Epidemias, arsenales químicos, bombas y la realidad que se confunde (¿o supera?) la ficción

Entre realidad y fantasía

Estamos resignados y evadimos la respuesta, nos encontramos entre la realidad y la ficción. Es innumerable la producción literaria sobre cataclismos, invasiones extraterrestres, guerras en las cuales el arsenal de destrucción es utilizado para el exterminio masivo del ser humano de una u otra forma. La televisión, el cine, la literatura, tanto la de ciencia ficción como novelas o cuentos, están repletos de narraciones. Dejamos a un lado vaticinios de sectas, religiones y mesías del mundo moderno.

Las preguntas siempre surgen: ¿habrá algo de verdad o son todas fantasías? 

La famosa película de André Cayatte  “antes del diluvio” es la angustia juvenil de todas las generaciones ante  el desconcierto de una realidad posible y su necesidad vital de un futuro. Podemos continuarla con otra descripción dramática sobre la realidad de un conflicto bélico donde la muerte se enseñorea con más del 50% de la población mundial: “El día después” de 1982 del director Nicolás Meyer que nos narra el día siguiente a  un conflicto bélico cuando las llamas se apagan y los sobrevivientes intentan reconstruir sus vidas y el mundo del día de ayer, (se editó una versión impresa).

Lo cierto es que estamos en un sociedad enajenada donde el factor humano es detonante y está representado por sabios, científicos, políticos mesiánicos, fanatismos religiosos o políticos, psicópatas reivindicativos que prometen una nueva sociedad que surgirá de las cenizas como el ave Fénix, también agregamos los errores humanos o simplemente  accidentes que causan  desastres.

Podemos simplemente echar una mirada al tanque de combustible que hemos construido y sobre el cual estamos sentados.

Energía nuclear: En Álamo Gordo (México) el primer artefacto atómico (16 de julio de 1945) se mostró como un sol construido por el hombre. El director del proyecto Manhattan, Julius Robert Oppenheimer expresó al ver el reluciente hongo sobre el desierto brillando como el sol “… ahora me he convertido en la muerte, el destructor de los mundos…” parafraseando palabras de Bhagavad Gita. Otro de los científicos clamará al ver con terror lo que habían creado: “¡…..los científicos hemos conocido en el día de hoy  la maldad…!”

A partir de Álamo Gordo  el  terror atómico se muestra en todo su esplendor en Hiroshima y Nagasaki, también en una cadena de errores y manipulaciones con artefactos atómicos como las tristes experiencias de las islas Marshall , el Atolón de Bikini, Chernobyl solo por citar algunas,   no incluimos los casos de fugas radiactivas ocurridas en la industria.

El Arsenal Atómico

Misiles atómicos: Incontable la cantidad de silos con misiles con cabezales conteniendo artefactos  atómicos apuntando hacia un lado o hacia el otro, misiles de alcance intermedio y transcontinental. Bajo el mando de comandos que pueden actuar unilateralmente en condiciones  de peligro de ataque o como respuesta. Lo preocupante es que no sólo están en poder de las grandes potencias sino también los poseen países con regímenes políticos inestables o conducidos por dictaduras.

Submarinos nucleares: llevan en sus entrañas misiles y cabezas nucleares de lo que se sabe o supone un promedio de 48 cabezas nucleares. Submarinos de variopintos países y estados surcan los mares conteniendo  su carga de muerte.

Fuerza aérea: existen sobrevolando los cielos bajo comandos estratégicos militares aviones que vuelan permanentemente y se abastecen en el aire transportando bombas nucleares  con objetivos de ataque, disuasión o represalia.

industria nuclear y desechos radioactivos sin entrar en los detalles de los  accidentes en las plantas de energía nuclear y los desechos radiactivos imposibles de controlar con eficiencia para que no provoquen daño ambiental, solo mencionaremos algunos: Fukushima en Japón, Chernobyl  en Rusia (la fusión del núcleo del reactor). Tampoco incluimos en este pantallazo robos y extravíos  de material radiactivo, ni  accidentes de transporte. Ningún país tiene resuelto el problema de la basura radiactiva, que es un peligro ambiental.

Chernobyl fue uno de los grandes desastres que ponen un alerta en el manejo de la industria nuclear. La cantidad de radiactividad dispersa en cenizas fue doscientas veces superior a Hiroshima.

