22/04/24

«Estamos tan acostumbrados al cinismo y la mentira que cuando Milei dijo lo que iba a hacer, no le creímos»

En marzo de este año, con jornadas de trabajo sin descanso y un país entero en proceso de adaptación al poder, el presidente Javier Milei llegó a Corrientes. Fue la primera provincia a la llegó sin agenda oficial. Sin protocolo ni comitiva, se dirigió a la sede del Club de la Libertad, una fundación que lleva una década difundiendo las ideas de la libertad. Justamente, el motivo de la llegada fue la celebración por los diez años de esa entidad.

Alberto Medina Méndez, fundador y director del «Club», como conocen los liberales a una de las instituciones más sólidas de la región, lo recibió como a un viejo amigo: «Milei vino ocho o nueve veces a dar conferencias en los últimos diez años. Antes incluso de ser una presencia mediática y mucho antes de su irrupción en la política. En ese contexto y conociendo un poco la personalidad del hoy presidente, vino porque es una persona agradecida, que tiene buena memoria y lo dijo públicamente en el evento de los 10 años del Club: él sentía que tenía que estar aquí porque era un espacio que se había abierto cuando él no tenía espacios abiertos para participar», contó Medina Méndez

En una charla con Visión Liberal, la «cabeza» del Club de la Libertad explicó cómo es dar la batalla cultural hoy, qué pasa con la Argentina «post K» y cómo es el cambio de paradigma que instauró la llegada de Javier Milei al poder.

Visión Liberal: ¿Qué lectura política hay en tu región, ¿cómo catalogás estos 100 días de gobierno de Milei?

Alberto Medina Mendez:La necesidad de hacer una lectura por los 100 días tiene mas que ver con una ansiedad periodística. Yo hago una analogía con lo que se puede vivir en un partido de fútbol: van tres meses de los 48 de gobierno, ni siquiera el 10% de este recorrido. Y es como si te pararas en el minuto 5 de un partido de fútbol a querer sacar conclusiones de cómo va el juego y de la estrategia del equipo adversario y propio. Me parece muy pronto. Hay que bajar los decibles, detener la ansiedad y dejar que esto transcurra.

Leer más: Soplan vientos liberales: el libro que alimenta el debate de ideas desde Corrientes…al futuro

VL: Pero es también el primer «mojón» para ver dónde estamos parados.

AMM: El gobierno está dando sus primeros pasos, con las limitaciones que tiene (menos del 20% de Diputados, menos del 10% en Senado; una debilidad parlamentaria gigantesca en términos numéricos); muchos actores nuevos que no tienen pericia y conocimiento de cómo funciona la botonera del sector público, de la burocracia estatal. Y por otro lado, un presidente que tiene una visión que (se podrá compartir o no) pero que tiene claro hacia dónde está yendo. Que ha explicitado buena parte de esa agenda a la sociedad y que lo que está haciendo es recorrer lo que pensaba que había que hacer; un drástico ajuste en el sector público, una reducción del tamaño del Estado y sus funciones; una modificación de la forma de hacer política desde lo simbólico y lo práctico, un poco en el déficit fiscal, eliminar la emisión monetaria porque entiende que es la causa central de inflación.

VL: En ese sentido, no hay sorpresas.

VL: Dijiste que es ansiedad periodística pero también es ansiedad política y la propia ansiedad que le metió Milei. Porque esto parece el partido de Holanda del ’74, que salió a jugar los primeros diez minutos con la final contra Alemania a toda máquina.

AMM: Siguiendo tu analogía podría ser a toda máquina o a su propia dinámica, que no es la dinámica histórica. Y por eso hace ruido, porque es disruptiva en términos de la tradición. Un partido tradicional se inicia haciendo jueguitos en el medio y esta vez empezó con un equipo atacando desde el minuto uno y tratando de poner la pelota en el campo adversario. Tiene que ver con una manera de concebir la política pero intentar analizar si esa estrategia es buena o mala, me parece que esta como fuera de sintonía. Hay que dejar que el partido avance.

VL: Lo que no podemos negar es que el partido está lanzado ya.

AMM: Hay datos interesantes y positivos en términos políticos y económicos; hay datos que preocupan. Esto es un ajedrez y todos juegan en el tablero, no hay un solo jugador; hay anticuerpos, hay propuesta de reforma y anticuerpos para que no se hagan  y es un combate simbólico donde hay fuerzas que se contraponen e intenciones políticas que se oponen todo el día. Sumado que la gente está con sus propias angustias, algunos con paciencia, otros sin paciencia. Ese es el tablero de la contienda.

