo, tiene motivos para ser optimista

La firma del Pacto de Mayo es el comienzo de la segunda etapa del gobierno de Javier Milei. La Libertad Avanza logró atravesar con éxito el ciclo inicial más complicado de debilidad política.
El Presidente en la Casa Histórica de la Independencia, en Tucumán. (X)

La degradación institucional argentina era hasta hace poco tan grande, que se le achacaba a Javier Milei en campaña su fragilidad ante un golpismo naturalizado. En lugar de discutir las propuestas, si servían o no para solucionar los problemas de los ciudadanos, los periodistas de los principales canales de televisión le preguntaban cómo iba a aprobar leyes en minoría y cómo podría consolidarse ante un peronismo hostil que no deja gobernar a los demás.

Aunque es absolutamente inaceptable, estas posiciones evidenciaban que el parlamento no suele votar por la calidad de los proyectos, sino por pertenencia partidaria, y que uno de los principales actores políticos del país es abiertamente golpista.

Milei contestaba como podía ante cuestiones que no tenían una respuesta clara. Claro que tampoco eran aceptables desde el mismo planteo, pero, lamentablemente, no dejaban de ser situaciones reales.

Lo que sí decía el candidato es que pensaba ampararse en los argentinos, si es que deseaban cambiar el rumbo del país. Así fue. Que hicieron de todo para intentar voltearlo, no cabe ninguna duda. No pudieron por una razón: jamás encontraron la excusa para formalizar el zarpazo, porque el presidente libertario, a pesar del ajuste más ambicioso de la historia, nunca dejó de contar con el respaldo popular.

Por estas horas, Milei comienza a transitar el segundo capítulo de su gobierno. Puede que haya pasado el más difícil: el de la consolidación política interna. Anoche, la gran mayoría de los gobernadores firmó en Tucumán el Pacto de Mayo. Recordemos que el partido oficialista no tiene ni un gobernador propio hasta el momento. Solamente estuvieron ausentes unos pocos kirchneristas, que decidieron quedar a contramano de la historia.

El documento, además de consolidar el camino que retoma la senda constitucional liberal de Juan Bautista Alberdi, se firma en un momento clave, es decir, justo después de la promulgación de la Ley Bases, que el oficialismo logró aprobar en el parlamento. Allí también quedó el kirchnerismo duro en minoría protestando. Mientras tanto, Milei se fortalece políticamente. Si no pudieron voltearlo hasta el momento, puede que ya sea hora para que el golpismo atolondrado vaya comprendiendo que ya no hay lugar para antidemocráticas intentonas.

Este julio, que consolida un buen momento en lo político, tiene su correlato perfecto en la opinión pública. Desde CB Consultora Opinión Pública aseguran que el mes comienza con muy buenos números para el presidente, en gran parte del país. En 20 de las 24 provincias, Milei tiene una imagen positiva mayor a la negativa. En algunas, como Córdoba y Mendoza, la diferencia es apabullante. En esos importantes distritos, la aprobación duplica al rechazo. Hasta en el bastión peronista, es decir, la provincia de Buenos Aires, Milei habría mejorado más de dos puntos, en comparación a la medición anterior.

La imagen de Milei en las provincias argentinas.

Otro dato interesante que brindaron estos sondeos es que en 17 distritos de los 20 donde tiene mayor aprobación, hay una diferencia holgada de más de cinco puntos porcentuales de diferencia en favor del libertario. De votarse hoy el balotaje que consagró a Milei como presidente, seguramente la diferencia contra Sergio Massa sería aún mayor.

Con una foto similar al momento del oficialismo de hoy, La Libertad Avanza haría una excelente elección de medio término en 2025. Justamente, pensando en el proceso dinámico y en lo que se viene, Milei tiene motivos para ser optimista. Por un lado, la Ley Bases comenzará a impactar en la economía, por lo que, seguramente, la situación comience a mejorar. Si ante el presente de “vacas flacas” el presidente tiene este nivel de apoyo, no hay motivo para pensar que con la economía repuntando su imagen sufra algún tipo de retroceso.

El incremento en el número de bancas en ambas cámaras, también brindará un escenario virtuoso en materia de posibilidad de reformas. Recordamos que el oficialismo será el espacio que más diputados y senadores consiga, ya que pone en juego solamente dos bancas. Las que consiguió en el debut en 2021.

Si había un momento para intentar frustrar el cambio, ese era durante el ciclo que terminó ayer. Como predijo el mandatario en su campaña, los argentinos no abrieron la puerta a esa posibilidad y respaldaron lo que votaron hace medio año en las urnas.

Ahora, por primera vez en mucho tiempo, Argentina tiene motivos para ser optimista.

Compartir:

Más publicaciones