21/07/24

La Meta empresa de Zuckerberg que amenaza con extinguir el oficio periodístico

xr:d:DAFgbuRgQKs:468,j:8101242703662606347,t:23060909

Con apenas días de diferencia dos reconocidos medios estadounidenses —The Atlantic y The New Yorker— publicaron artículos en la que describen un panorama estremecedor para el periodismo, escena que quizás pueda extrapolarse urbi et orbi. Inclusos los títulos, con algún matiz, son muy similares. Ambos se preguntan si el periodismo norteamericano se dirige a un acontecimiento de nivel de extinción (The Atlantic) o está preparado para enfrentarlo (The New Yorker). Es que los dos tratan del declive de la industria de las noticias durante las últimas décadas en el contexto de los despidos que, desde finales del año pasado e inicios de éste, vienen recortando el plantel de las redacciones.

Por Paul Farhi. Durante unas horas el martes 23 de enero, todo el negocio de las noticias pareció colapsar de repente. Los periodistas de la revista Time y National Geographic anunciaron que habían sido despedidos. Los empleados sindicalizados de las revistas propiedad de Condé Nast organizaron una huelga de un día para protestar por los inminentes recortes. Con diferencia, la noticia más sombría provino de Los Angeles Times, el periódico más importante al oeste del área de Washington, DC. Después de semanas de rumores, el periódico anunció que despediría a 115 personas, más del 20 % de su sala de redacción.

Algunas de las históricas portadas de la revista Time. (Time)

El Times fue alguna vez un pilar del establishment mediático estadounidense, como lo celebra el clásico estudio sobre medios de David Halberstam, The Powers That Be .

Ahora se ha convertido en un ejemplo nacional de lo que la periodista Margaret Sullivan llama el «efecto fantasma» de las noticias: el debilitamiento gradual de la capacidad de recopilar noticias a medida que publicaciones que alguna vez fueron orgullosas se convierten en sombras de lo que eran antes.

El multimillonario de la biotecnología Patrick Soon-Shiong parecía un salvador cuando compró el Times a su matriz corporativa que recorta costos en 2018. Durante algunos años, lo fue. Soon-Shiong invirtió alrededor de mil millones de dólares, según sus cuentas, para fortalecer la agotada organización. Pero resultó que tenía sus límites. Ante crecientes pérdidas, en junio del año pasado el Times sacó a 74 personas de su sala de redacción.

El golpe aún mayor de la semana pasada fue presagiado por una agitación gerencial: tres editores importantes, incluido el editor ejecutivo Kevin Mérida, renunciaron justo antes de que se conociera la noticia.

«No lo culparé por no estar dispuesto a firmar cheques», me dijo Matt Pearce, un reportero del Times que es jefe del sindicato del periódico, refiriéndose a Soon-Shiong. Pero, añadió, «no parece que tengamos una teoría clara del caso como empresa. Necesitamos ejecutar una estrategia»

Incluso cuando el modelo de periodismo financiado con publicidad todavía funcionaba, la historia de los medios estadounidenses estuvo marcada por períodos de dramática expansión y contracción, que a menudo coincidieron con la llegada de nuevas tecnologías. La última ronda de recortes, sin embargo, representa un nuevo hito sombrío. The Washington Post , NBC NewsABC NewsNPRVice , Vox y BuzzFeed , entre otros, han despedido a cientos de periodistas durante el año pasado. Incluso la revista The New Yorker de Condé Nast, hasta ahora aparentemente insensible, anunció en diciembre un recorte de personal numéricamente insignificante pero simbólicamente cargado. En total, la pérdida de empleos entre las organizaciones de noticias impresas, digitales y de radiodifusión creció casi un 50 % durante 2023, según la consultora Challenger, Gray & Christmas.

Las nuevas tecnologías se llevan por delante al periodismo tradicional. (X)

Lo que hace que esto sea tan desconcertante es el hecho de que la crisis se ha producido en medio de una economía en general en auge. Las filas de periodistas profesionales siguen disminuyendo incluso cuando el desempleo general se mantiene bajo, los ingresos aumentan y el mercado de valores alcanza nuevas alturas. Es más, un ciclo de elecciones presidenciales tiende a producir un aumento de lectores, espectadores y anunciantes a medida que la gente presta más atención a las noticias. Esta vez no, al menos hasta ahora el tráfico a los principales sitios de noticias y las calificaciones de Nielsen de las noticias por cable nacionales tuvieron una tendencia a la baja a lo largo de 2023.