Si creo que cambió el paradigma. Creo que la sociedad cambió algunos parámetros de su análisis cotidiano y que hay una batalla cultural en proceso que tienen algunos primeros resultados en términos de batalla cultural, no de gestión política

«El paradigma cambió. Ahora, antes de traer a una artista taquillera la gente cuestionaría porque se lleva la plata si ellos tienen hambre. Ese cambio llegó para quedarse»

VL: ¿Por ejemplo? ¿Qué resultados?

AMM: La hipersensibilidad de la sociedad con el gasto estatal o los recursos que cualquier jurisdicción hace, la sociedad mira con detenimiento en qué se gasta el dinero y la política comienza a ser más vergonzante respecto a cómo y en qué gasta. Eso es un cambio cultural que vino para quedarse y tiene que ver con la maduración de la sociedad porque en el mundo civilizado también pasa eso. El mundo desarrollado mira todo el tiempo en qué gasta el gobierno y cuando el gobierno gasta en alguna cosa que no parece relevante es cuestionado, independientemente de quién gobierne. No es una cuestión ideológica sino de racionalidad y respeto a lo que se le saca a la gente. Ese clic ya se hizo a la Argentina.

VL: Conozco el caso de un jefe de gobierno que decidió que este año no va a viajar al exterior, algo inédito en la Argentina

AMM Esas son novedades. Un gobierno provincial o municipal, por ejemplo, si tuviese el dilema de hacer una fiesta popular y traer al artista mas taquillero de la Argentina para que llene el estadio, como mínimo se lo cuestiona. Y no por convicción personal sino porque la sociedad se lo cuestiona. Ese es un paradigma que puede parecer menor pero que demuestra que la gente entendió que los recursos no salen del aire, salen de algún lado. Ese «algún lado» tiene mucho que ver con su estandar de vida personal y las cosas que le pasan todos los días. Eso condiciona la forma de hacer política y es un logro en términos culturales, porque eso perfora la cuestión circunstancial de que Javier Milei es el presidente. Mañana Milei no es mas presidente y esto seguirá asi. Va a ser muy dificil retroceder estos pasos y habla a las claras de que la sociedad empezó a entender cómo funciona el sistema y que lo viejo no va mas.

VL: ¿Qué es lo viejo?

VL: Cuando el gobierno nombra gente sin experiencia, sin capacidad evidente para el puesto, la gente se lo reprocha.

AMM: – Ese es un cambio cultural. Excede la cuestión partidaria o el sesgo de juzgar a unos o a otros. Es un cambio interesante que antes era tolerado y ahora no

VL: ¿Qué va a pasar con el DNU y la Ley Omnibus?

VL: La Ley Omnibus hoy sería otra, parecida a la que ya conocimos pero no sé si la misma. Y el DNU tiene que ver con factores mas de la política y hasta judiciales porque el DNU podría no tratarse en Diputados o tratarse y ser aprobado o rechazado; pero hay muchas revanchas en el medio. En el Senado hay un proyecto de ley presentado en Extraordinaria por la senadora Losada, un espejo del DNU. Hoy podrías tratar en el senado el mismo contenido del DNU que rechazaste. Hay muchas instancias aun y hay que entender que muchas de las reformas que estan en el DNU o en la Ley Omnibus tienen mas  que ver con el mediano plazo y no con el corto plazo.

VL: Y la reforma de fondo?

AMM: La reforma de fondo se está haciendo igual. Los instrumentos del poder ejecutivo son unos cuantos, no los que querría seguramente. Por ejemplo, las privatizaciones; sin el Congreso eso no va a salir. Pero si saliera, tampoco se privatizaría en abril ninguna empresa. Empezaría un proceso que demandaría tiempo y son cuestiones que tienen que ver con reformas estructurales de fondo que el presidente considera indispensable pero que a lo sumo podría enlentecer el proceso. El proceso sigue avanzando y la recuperación económica, la caída de la inflación, el fin de la recesión dependen mucho mas de los instrumentos que maneja el poder ejecutivo que los que tiene el parlamento.

VL: Es decir, la sartén por el mango la sigue teniendo Caputo y de él depende mas que de Senado o Diputados

Hoy esta sostenido en base a una popularidad que todavía es elevada. Alguna gente piensa que esta en caída pero todavía sigue siendo muy robusta en términos del apoyo de la gente y mientras eso esté, la política administrada por Javier Milei seguirá su cauce. Probablemente la economía de ese equipo de jugadores mixtos, donde hay jugadores que están en el ministerio de Economía, en el Banco Central y que llevan adelante la reforma primaria.

