“El pase sanitario es una medida discriminatoria, autoritaria y violenta”

El que se quema con leche, ve una vaca y llora, dice el refranero popular. Y todos lloran frente al crecimiento global de casos de COVID-19 y sus nuevas variantes: los que temen que vuelva a expandirse la pandemia en forma incontrolable y los que temen que los vuelvan a encerrar para evitarlo.

Ambas posturas ven a la baja vacunación y el poco testeo como las causas principales de que el virus continúe girando por el planeta. Datos: el 7% de los africanos están vacunados. La explicación puede pasar por el reparto inequitativo de vacunas , argumento que no alcanza para justiciar que en Alemania, Austria y Suiza tiene tasas bajas inferiores al 70% de dosis completas aplicadas. ¿Qué se hace con los que no se quieren vacunar?

“Con la vacunación compulsiva y el pasaporte sanitario tendremos personas con más derechos que otras”.

Ahí aparece la oportunidad para los que adhieren a la premisa del Estado controlador, que suple por la fuerza o la imposición, las decisiones que deberían ser personales. “No se puede obligar a nadie a inocularse un producto que está en fase experimental, del cual aun no se tienen datos concluyentes con respecto a eficacia y efectos secundarios” sostiene Guillermo Castello, el flamante diputado por Avanza Libertad.

El famoso pase sanitario aparece como una herramienta compulsiva de dudosa eficacia: “Es una medida discriminatoria, autoritaria y violenta. Exigir un pase sanitario para poder trabajar, viajar o entrar a un comercio es netamente inconstitucional”, enfatiza.

No solo la Argentina piensa en recurrir a esa medida para lograr subir las tasas de vacunación. En Europa, Austria ya comenzó con confinamientos y vacunación obligatorias bajo pena de multa e incluso, prisión. Olaf Scholz, el nuevo canciller alemán que asume en los próximos días, ya anticipó que enviará un proyecto de ley al parlamento para establecer la vacunación obligatoria. La Presidenta de la Comisión Europea, Úrsula Von der Leyen, dijo que los países de la Unión deberían comenzar a debatirlo.

¿Y por casa? En la Argentina ya existe un calendario de vacunación obligatorio y gratuito desde la época de los militares. Y es el mismo Estado -a traves del ministerio de Salud- el que dice qué vacuna es obligatoria y cuál no y quiénes deben aplicarsela. No hace falta ley ni decreto: se hace así y punto.

Imponer una vacunación obligatoria y un pasaporte sanitario es de por sí violatorio de derechos, pero más aún con un gobierno corrupto que ha demostrado hacer negociados con las vacunas”, profundiza Castello. “En el caso puntual argentino no tenemos libre disponibilidad de las mejores vacunas (Pfizer, Moderna, etc.) ni garantizada la provisión para las dosis necesarias en los tiempos indicados por lo que son improcedentes las comparaciones con los países avanzados“, concluye el legislador.

El artículo 19 de la Constitución Nacional establece que “las acciones privadas de los hombres que de ningún modo ofendan al orden y a la moral pública, ni perjudiquen a un tercero, están sólo reservadas a Dios, y exentas de la autoridad de los magistrados”. Es la versión sofisticada del viejo adagio “tus derechos terminan donde empiezan los míos”. Se llama principio de autonomía personal y es la base fundamental de cualquier Estado liberal.

Pero el paternalismo del Estado no entra en esa categoría. Una cosa es proteger a terceros de las acciones y otra enarbolar la bandera de la virtud y ser el amo de lo que está bien o está mal. “Colocarle a la vacuna el rango de obligatoria va a generar mucha resistencia y polarización de la población sin ningún sentido. Quien va a ejercer la inoculacion forzada? El ministerio de Vizzoti? Van a ir casa por casa pinchandole el brazo a la fuerza a la gente? se pregunta Castello y concluye:

“Con la vacunación compulsiva y el pasaporte sanitario tendremos personas con más derechos que otras”. Habrá que ver quién se banca y quién no ese pinchazo.

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
1 Comentario

Dejar una respuesta