Hayek x Kaiser: la libertad, ese valioso medio para frenar la coacción del Estado

El seminario “10 Obras fundamentales de los pensadores de la libertad” organizado por la Fundación Libertad y Progreso contó con la presencia de Axel Kaiser, destacado intelectual chileno. La obra a analizar en esta oportunidad fue “Los fundamentos de la libertad”, de Friedrich Hayek, uno de los autores fundamentales de la escuela austríaca, Premio Nobel de Economía 1974.

Los fundamentos de la libertad”, publicada en 1960, es su obra más completa. Como “Camino de servidumbre” había sido un “best seller”, el autor depositó grandes expectativas en su nuevo trabajo.  Es más, creía que sería tan significativo como “La riqueza de las naciones” de Adam Smith. Si bien desafortunadamente, la recepción del público en ese momento no fue la esperada, el tiempo ha probado su calidad y vigencia.

En este libro, Hayek aborda el tema de los principios de la sociedad libre. Sostiene la importancia de un orden jurídico, social y económico que minimice el uso de la coacción por parte del Estado.

Por lo tanto, la ley cumple un rol fundamental: resguardar la libertad frente a la coacción. El autor entiende que no es posible un mundo sin coacción pero que sí podemos aspirar a un sistema que lleve a un mínimo su expresión. Asimismo, afirma que el orden social preferible es el liberal, dado su aprovechamiento del orden espontáneo de libre mercado. Es esto, justamente, lo que el autor percibe en los Estados Unidos, país que considera constituye la máxima expresión política de los ideales del liberalismo clásico.

En cuanto a su análisis sobre el tema de la desigualdad, el profesor Kaiser afirma que Hayek no cree en la igualdad natural de los hombres. De hecho, es indiscutible que no todos tenemos las mismas capacidades y talentos. En cambio, sí sostiene la igualdad moral y por ende la igualdad ante la ley, lo que comúnmente llamamos “rule of law”. Al aplicar reglas iguales a personas desiguales la consecuencia lógica será la desigualdad, fruto de la natural diversidad humana. En este sentido, los impuestos progresivos (ver video), que implican un trato diferenciado a distintas categorías de contribuyentes según su nivel de producción, van en contra de estas ideas. ¿O acaso a alguien se le ocurriría que un gol de Messi valga la mitad, porque él es mejor que los demás jugadores? Claro que no! Tal es la imagen que usa el expositor para ilustrar el argumento.

Seguidamente, el disertante también alude a la posible sintonía de Hayek con Angus Deaton, otro Premio Nobel de Economía, quien afirma que tenemos que tolerar las desigualdades ya que los pequeños grupos que acceden a ciertos bienes y servicios son los que permiten, luego, su generalización y masificación. Y que lo mismo sucede al nivel de las civilizaciones. América Latina, por ejemplo, se ha beneficiado de la inventiva de muchos otros en rubros sumamente diversos. Pues ¿de dónde salieron las máquinas cosechadoras de soja que hoy se emplean en el campo argentino? No fueron, ciertamente, una invención local.   

Hayek es un ferviente defensor de la civilización occidental a la que considera como la que más ha contribuido a la creación de riqueza y como modelo de instituciones respetuosas de los derechos y libertades del ser humano.

De hecho, la mismísima noción de “individuo” es un producto cultural de raíces occidentales.  Y específicamente Kaiser subraya al respecto: “en Occidente, hemos conseguido la matriz cultural, social, legal que permite el mayor uso del conocimiento que se encuentra disperso en la sociedad para incrementar nuestra productividad y progreso en todo sentido”.

Finalmente, resalta un concepto que Hayek toma de John Stuart Mill:  las ideas definen el curso de la evolución social. De allí la relevancia fundamental de aplicar nuestras energías a comprender y difundir las ideas de la libertad que nos han legado los grandes pensadores del pasado, para así poder transformar nuestro futuro.

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
0 Comentario

Dejar una respuesta