VL. Después que sigue?

AMM: Después quedará la sustentabilidad política de ese proyecto y quedará ver si estamos frente a un cambio circunstancial o uno sostenido. Y ahí viene la batalla cultural: si la sociedad cree que esta es la dirección la política no tiene mas alternativa que acompañar ese proceso. Si la gente cambia de opinión, siempre hay margen para dar marcha atrás.

VL: Dos datos clave serán la inflación de marzo y una eventual devaluación.

AMM: Si, la inflación de marzo es clave. La mayoria de los observadores coinciden en que va a ser menor a la de febrero. Estamos discutiendo si va a ser de uno o dos digitos y si llega en marzo o en abril a un digito. Pero hay coincidencias, inclusive en los adversarios, de que esa tendencia va en la dirección correcta, sobre todo porque estamos en un momento recesivo y no hay con qué pagar los precios que eventualmente aparezcan fuera de foco.

VL: Queda ver qué pasa con el cepo

AMM: Lo otro es la salida del cepo, que no se si será en abril, mayo o junio pero en algún momento va a pasar. La devaluación del dólar oficial se terminaría de equiparar con el blue, la brecha es muy chica si la medimos en términos históricos. Y dependemos mas de un excedente en dólares que banque una eventual movimiento de corrida (que no visualizo porque no hay pesos) que de la cuestión estrictamente del cepo.

VL: cómo se resuelve eso?

AMM: Con caja. Y la caja podría aparecer vía endeudamiento o por algún atajo financiero que permita tener reservas suficientes para bancar ese proceso. Después veremos si será un proceso gradual o automático. La salida del cepo seria la llave para iniciar el proceso de recuperación de la actividad económica que, en definitiva, es lo que va a mandar si este programa funciona o no. La caída de la inflación es un hecho, me parece que en eso hay coincidencia, después veremos si se sostiene o no.

La clave esta en la salida del cepo.

VL:– Atención porque los precios en el super marca que marzo esta picante

AMM Veremos, veremos. Porque siempre hay una combinación en eso. No hay margen para subir los precios de los alimentos porque básicamente la gente está en el proceso natural de buscar segundas marcas, ya no compran en mayoristas, compran lo que necesitan y no stockean, tampoco tiene margen de maniobra para stockear, todo eso tira abajo el consumo y eso obliga a las empresas a trabajar con valores por debajo de la rentabilidad histórica, inclusive. Eso hace que la inflación núcleo esté por debajo de los dos dígitos. Hay precios que se están actualizando pero hay que ver como cierran.

VL: Con aumentos de más del 100 por ciento en prepagas…

AMM: Argentina tiene un debate medio raro a veces. Siento que una discusión muy de clase media, de círculo rojo. Cuando escucho a gente que esta preocupada porque le subió la cuota del colegio; o el precio de la prepaga: es una discusión del 5% de la Argentina, no es una discusión de la sociedad, sino de un sector que manda a sus chicos a la escuela privada -no alcanza a ser el 5%- y gente que tiene prepaga. Eso no significa que no sea relevante pero si que no estamos discutiendo lo que le pasa a la gente; sino que discutimos ese segmento social y se mueve en circulos de poder, pertenecen al ambito periodistico, al empresariado, las políticas o alguna corporación cercana al poder, pero no es la discusión de un asalariado marginal no registrado que no tiene ni prepaga ni manda a sus hijos a colegios privados.

Una cosa es discutir el precio del boleto de transporte otra el valor de la universidad privada. 

VL: Crees que puede haber dolarización?

AMM Si. Lejos de haber desaparecido. Como tampoco desapareció el plan de eliminar el Banco Central: para mi estamos discutiendo el cómo, el cuándo. Eso depende de un montón de variables pero no salió de la agenda

VL: Pero el Fondo no quiere saber nada

AMM: Por eso creo que hay algunas cuestiones interesantes para analizar. La gente se imagina la dolarización como la de Panamá, la de El Salvador, la de Ecuador y no creo que eso sea parte del imaginario de Javier Milei. Imagina una dolarización espontánea, no de prepo, no forzada, no legislativa. Una dolarización de hecho, que la gente empiece a girar a ese lugar. Es un proceso, no es una línea con fecha de inicio. No es una Convertibilidad ni un plan parecido al de Martinez de Hoz. Eso es desconocer dos cosas: 1) desconocer cómo piensa Javier Milei y 2), desconocer el liberalismo, que la gente no tiene por qué conocerla pero hoy está fácil, en Google podes investigar un poco.

VL: Es difícil dar la batalla cultural con las ideas liberales en un país con tantos años de educación «nac & pop».

