El COVID-19 muta al Estado y lo pone al borde de una monarquía

La monarquía cada vez mas cerca

Los argentinos nos encontramos inmersos en un camino sin retorno, cada día que pasa, la angustia por la cuarentena eterna en la que vivimos se hace más grande, miles de trabajadores que ya no saben qué más hacer para que su negocio siga en pie. La falsa dicotomía entre la elección de la salud o la economía que ha querido plantear el gobierno cada vez es más inverosímil para la población, que ya ha arrancado a manifestarse contra el gobierno en las distintas ciudades del país. Nuestra constitución y nuestro congreso nacional fueron suplantados por el presidente y los decretos de necesidad y urgencia, el poder en el gobierno es absoluto.

En 1853 cuando se sancionó nuestra constitución la Argentina establecía en el articulo 1 que adoptábamos la forma de gobierno representativa republicana y federal, lejos hoy ha quedado eso. El federalismo que tenia en las raíces la República Argentina a fines siglo XIX, hoy esta totalmente perdido y la crisis que estamos viviendo ha terminado de consolidar el poder total en el gobierno central.

Desde la llegada del COVID-19 a la Argentina en la cabeza de Alberto Fernandez y sus epidemiólogos han recaído el total de las decisiones, dejando ha un lado y olvidadas a las provincias que en aquellos viejos tiempos supieron tener un control de todo lo que no le habían delegado al gobierno central. Parecía difícil que el último bastión que tenían las provincias iba a ser anulado totalmente, pero paso… De un día a otro el senado de la nación dejo de funcionar y el único arma que tenia las provincias se destruyo, un arma débil y con un poder escaso pero que aun funcionaba.

Los superpoderes del gobierno han dejado de lado cualquier idea de república y democracia que había en la Argentina. nuestra Constitución nacional fue diseñada para darnos instituciones que se controlen unas a otras, este control era de suma importancia. Nuestra ley magna le repartió poderes a los tres órganos del estado para que estos se controlen unos a otros, así como el congreso tiene la facultad de enjuiciar políticamente al presidente, vicepresidente, ministros y miembros de la suprema corte de justicia y de dictar las leyes; y el poder judicial tiene el poder de controlar si los actos de gobierno son constitucionales o no mediante el control de constitucionalidad de las leyes; el poder ejecutivo tiene el poder de vetar leyes que el congreso envíe y de designar junto al senado a los jueces de la corte suprema.

Estos son algunos de los poderes que la ley suprema le dio a los órganos del estado para controlarse unos a otros, y que en estos tiempos hemos perdido. la feria judicial interminable y las caudalosas reuniones online del congreso han hecho que estos poderes y facultades se pierdan, dejando el control en el presidente.

Al deshacerse del escaso poder que le quedaba al congreso, del poder de la constitución, de las leyes y de las provincias, el gobierno dejo atrás por completo la idea tan defendida por el gran Esteban Echeverría de que nos gobiernan las leyes, no los hombres.

Por otro lado la crisis económica en la que el gobierno nos introdujo tomando por decreto decisiones inauditas e incomprensibles se hace cada vez mas profunda. Para sumarle al problema, una diputada nacional del frente de todos (la señora Fernanda Vallejos), amenaza con un proyecto para quedarse con parte de las acciones de las empresas, el cual fue respaldado por el ministro Nicolás Trotta.

Los números que manejan los economistas son de tal magnitud que creen que este año el pbi va a caer estrepitosamente, solo en el mes de marzo cayo 11% ,lo que seria la peor caída superando a la del 2009. Estos números no son de impresión para los economistas opositores del gobierno, ya que en ninguna empresa en el mundo puede sobrevivir sin trabajar más de 60 días. hace un tiempo el banco interamericano del desarrollo realizo un estudio que en los Estados Unidos en los cuales demostraba que una empresa no podía sobrevivir mas de 27 días sin trabajar y que un restaurante no lo podía hacer mas de 14 días sin trabajar.

Las empresas argentinas ya habían perdido entre el 30% y el 50% de las ventas en los últimos años debido a la crisis en que nos había introducido el macrismo, pero la cuarentena y las medidas del gobierno de Alberto Fernandez termino de devastarlas. La UIA informo que dentro de sus empresas consultadas, un 77% tenia problemas para pagar los sueldos. Esto es entendible, ya que las empresas tienen que soportar la carga impositiva más alta del mundo y unas leyes laborales desfavorables. El gobierno tomo equivocadamente la decisión de prohibir los despidos, ya que al tomar esa medida esta obligando a las empresas a quebrar y cuando el covid se acabe la salida de la crisis será muy difícil ya que nuestro sector privado se vera destruido.

Desde todos los planos daría la impresión que el gobierno quiere ir contra nuestras libertades individuales y contra nuestros derechos constitucionales. El pueblo tendrá que oponerse fuertemente, debemos entender que la situación que vivimos no puede habilitar a que nuestra constitución se suprima y que el estado se convierta en una monarquía.

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
0 Comentario

Dejar una respuesta