Edwar Teller,  físico  nuclear que participó  en el proyecto Maniatan, afirmó que la industria nuclear es la más segura de todas las indusrias,  los accidentes se debieron a que quienes en ella intervenían no poseían  toda la preparación que deberían tener.

Hay contabilizadas en funcionamiento 440 plantas nucleares. Brasil en un proyecto de 25 plantas para evitar la dependencia del petróleo, Argentina con 3 plantas y varias en construcción con capacidad nuclear de alto desarrollo.

Cine y Literatura

Hiroshima mon amour: una de las películas  que generó grandes controversias y análisis, desde el guion,  actuación,  fotografía y el escenario. Película de Alain Resnais con guion de Margueritte Duras. La actriz Emmanuelle Riva le susurra a su colega japonés Eiji Okada: “…. he deseado una memoria de consuelo, de sombras y de piedra…” responde Okada: “….¡No has visto nada en Hiroshima!. ..”.  Inicio de uno de los memorables diálogos de la cinematografía.

Antes del diluvio: película de André Cayatte de 1954, que ya citamos. Un grupo de jóvenes buscan la manera de evadirse de un holocausto nuclear. Película que denuncia el conflicto de la guerra fría y el drama que provoca en una sociedad que se aliena frente a un posible holocausto nuclear,

La hora final: película dirigida por Stanley Kramer. Actores: Gregory Peck, Fred Astaire, Ava Gadner, Antony Perkins.  Un submarino explora las costas de los mares buscando vestigios de vida después de una guerra nuclear. Premio de la Academia Británica de cine 1959.

El día después dirigida por Nicolás Meyer, 1982. Nos narra las posibilidades de una guerra nuclear, sus consecuencias, pero sobre todo el drama de los sobrevivientes que deben enfrentar el sistema económico financiero y político totalmente destruido, industrias paralizadas, la muerte de profesionales y técnicos que limitan la recuperación del sistema industrial y tecnológico, sin sistema de telecomunicaciones o muy limitadas, colapso del sistema sanitario por destrucción de los centros hospitalarios y carencia de profesionales del sistema de salud, toda la documentación, información, registros destruidos total o parcialmente. Idéntica situación en el sistema educativo y  colapso total del  estado y el gobierno político.

Punto límite, también titulada Limite de seguridad dirigida por Sidney Lumet en 1964. Basada en la novela de Eugène Burdick y Harvey Wheeler (1962). Excelente actuación de Henry Fonda.  En el mando aéreo estratégico Omaha (EEUU) se produce una alarma indicando al comandante de vuelo que ejecute un ataque  de represalia sobre la Unión Soviética. El comandante de vuelo tiene un tiempo  limitado para verificar la orden. Durante ese lapso se producen violentas discusiones y conflictos que deben resolverse antes que el grupo aéreo alcance el límite en el cual deben cerrar toda comunicación y atacar. Hay una versión de TV que fue titulada EL TELÉFONO ROJO, ocurre durante la guerra fría cuando se habilitó una línea directa entre las diferentes potencias para ser utilizada únicamente por los presidentes y evitar un conflicto.

Strangelove o porqué amé la bomba (1964): (titulada también: Dr. Insólito) dirigida por Stanley Kubrick, película de humor negro donde Peter Seller caracteriza a la mayor parte de los personajes: a un científico loco, un presidente desconcertado, un general alienado. Ante una situación de rebelión en uno de los centros de comando, el comandante aprovecha una circunstancia para ordenar a su comando un ataque nuclear. El Dr. Insólito con ideas nazi asesora al presidente para que autorice el ataque. Lamentablemente el dispositivo del fin del mundo es activado.

Guerra Sucia: dirigida por Daniel Percival, 2004. Demuestra las posibilidades del terrorismo nuclear. Un grupo de terroristas en Londres logra hacer explotar un artefacto denominado bomba sucia, porque esparce material radiactivo altamente contaminante. Lo recomendable de esta película es  su gran utilidad para comprender las normas de manejo masivo de prevención, de contaminación,  normas sanitarias, gerencia en desastres, métodos de trabajo de personal de seguridad, bomberos, personal especializado en salud y de seguridad y control de radiaciones, además del manejo de una sociedad anarquizada y alienada por el drama del desastre.

