El relato de la vacuna y otras falsas épicas que levantan vuelo

Kirchnerismo, vacunas rusas, y falsa épica

Épica es la que cuenta Homero en la Ilíada, con el héroe Aquiles, “el de los pies ligeros”, liderando a los griegos en el campo de batalla frente a los troyanos en una guerra de años.

Épica es la que narra J.R.R. Tolkien en El Señor de los Anillos, con el heredero al trono Aragorn enfrentando a los ejércitos del Señor Oscuro Sauron mientras los hobbits Frodo y Sam intentan destruir el Anillo Único, la más letal arma del mal que existe en la Tierra Media.

Épica no es la que presenta el kirchnerismo, un relato repleto de farsas y de escaso vuelo intelectual.

Al kirchnerismo le debemos la implementación en la política argentina del término “relato”. Como sus representantes lo utilizan, significa presentar la propia versión de los acontecimientos desde la propia ideología y según la propia conveniencia, en tergiversación de los hechos de la realidad. Es decir, el uso que el kirchnerismo hace de lo que entiende por relato es una afrenta a la verdad.

Y mediante mentiras, exageraciones, imprecisiones y desatinos, el kirchnerismo enarbola el relato de su épica. Una falsa épica.

Ya había sucedido en el anterior ciclo kirchnerista con la icónica campaña “Cristina Capitana”, como si la por entonces presidente Cristina Kirchner fuera la gran líder que recuperaba la Fragata Libertad. Nunca en su vida capitaneó un barco, y los responsables de que la fragata fuera retenida en Ghana eran sus propios funcionarios que no querían pagarle la deuda del estado argentino a los holdouts, quienes pidieron la retención y luego vieron truncas sus aspiraciones por cuestiones jurídicas. Lo concreto es que no se trató de una recuperación aguerrida ni de una movida maestra de una mente superior; simplemente los acreedores quisieron retener un bien de los deudores y cierta resolución de un tercero les indicó que cobraran por otro lado.

Vuelve a suceder ahora durante el gobierno kirchnerista de Alberto Fernández. Se monta un espectáculo en torno a un avión de Aerolíneas Argentinas que viaja a Rusia a traer las vacunas Sputnik V para prevenir el coronavirus.

El medio oficialista C5N titula “El vuelo de la vida”, “La esperanza va carreteando”, “Carreteando la esperanza” y “Volar hacia el mejor sueño posible” mientras muestra imágenes del avión a punto de despegar. El personal del viaje luce barbijos con la leyenda “Operación Moscú”. Todo inmerso en un ejercicio de propaganda gubernamental destinado a presentar ideológicamente sucesos para que encajen en el relato, aunque desencajen en la realidad.

Lo primero que debe notarse es que, en el año 2020, cuando miles y miles y miles de aviones surcan los cielos todos los días, transportando personas, animales, equipajes y mercadería, el kirchnerismo plantea su vuelo como un logro extraordinario, digno de alabarse, porque salva la vida. Sí, todo avión que vuela es un logro de la inteligencia humana y la tecnología, pero eso es otro tema. Aquí se quiere capitalizar políticamente como algo heroico una acción que no destaca de la normalidad, que es rutinaria, y que lejos está de constituir un hito político que marque un antes y un después en la historia del estado argentino, las relaciones internacionales o cualquier gesta patriótica. De similar modo, magnificando lo básico, agigantando lo sencillo, adornando desproporcionadamente lo simple, el kirchnerismo viralizó festejos por lograr una conexión de Zoom en el Congreso (niños de 6 años se han conectado por sus propios medios a Zoom todo el año para recibir clases), y agrandó viajes a China para supuestamente traer insumos médicos necesarios (cuya procedencia y distribución están en tela de juicio).

En segundo lugar, retratar un vuelo a Rusia para traer vacunas como un “vuelo de la vida” huele a ideologizar mediante la propia visión. El vuelo es a días de que el presidente de Rusia Vladimir Putin afirmara que no se la aplicó porque no se recomiendan para mayores de 60 años. Es decir, uno de los grupos de riesgo que el gobierno argentino alegó estar protegiendo queda fuera de la vacunación segura. El vuelo también es a días de que el gobierno argentino no pudiera cerrar la compra de las vacunas de Pfizer, de mejor recepción en los países desarrollados, según la empresa porque no hubo acuerdo sobre el precio de transporte (y provocando el gobierno argentino el levantamiento de sospechas debido a su habitual y corrupto modus operandi probado en causas judiciales: adjudicar la contratación comprando con sobreprecio y exigiendo un retorno del excedente para los bolsillos de los funcionarios. Quizás Pfizer no quiso prenderse en la corrupción kirchnerista). Es de destacar que Argentina tiene un gobierno que suele tener problemas con quien no tiene problemas con otros gobiernos. Y que suele arreglar con gobiernos que han tenido problemas con otros.

En tercer lugar, no estamos frente a la increíble Operación Entebbe del ejército israelí, sino ante la “Operación Moscú” que trae vacunas discutidas provenientes de un gobierno discutido compradas por un gobierno discutido. Se viaja, se llega, se cargan las vacunas, y si no hay nada raro en el medio, se vuelve. Al parecer, sin los problemas sobre el mantenimiento de la cadena de frío que exigía Pfizer para su vacuna y que al gobierno argentino aparentemente le costaba cumplir. Y sin los problemas legales que Alberto Fernández machacó a Pfizer porque según él la empresa no quería asumir responsabilidades penales y civiles por los efectos de la vacunación. Dicho eso, cuando se considera el viaje a Rusia, no se está frente a una operación militar heroica, ni una maniobra patriótica despampanante. Con la palabra “operación” se quiere lucir más de lo que se tiene.

En fin, el kirchnerismo teje una falsa épica alrededor de lo ordinario, lo común, lo frecuente, lo básico, también lo oscuro y lo escasamente explicado, y lo hace mediante la propaganda, la mentira, la exageración, la tergiversación. Quiere normalizar que aquello que es “poca cosa” sea dignificado, que lo mínimo sea enaltecido, y que lo mediocre se haga pasar por heroico. Un relato sin transparencia al servicio político de un gobierno sin transparencia.

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
0 Comentario

Dejar una respuesta