Es la misma vieja historia, sólo que peor. Desde las elecciones presidenciales de 2020, Facebook ha reducido constantemente la cantidad de noticias que los usuarios ven en su feed, eliminando una importante fuente de tráfico y, como resultado, ingresos publicitarios. Mientras tanto, el ciclo 2024 aún no ha producido el esperado «impulso Trump» —el aumento del interés público y los ingresos por suscripciones generados por la fascinación o la alarma por el presidente anterior— y es posible que nunca llegue. Por el contrario, algunos estudios sugieren que la «fatiga informativa» ha reducido la demanda de periodismo por parte de la audiencia en la era pospandémica.

⚡⚡Cocineros Argentinos, la pauta y el bluff del sistema público de medios

La tasa de mortalidad entre los diarios ha sido menos extrema, aunque sólo sea porque muchos continúan existiendo en una forma muy reducida. Un ejemplo: los dos principales diarios de Denver, el Rocky Mountain News y el Denver Post , empleaban a más de seiscientos periodistas antes de que el Rocky se hundiera en 2009. Desde entonces, el Post ha sido pelado como una cebolla por su propietario, el fondo de cobertura Alden Global. Capital . Hoy en día, su directorio de redacción incluye sólo 59 periodistas, cuya tarea es cubrir una región que alberga a casi tres millones de personas.

Las perspectivas para 2024 parecen especialmente sombrías para Sewell Chan, editor en jefe de The Texas Tribune, una publicación sin fines de lucro que ha sido considerada un modelo sostenible de negocio de noticias. Chan me dijo que el año pasado ha sido tan sombrío para la industria de las noticias como 2008-09, el comienzo de la Gran Recesión, cuando varios títulos se hundieron. «Me temo que 2023-24 podría ser otro evento de nivel de extinción», dijo.

Entre las múltiples crisis que afectan a Estados Unidos, la del modelo de negocio tradicional para el periodismo es una de ellas. (Getty)

Durante años se han realizado esfuerzos para detener el declive de los medios de comunicación. Organizaciones filantrópicas como la Fundación Knight y el Instituto Lenfest de Periodismo (propietario de The Philadelphia Inquirer ) han invertido cientos de millones de dólares en iniciativas periodísticas, casi todas dirigidas a noticias locales. El mayor compromiso individual, quinientos millones de dólares en cinco años, fue presentado en septiembre por la Fundación MacArthur, la megafilantropía que encabeza una coalición de una veintena de organizaciones benéficas para abordar lo que el presidente de MacArthur, John Palfrey, ha llamado «una amenaza a nuestra democracia».

Algunos han pedido una intervención gubernamental directa y contundente. Las propuestas de políticas incluyen créditos fiscales para las publicaciones que contratan reporteros y para los anunciantes que colocan anuncios en esas publicaciones, así como un mayor gasto gubernamental en anuncios de servicio público. Un mecanismo potencialmente más poderoso: una ley que obligue a Google y Facebook a compensar a los editores por el contenido de noticias que las empresas de tecnología muestran en sus plataformas. Los editores de todo el mundo se han manifestado en apoyo de una ley promulgada en Australia en 2021 conocida como Código de negociación de medios informativos. La ley crea un marco para que los editores negocien pagos con los gigantes tecnológicos. Hasta ahora, en Australia, la ley ha generado más de u$s 140.000.000 al año en pagos, según el exfuncionario gubernamental que implementó el código de negociación, una pequeña fracción de los u$s 424.000.000.000 que las empresas matrices de Google y Facebook recaudaron en ingresos el año pasado. El aparente éxito de la ley en el apoyo al periodismo ha estimulado propuestas similares en Canadá, el Reino Unido, Nueva Zelanda, Indonesia, Brasil, Suiza y Sudáfrica. California podría aprobar este año un código de negociación a nivel estatal. En 2023, la senadora demócrata Amy Klobuchar y el senador republicano John Kennedy introdujeron una versión federal. Los propios gigantes tecnológicos, como era de esperar, se han opuesto. Facebook ha bloqueado noticias en Canadá en lugar de pagar a los editores allí.

Entre quienes desean que el Congreso actúe se encuentra Soon-Shiong, quien respondió a las críticas de los legisladores demócratas instándolos a aprobar una ley para apoyar a las organizaciones de noticias. «Me gustaría hacerles la pregunta», escribió, según la propia cobertura del Times. «¿Qué pueden hacer para ayudar a preservar una prensa libre y sólida, que sea fundamental para defender nuestra democracia?». Es una pregunta justa.

La industria de las noticias ha estado en constante declive durante dos décadas. Esperar algún tipo de cambio basado en el libre mercado es una locura. Si el periodismo es esencial para preservar el autogobierno democrático, quizás sólo el autogobierno democrático pueda preservar el periodismo.

Fuente: https://esferacomunicacional.ar/

Compartir:

Más publicaciones