El combo fatal: instituciones débiles, políticas estrictas

Un reporte necesario para una región en emergencia

Por Siegfried Herzog*

La crisis global de COVID-19 presenta desafíos urgentes a los países del mundo: cómo proteger la salud del pueblo, cómo aminorar el impacto negativo económico; cuándo y cómo revitalizar la economía. La crisis se presentó especialmente fuerte en América Latina, con una tasa de contagios y fallecidos mucho más alta que su proporción en la población mundial, y un efecto aún más grave respecto de las economías en otras partes del mundo.
Es por eso que la Red Liberal de América Latina (RELIAL) decidió publicar un reporte substancial sobre diferentes aspectos de la crisis para mejorar el discurso público y la búsqueda de soluciones efectivas y eficaces.

Es necesario entender de qué se trata; estudiar el comportamiento del virus y la complejidad de la enfermedad, también las maneras de contagio, las medidas de prevención que ayuden a limitar su expansión, y a su vez las potenciales medicinas para cuidar mejor a los enfermos.

Los problemas son múltiples: necesitamos contar con datos claros para interpretar la situación; sin embargo, muchos datos se advierten sospechosos, tal vez por la necesidad de los gobiernos de mostrar una imagen de éxito en cuanto al manejo de la pandemia.

Es claro que una crisis grave requiere de una respuesta gubernamental inmediata, pero países con instituciones débiles e infraestructuras sanitarias deficientes se hallan gravemente limitados en lo que puedan implementar.

Al mismo tiempo, la situación otorga facilidades para que algunos gobiernos puedan asumir poderes extraordinarios en detrimento de
las libertades civiles e individuales, así como controles institucionales
preocupantes.

Lamentablemente, éste ha sido un efecto alrededor del mundo.

Hay también una tensión entre la expectativa del pueblo, que espera que el gobierno actúe de manera decisiva y “fuerte”, y la realidad de la región. Los pedidos de medidas gubernamentales finalmente resultaron en cuarentenas estrictas y toque de queda agobiantes. Miles de familias latinoamericanas, que dependen ampliamente del sector informal -entre el 60 y 80% de la población- no pueden darse el lujo de “quedarse en casa” por semanas o meses; esos trabajadores necesitan salir y ganarse el ingreso en el día a día. La mayoría de los
gobiernos no cuentan con políticas públicas acordes a esta realidad; por tanto los efectos están siendo dolorosos tanto para la salud como para la economía.

Tenemos más claridad sobre el impacto multidimensional de COVID-19. RELIAL logró con este reporte analizar dónde estamos ahora, poner en perspectiva qué medidas se podrían tomar y qué pasos urgentes se deberían priorizar en la región durante los siguientes meses. La crisis nos muestra una realidad dura; una peligrosa combinación de instituciones débiles y gobiernos con poco interés en profesionalizar sus sistemas de salud.

Se suma la falta de cooperación entre el Estado, la sociedad civil y empresas privadas; una alianza importante que ayudaría mucho a todos los sectores de la región.

Por todo esto, los principios y valores liberales: instituciones sólidas, estado de derecho, economía de mercado y división de poderes son más necesarios que nunca.

*Siegfried Herzog es Director regional de la Fundación Naumann para América Latina. El texto precedente forma parte del reporte “América Latina en el año de la Pandemia”, publicado completo en este link

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
0 Comentario

Dejar una respuesta