AMM: Cuando escuchas al presidente mencionar autores o literatura económica, tenes que hacer el trabajo de ir y buscar esos libros. En el discurso del 1 de marzo dijo que él va a plantear en el Pacto de Mayo que quiere terminar con el extorsivo sistema de coparticipación federal, mucha gente lo lee raro.

Y piensa que no le va a mandar mas plata a la provincia pero si lees un poco de Alberdi (por Google nomas), Alberdi no creía en un sistema de coparticipación como el que tenemos nosotros hoy, sino en un sistema donde la potestad recaudatoria estaba en manos de la provincia y la nación era la que recibía los fondos.

Ese era el sistema de Bases, era el sistema de Alberdi, el sistema de la constitución de 1853 y es el sistema que nombra el presidente todo el tiempo. Y un montón de gente se esta haciendo los rulos con un montón de cosas que imagina cuando en realidad esta diciendo cosas que están escritas. Cuando dice que vamos a terminar con el sistema extorsivo, que es el que usaron siempre los gobernantes de Argentina, que desde Buenos Aires repartían discrecionalmente  a las provincias lo que se le ocurría,. Y lo que intenta decir Javier Milei es que lo que pretende él es ir a un sistema parecido al de 1853, el tiempo que él elogia y donde la Argentina fue una potencia mundial y fuimos el faro del mundo. De eso estamos hablando.

¿Leíste esto?

VL: Dicho asi, no parece tan complicado

AMM: Es mas fácil de lo que parece interpretar la visión de Milei. Después se puede compartir o no, estar de acuerdo o no, lo que digo es que es fácil leer. Lo que pasa es que la Argentina se volvió sofisticada; premeditadamente sofisticada en las últimas décadas. Complejizada al máximo para que no se entienda nada y que todo quede como discursos al aire, de que hay alguien que tiene la canilla y que decide cuándo abrirla y cuándo cerrarla, en vez de que cada provincia administre sus arcas con absoluta autonomía, total federalismo pero haciéndose cargo de que va a funcionar en base a lo que haga y no a lo que le mandan o no. Hay que empezar a entender esa dinámica, es el rumbo de la agenda presidencial.

«Milei es contundente y dice para dónde va. Vos podés creerle o no, lo que no podés decir es que te agarró de sorpresa»

VL Pasa que en 40 años de democracia navegamos entre social democracia europea y neoliberalismo norteamericano…

AMM: Pero terminaron siendo sistemas híbridos- Por eso Milei te dice que el es  minarquista en el corto y anarcocapitalista en el largo hay mucha gente que cree que eso es una cuestión, si se quiere, superficial, romántica, bohemia, intelectual. Me tomaría el trabajo de leer qué significa eso en vez de considerarlo una cuestión menor. Te lo está diciendo. Es como preguntarle a un amigo para dónde va, él te dice una esquina de Buenos Aires y vos no lo tomaras en serio. El te lo está diciendo, no lo tomes en serio, pero después no digas que no es está avisando adónde va. Y cuando lo ves en esa esquina, no te podés sorprender. Estamos tan acostumbrados al cinismo, a la hipocresía, a la mentira, a que te digan una cosa por otra, esta tan naturalizado que cuando alguien te dice algo, no lo crees. Hay que empezar a tomar mas en serio, podes creer o no, estar de acuerdo o no, pero te lo está diciendo. Le daría el beneficio de la duda de creerle. Le creo porque entiendo cómo reacciona, después ira mas despacio o rápido según la praxis política. Lo que no creo que estemos discutiendo el rumbo. Es contundente y claro.

VL: Pensás que desde los gobernadores puede haber un movimiento fuerte, tipo Pacto San Jose de Flores

AMM– No visualizo margen para eso. La clave está en el apoyo popular. Por qué muchos gobernadores no se animan a confrontar con Javier Milei? porque en sus provincias le fue bien a Javier Milei. Porque el voto popular en esas provincias en muchos casos matchea con los gobernadores. Aun bajando la popularidad de JM en Córdoba, por ejemplo, tenés un respaldo popular. Finalmente, lo que decide es la gente.

VL: Ahi se acaban las discusiones

AMM: La política hace lo que quiere mientras la gente se lo valide. Y hay ejemplos de esto en la historia contemporánea. Cuando la gente cambia de opinión, no importa el aparato, el relato, la estructura: la gente toma la decisión que mejor le parece. El peso relativo de esas cuestiones ha disminuido en el mundo; sino no tendríamos los presidentes que tenemos en América Latina o Europa: la gente rompe paradigmas en todo el mundo.

Compartir:

Más publicaciones

Compartir:

Más publicaciones