La suma de todos los miedos (2002): Película  dirigida por  Phil  Alden Robinson, basada en una novela de Tom Clancy (1991) que pone en evidencia la capacidad del terrorismo nuclear. Un grupo terrorista decide hacer explotar un artefacto nuclear en los  EEUU,  Se plantea en esta película el grado de vulnerabilidad de una sociedad y la capacidad de sus sistemas de defensa para evitarlo.

Sindrome de China (1979): película de James Bridge, interpretada magistralmente por Jack Lemmon. Una periodista está entrevistando al Director de un reactor nuclear generador de energía eléctrica cuando los sistemas de enfriamiento y control de la fisión nuclear no responden, con lo cual se iniciaría un proceso de fusión del reactor que sería difícil de detener y sus consecuencias difíciles de prever. Este posible accidente  se denomina Síndrome de China. El Director  explica a la periodista  que de no detenerse la fisión nuclear, esta sería como una bola de fuego similar al sol que horadaría la tierra y llegaría a China. Es una película que vaticina el hecho ocurrido en una planta nuclear en Rusia (CHERNOBYL, 26/4/1986). En este caso hubo dos graves problemas: fallaron los sistemas de control de la fisión nuclear debido a no realizar un adecuado análisis de los sistemas de seguridad y no prever las consecuencias de un posible accidente, la dirección del reactor llevo a cabo un ensayo de verificación sin las debidas autorizaciones ni cumplir con los protocolos de seguridad ante un posible accidente, además el sistema de prevención de accidentes y control de daños no fue alertado, por lo cual tardó horas vitales en actuar.  Una de las más frecuentes y tristes combinaciones en los sistemas industriales incluyendo todos los sistemas de trabajo: error humano y deficientes sistema de control de operaciones.

Lo más grave es lo que ocurrió en las primeras horas del accidente,  en una central nuclear europea suenan las sirenas que alertan sobre la presencia de radiactividad ambiental en la planta. El Jefe de seguridad y radio-protección debe comprobar con la máxima rapidez si hay fugas de material radiactivo en la planta o es debido a factores que están fuera de ella. Confirma que no es por causas internas, que se debe a una posible contaminación atmosférica. De ser así sólo es posible que fuera un accidente en otra planta o un ataque nuclear. Comunica al centro estratégico de la OTAN las posibles situaciones que conllevan a que la OTAN prepare sus sistemas de ataque y defensa continental, en el justo momento que el sistema de alerta y ataque se está preparando, el Gobierno de la Unión Soviética informa al mundo el accidente de Chenorbyl, momento en que el mundo estuvo a un paso del holocausto por fallas y errores humanos. Una nube de polvo radiactivo cubrió el cielo europeo.

Arsenal Biológico

Es posible que sea el más  macabro sistema de guerra.  Los Laboratorios de investigación biológica son innumerables y fáciles de construir, lo tal vez complicado es el equipo de profesionales y científicos  que deben experimentar con especímenes biológicos capaces de provocar graves enfermedades y la muerte. La idea de un conflicto en el cual se utilicen métodos biológicos es muy simple en realidad, provocar el mayor daño humano en el enemigo con el mínimo de costos,  que no signifiquen   pérdidas de vidas a los atacantes, que se puedan preservar instalaciones, equipos, maquinarias, depósitos de alimentos, vías de comunicación, etc. en el área atacada. El problema está que quienes utilicen productos patógenos deben estar inmunizados, conocer antídotos y vacunas y los procedimientos médicos necesarios con personal entrenado para casos de contaminación de su propio grupo, además de centros hospitalarios con suficientes profesionales en salud y adecuados  servicios de emergencias médicas.

Los agentes biológicos patógenos han provocado grandes desastres en la historia de la humanidad, hay descripciones en todas las culturas que han existido y existen. Desde Túcídes  a Camus mucho se ha escrito sobre epidemias. Por ejemplo Daniel Defoe nos ha dejado en la ficción una excelente obra “Diario del año de peste, 1772”, basado en lo que describiera Nathaniel Hodges  en “Tratado de loimologia: o un relato histórico de la peste de Londres en 1665, con instrucciones precautorias contra contagios similares…”. Albert Camus en su libro La Peste nos describe el drama humano en una situación de epidemia donde  pone de manifiesto  la alienación del hombre sometido a un aislamiento obligado y estimulado por el miedo, mezclado con el drama político de una guerra, el fanatismo, el genocidio y el desprecio por la condición humana. Camus utiliza el recurso la peste  para alertar sobre las epidemias y sobre “la otra peste” cuando lanza sus ratas a la calle, que son las  del genocidio que no es  otra cosa  que  el proyecto de matar por razones religiosas, raciales, políticas  o simplemente odio.

