¿Dónde se ve el mayor rebote interanual de consumo, con una suba del 101%?

El consumo creció en 2021 pero sigue sin recuperar el nivel pre pandemia

Las ventas en los shoppings son las que muestran el mayor “rebote” interanual, acumulando una suba del 101%, según el CEEAXXI. Qué sectores no logran recuperarse por completo y cómo afecta la inflación.

El consumo privado registró durante 2021 un crecimiento del 8,9%, acompañando la recuperación de la economía en general tras la fuerte recesión de 2020. Sin embargo, el “rebote” en el consumo no alcanzó para igualar la retracción de 2020, que fue del 12,8%, y por lo tanto tampoco alcanzó a recuperar el nivel pre pandemia, según el último informe sobre consumo del Centro de Estudios Económicos Argentina XXI (CEEAXXI). De hecho, el consumo, que subió en el cuarto trimestre del año pasado un 7,7% interanual, mostró una desaceleración respecto al trimestre previo.

A partir de la insuficiente recuperación y la observación de una “fuerte aceleración de los precios implícitos del consumo, incluso por encima de la suba de la inflación”, proyectan que la dinámica en el sector de ventas durante 2022 mantendrá un desempeño en términos reales que continuará en niveles por debajo de 2020. Además, detallan que la quita de subsidios y la suba de los precios de la energía pueden agravar la performance del consumo. “La inflación en los tres primeros meses del año no da tregua, si el guarismo de marzo termina por encima de los 5 puntos estimados,  habremos acumulado más de 13% de inflación en un trimestre, lo que atrasará los salarios nominales, que  al correr desde atrás, puede ser que deprima aún más el consumo”, advierte el Centro.

Uno de los datos más duros del informe es la perspectiva del nivel de consumo tomando las estadísticas desde 2005, es decir, una evaluación promedio de los últimos 17 años. El incremento durante ese período fue apenas del 2,7%. Es más, si se analizan los números tomando los primeros trimestres desde 2005 hasta el primero de este año, en realidad lleva 11 trimestres consecutivos de caídas, promediando una disminución del 8,5%. Sólo el reciente “rebote” promedia la baja en los últimos tres años a una caída del 3.4%, lo que atenúa la caída constante del consumo en los últimos años.

Otro de los índices analizados en el estudio del CEEAXXI y que resulta clave para comprender el movimiento del consumo es observar la evolución del Impuesto al Valor Agregado (IVA), ya que es el principal gravamen que impacta directo en la recaudación proveniente de las ventas. Durante el inicio de la pandemia de coronavirus, la retracción del consumo fue brutal y por ende, las cuentas públicas vieron una disminución en sus ingresos que puso en shock las finanzas del Estado.

Desde entonces, la recuperación fue sostenida, pero nuevamente se observó una retracción reciente. Durante febrero, la recaudación de IVA totalizó los 335 mil millones, lo que implicó una suba nominal del 58% interanual. Sin embargo, cuando el informe compara con el mes anterior, osea enero de este año, encuentra una baja del 6,6%. Los diferentes estudios del Centro muestran una fuerte y rápida recuperación económica que no reflejan en el mediano plazo que pueda sostenerse en el tiempo.

El repunte de los shoppings

El trabajo releva el consumo privado en base a tres encuestas de ventas: los centros de compras (shoppings), los supermercados y los autoservicios mayoristas. Los shoppings fueron el motor de la recuperación en ventas durante 2021, aunque también fueron los más afectados por las restricciones sanitarias dispuestas por el Gobierno nacional para contrarrestar los efectos de la pandemia de coronavirus.

Precisamente, durante la flexibilización de aquellas restricciones se expandieron las ventas en términos nominales, totalizando 18 mil millones de pesos e implicó una fuerte suba respecto a enero de 2021 del 101% en términos nominales. A precios constantes, es decir, descontando el índice de inflación, el incremento pasa a ser del 35%.

En el caso de los supermercados, el documento analiza lo que más consumen los argentinos a través del incremento en el nivel de ventas. En el mes de enero, el gasto que más sobresalió fue en almacén (alimentos, bebidas, higiene y limpieza) representando el 24% de la facturación total de los supermercados. Así mismo, los bienes menos consumidos en supermercados fueron los del rubro indumentaria y calzado, panadería, rotisería y verdulería.

Por su parte, en el relevamiento de las ventas mayoristas, donde más gastaron los argentinos también fue en almacén representando casi la mitad (39%). Las ventas mayoristas, además, consiguieron una fuerte recuperación en valores nominales alcanzando la cifra del 57%. Sin embargo, cuando se ajusta con el índice de inflación, se observa una caída interanual del 1,3%.

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
0 Comentario

Dejar una respuesta