21/07/24

El Gobierno guarda la motosierra (por un rato) y prepara un super desfile militar para el 9 de Julio

El Gobierno apuesta a las Fuerzas Armadas para avanzar en su «batalla cultural» con una mega-exhibición callejera. El desfile se planificó para el 9 de julio que, de concretarse tal como fue perfilado, será el más grande de las últimas décadas.

En el Día de la Independencia, fecha en la que se firmará el «Pacto de Mayo», Javier Milei participará del tradicional desfile militar que se llevará a cabo después del Tedeum en la Catedral Metropolitana. Así lo confirmó el Gobierno nacional.

El gobierno se propone escenificar en las calles de la ciudad de Buenos Aires un desfile imponente con efectivos, rodados y caballos del Ejército a los que se sumarán la Armada, la Fuerza Aérea y las fuerzas de seguridad –Policía, Gendarmería, Prefectura–. Todo esto se dará en medio del malestar que crece en las Fuerzas Armadas por el desfinanciamiento del sector, que viene desde la presidencia de Alberto Fernández, cuando Jorge Taiana era el ministro de Defensa.

El desfile se llevará a cabo en la Ciudad de Buenos Aires y comenzará el martes 9 de julio a las 10.30. 

Será desde el cruce de Libertador y Agüero, en la zona del Museo de Bellas Artes, y se extenderá por toda la avenida hasta encontrarse con Olleros, en las inmediaciones de la estación Lisandro de la Torre.

Según el cronograma, Milei participará primero del Tedeum antes de comenzar el desfile junto a los Granaderos.

Un día antes, el 8 de julio, El Presidente viajará a Tucumán para la firma del «Pacto de Mayo» en la Casa Histórica de esa provincia, donde el anfitrión será el gobernador Osvaldo Jaldo. El acuerdo estaba estipulado para ser rubricado en mayo luego de la aprobación de la «Ley Bases» y el Acuerdo Fiscal, pero tras distintas idas y vueltas, el Congreso terminó consiguiendo luz verde en el Congreso a fines de junio.

El Presidente saluda a sus partidarios fuera del Cabildo durante la conmemoración del 214º aniversario de la Revolución de Mayo, en Córdoba. (Reuters)

«El que quiera venir va a venir, el que no quiera venir no va a venir. No voy a obligar a nadie, todas las fueras que integran el arco político están invitados», había expresado al respecto el Jefe de Estado, en una entrevista con TN.

Donde no podrá estar presente Milei es en la Cumbre del Mercosur, bloque económico del que Argentina forma parte junto a Brasil, Uruguay y Paraguay.

Números detrás del desfile

El gobierno de Milei no es el único ni el primero de las últimas décadas que acude a un desfile militar para celebrar las fechas patrias. Fuerzas Armadas y de seguridad, además de veteranos de Malvinas, desfilaron para el Bicentenario de la Revolución de Mayo en 2010, con Cristina Fernández al frente del Poder Ejecutivo. También lo hicieron para el Bicentenario de la Independencia en 2016, cuando Mauricio Macri celebró su propio Bicentenario –el de la Independencia– con varios carapintadas incluidos asomando en el homenaje –Aldo Rico y el represor Emilio Nani–.

Integrantes de las Fuerzas Armadas argentinas durante un desfile militar en Buenos Aires. (GETTY)

Macri, de hecho, se despidió de la presidencia con otro desfile, el 9 de julio de 2019. Sin embargo, ninguno de aquellos actos implicó la marcha callejera de más de 5.000 efectivos, contando a uniformados de todas las fuerzas, tanto militares como de seguridad.

Según los pedidos realizados por el Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, a cargo del brigadier general Xavier Julián Isaac, quieren que este 9 de julio desfilen, en pleno, los regimientos de Infantería número 1, de Artillería y de Granaderos a Caballo: quieren a sus efectivos de a pie, a sus caballos y a las bandas militares de cada administración militar en la calle. También al Regimiento de Asalto Aéreo.

Según los cálculos, cada regimiento completo involucra a entre 900 y 1000 personas. Luego requirieron algunos “elementos” representativos –jefatura, bandera de guerra y comitiva– de guarniciones cercanas a la ciudad de Buenos Aires –las de City Bell y Arana– así como del resto del país.

“El gasto es fenomenal”, indican fuentes de las Fuerzas Armadas sobre la erogación presupuestaria que implicaría la organización de un desfile de esta magnitud. En el cálculo que diagraman no sólo está la movilización de esos aproximadamente 6.000 efectivos, sino que también hay que calcular el traslado de los caballos, el combustible para los autos, camiones y aviones, y el plan de seguridad correspondiente. De hecho, algunos altos militares se quejaron tras la revelación del desfile: “Hablamos de varias decenas de millones de pesos. ¿Cómo se entiende que hay plata para eso y no para recomponer sueldos de los militares? ¿Esto es devolverles el prestigio? ¿Con tan poco?”, se preguntaron.

“Hay que tener en cuenta que en la escuela Sargento Cabral –que funciona dentro de la guarnición de Campo de Mayo– el presupuesto no está alcanzando para dar de comer a los suboficales, oficiales y aspirantes, que comen a diario en los casinos”, advirtieron.

Compartir:

Más publicaciones