Las epidemias, sobre todo la que vivimos, ponen en evidencia cruel nuestras propias falencias, o tal vez la vulnerabilidad de nuestros sistemas políticos, económicos, sociales, de formación profesional y técnica.  Demostró nuestra incapacidad para afrontar el drama sanitario y social y también para que nos preguntemos si el grado de desarrollo industrial, científico, o social han creado nuevas condiciones de riesgos y peligros.

Lo que ha evidenciado y  demostrado  las circunstancias que vivimos es la incapacidad de las élites de muchos estados para responder ante una catástrofe, además de su incapacidad y poca preparación para afrontarla.

Arsenal Químico

Es tan peligrosa  la  manipulación de productos químicos  (caso BHOPAL en la India) por  los accidentes que pueden ocasionar provocando muertes masivas o su utilización como material de guerra o exterminio. Se utilizaron gases tóxicos en los campos de concentración Nazi-fascista con los cuales  asesinaron a millones de seres humanos.

BHOPAL: Entre el 2 y el 3 de diciembre1984 en la región de Bhopal (India) se originó un desastre al producirse una fuga  al aire libre de isocianato de metilo en una fábrica de plaguicidas, fallecieron 3.700 personas y 558.125 heridos. La fuga de material químico se originó por falta de mantenimiento en la planta de producción y almacenaje.

¿Dónde Estamos? 

Vemos lo que el mundo moderno ha logrado en pocos años de desarrollo científico y tecnológico, el cuál  ha sido tan veloz que aún no terminamos de asombrarnos. Hannah Arendt en su obra “la Condición Humana” escribe: “… la edad moderna no es lo mismo que el Mundo Moderno, Científicamente la edad Moderna que comenzó en el siglo XVII terminó al comienzo del XX; políticamente, el Mundo Moderno, en el que hoy día vivimos, nació con las primeras explosiones atómicas… el propósito del análisis histórico es rastrear en el tiempo la alienación del Mundo Moderno…”

La explosión de descubrimientos, el desarrollo científico y tecnológico produjo grandes cambios en el desarrollo social y político e hizo tambalear principios éticos y morales a los que se estaba firmemente adherido.

Las desmedidas ambiciones  y los hallazgos de la actividad científica han puesto en duda la verdadera naturaleza de la investigación que aparece con ribetes francamente peligrosos.  Cambios que se han manifestado no solamente en el mundo científico, también  en la cultura, la filosofía, sociología, medicina, etc.,  nos conducen a tener que afirmar como H. Arendt:   “… estamos en el advenimiento de una nueva y aún desconocida edad…”.

La ciencia no es inocente, deben replantearse ciertos interrogantes en el aspecto ético, social, político y espiritual  ya que el conocimiento no corre paralelo al tan ansiado progreso humano (Bryan Appleyar: Ciencia vs. Humanismo, un desacuerdo imprevisible, Ed. El ateneo), y  afirmar como Mario Bunge (“Ética, ciencia, y técnica” y en “La investigación científica”): que  ciencia sin humanismo no es ciencia.  El verdadero drama actual no está en la ciencia, la tecnología , el átomo, está  como decía Susan Sonntag: “…en el corazón del hombre…”.

Cuando miramos hacia dentro de nosotros descubrimos que tememos un peligro de repetición de los dramas que hemos vivido, los transmitidos por las vivencias familiares o lo que hoy vivimos, que nos alientan a buscar medidas que impidan su repetición. Robert Jay Lifton en su obra “La ciencia de matar, los médicos nazi, Ed. El Ateneo, escribe “… uno escucha ….el oscuro murmullo que surge del abismo debajo de nosotros, y que nos produce una extraña fascinación… el murmullo es el nuestro, un susurro de peligro que debe ser oído antes que se convierta en un grito genocida sin esperanza….”

Articulo publicado en Club de la Libertad

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
0 Comentario

Dejar una respuesta