21/07/24

«El BCRA tiene que sacar los pesos que sobran del mercado»: la receta de Aldo Abram para «domar» a los dólares paralelos

El economista Aldo Abram explica los motivos detrás de uno de los temas que más preocupa al Gobierno de Milei.

El objetivo del gobierno es avanzar a una unificación cambiaria, que es el primer paso para salir del cepo. Y además, lograr que esa unificación cambiaria se alcance a un tipo de cambio oficial que tenga un aumento poco relevante.

Además: Es necesario crear un marco amigable para hacer crecer la región de Vaca Muerta

Además: Con la Ley Bases aprobada Milei dice que se viene la canasta de monedas, la baja del impuesto PAIS y que busca «ser como Irlanda»

Además: Porqué volver a cobrar Ganancias es una buena noticia en términos fiscales

Y las unificaciones cambiarias -esto ya se probó en 2015 con la salida del cepo de Cristina Fernández de Kirchner y el gobierno de Cambiemos -, se producen a un «valor de equilibrio» entre el dólar oficial y los dólares paralelos, siempre más cerca del valor de estos últimos.

El economista Aldo Abram.

Es por eso que el Gobierno, para cumplir con su objetivo, necesita que haya una brecha cambiaria baja, y en estos momentos (en especial hoy 2 de julio de 2024) la brecha es alta y con una tendencia creciente. Ahora bien, es muy importante entender ¿por qué pasa esto?, cuando en realidad hasta mediados de mayo el gobierno venía manejando el tema de la brecha bastante bien, con un diferencial bastante bajo.


El gran problema es que a mediados de mayo pasado, el Banco Central decidió bajar la tasa de interés de manera excesiva y eso la volvió (a la tasa de interés) poco remunerativa. A eso hay que sumarle que mayo y junio fueron dos meses donde el riesgo país fue creciendo por todo lo que fue la discusión en el Congreso (primero en el Senado y luego en Diputados), un proceso en el cual los legisladores dieron pocas muestras de voluntad de cambio, aún con la sanción de la semana pasada. Y al no asumir los políticos (el oficialismo tiene muy poca fuerza parlamentaria, como ya sabemos) el cambio de rumbo, eso aumentó la percepción de riesgo. Y cuando se aumenta la percepción de riesgo, obviamente el público y las empresas buscan refugio en el dólar, y en otros casos más extremos buscan sacar sus ahorros del país. Eso se hace a través de los tipos de cambios paralelos, y obviamente eso presiona al alza.

Por otro lado, al asumir ese riesgo el Banco Central volvió a bajar la remuneración, lo que incentivó una mayor salida todavía de ahorro de la Argentina, presionando más al alza los tipos de cambio paralelos. Y si a eso le sumamos que además la baja de tasa incentivó a los bancos a desarmar las posiciones que tenían en «pases pasivos», el Banco Central tuvo que emitir pesos. Y emitió una cantidad considerable. Lamentablemente, toda esa secuencia ayudó a la depreciación de nuestra moneda que también se notó inmediatamente en los valores de los dólares paralelos.

Esa combinatoria es la que ha mantenido en alza los tipos de cambio paralelos hasta ahora, porque además el público y las empresas al ver que suben los tipos de cambio paralelos entiende que el peso se está depreciando. Algunos economistas no, pero la gente sí. Y lo que hace es dejar de demandar pesos porque nadie va a querer tener en el bolsillo algo que pierde valor, y por conclusión eso hace que como cualquier baja de la demanda de algo, también hace que baje más el poder adquisitivo del peso y se vuelve un círculo vicioso, que es lo que estamos viendo lamentablemente ahora.

¿Cómo se resuelve esto?

El Banco Central tiene que sacar los pesos que sobran del mercado y aunque eso signifique una suba de la tasa de interés. Mientras sigan sobrando pesos, la verdad es que hablar de techo del dólar es muy difícil.

Hay que sacar lo que se emitió de más, no hay magia.

Mientras haya cepo, que es el otro gran factor que está generando incertidumbre, las soluciones serán «parches». Se pensaba que el viernes (28 de junio) iban a anunciar cómo sería una unificación cambiaria en el corto plazo, y después cómo iban a seguir el desarmado del resto de las regulaciones y parches que hacen un cepo cambiario. Todo eso quedó como postergado hasta no se sabe cuándo y eso también está generando hoy lamentablemente incertidumbre porque mientras haya cepo, lamentablemente va a haber varios tipos de cambios.

Hay que ir a una unificación cambiaria para que eso desaparezca, pero primero hay que bajar el llamado Impuesto País, acotarlo en la cantidad de operaciones, y ponerse a bajar la brecha. Porque además el tema de la brecha tiene otra arista más negativa aún: los precios. Porque la depreciación del peso primero se ve en los dólares paralelos, pero después lo vamos a ver en los precios de los bienes y servicios.

Claramente eso va a sumar inflación a futuro, lo que a esta altura no debería estar sucediendo. Por eso también es muy importante que saquen los pesos que sobran del mercado, para que el valor de nuestra moneda recupere lo que era antes de mediados de mayo.

Compartir:

Más publicaciones